Crisis se agudiza en el sector lácteo de Nicaragua

A algunos importadores se les ha negado el permiso de introducción del producto y a otros se les ha reducido el volumen de compra

sector láceto, Nicaragua, exceso de leche, ganaderos

LA PRENSA/J.FLORES

Como resultado de la crisis generada por la caída del precio de la leche y que se agudizó en las últimas dos semanas por las restricciones impuestas por El Salvador a las importaciones de queso nicaragüense, dirigentes ganaderos advierten al Gobierno que de no recibir su apoyo, emprenderán acciones de protesta, entre las que figuran obstaculizar las vías de acceso a las zonas productivas y suspensión del abastecimiento de leche a la industria.

“Mandamos dos notas al Gobierno solicitando que se establezca esta mesa bilateral (de negociación), anteriormente le solicitamos una reunión con los técnicos para analizar el problema y ver de qué manera podíamos solventarlo, pero hasta la fecha no conocemos qué está pasando”, dijo Willmer Fernández, presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac).

Lea además: Ganaderos de Nicaragua preocupados por nueva normativa

Según Fernández, ante la falta de respuesta gubernamental no queda más que anunciar algunas acciones de protesta.

Advierten al Gobierno

“Los productores que la vez anterior (2012) trancaron las carreteras dicen que si el Gobierno, no estamos hablando de la cámara, sino de los productores que se van a ver directamente afectados, que si de aquí al lunes el Gobierno no tiene una respuesta, van a trancar todas las vías de producción y no de la leche, van a trancar todo lo que circule”, advirtió Fernández.

Lea también: Sector lácteo urge otro mercado para productos

Fernández anunció estas protestas en una conferencia de prensa donde representantes de cooperativas lácteas informaron que en las últimas dos semanas al menos cuatrocientos mil libras de queso producido para el mercado salvadoreño no han podido ingresar a ese mercado como consecuencia de las restricciones que las autoridades han impuesto al producto.

A algunos importadores se les ha negado el permiso de introducción del producto y a otros se les ha reducido el volumen de compra.

Dos millones de dólares en pérdidas

“Hemos hecho un análisis de cómo está incidiendo la restricción a través de no entregar los permisos para más volúmenes de queso… eso es establecer de manera indirecta cuotas y desde que se anunció a los importadores esa medida Nicaragua en 15 días ha disminuido sus exportaciones de queso a El Salvador en casi 18 por ciento… estamos hablando de cerca de cuatrocientas mil libras en solo 15 días y en valor es casi dos millones de dólares”, aseguró Fernández.

Además, por cada día que permanece un furgón en la frontera a la espera del permiso de ingreso, se deben invertir unos cien dólares en combustible para mantener refrigerado el producto. “Y algunos casos pasan hasta 15 días esperando los resultados del muestreo y los permisos”, detalla Buenaventura Bravo, presidente de la Cooperativa Agropecuaria de Servicios de Santo Tomás, Chontales.

Lea además: No saben qué hacer con tanta leche

Por su parte, Jairo Matus, presidente de la Cooperativa Chontalac de San Pedro de Lóvago, Chontales, advirtió que de momento las afectaciones solo son para las zonas lecheras, pero en pocos días estos se trasladarán a toda la economía.

Según Canislac, de momento solo 14 de las 36 plantas certificadas para exportar queso a El Salvador han registrado dificultades, por lo que de generalizarse la medida los daños económicos serían mayores.

Además, hay que tener en cuenta que El Salvador anunció que para proteger a su industria láctea local, a partir de septiembre entrarán en vigencia nuevas medidas para el ingreso de lácteos, procedentes de Honduras y Nicaragua.

El Salvador se suma a Honduras

Estos obstáculos al comercio impulsados por El Salvador se suman a la prohibición de ingreso que impuso Honduras desde hace casi dos años a la leche y derivados lácteos nicaragüenses y están provocando que varias plantas procesadoras tengan abarrotados sus cuartos fríos y amenacen con suspender el acopio de leche y reanudarlo hasta que se normalicen las exportaciones.

La amenaza de suspender el acopio agudiza la crisis que enfrentan los productores desde antes de la instalación de la temporada lluviosa, cuando el supuesto incremento de la producción, típico del invierno, provocó que en algunas zonas del país el precio de la leche se redujera de diez a cinco córdobas por litro.

Puede leer también: Buscan opciones para la leche de Nicaragua

De momento, según los dirigentes ganaderos, solo las plantas industriales continúan pagando alrededor de diez córdobas por litro, pero debido a los problemas de mercado también han reducido el volumen de acopio. La opción que les queda a los ganaderos es transformar su leche en queso.

Pero en el campo, los intermediarios pagan entre 7 y 12 córdobas por libra del llamado queso de montaña, precio que no compensa los costos de producción, ya que para elaborar cada libra de queso se requiere en promedio un galón de leche (3.785 litros).

Acciones drásticas

“Hemos llegado al punto cero, no obtenemos respuesta del Gobierno, entonces nos vemos en el penoso caso de recurrir a otras acciones para hacer sentir nuestro peso en la economía”, advirtió Walter Lima, dirigente ganadero de esa zona.

Y añadió que “las comisiones de ganaderos de Nueva Guinea, El Almendro, El Coral, Villa Sandino, San Carlos, San Miguelito, El Rama, Wapi y Muelle de los Bueyes hemos decidido tomar acciones drásticas. El viernes (hoy) determinaremos si a partir del lunes suspendemos la entrega de leche a las plantas procesadoras. Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias”, afirmó.

Lea además: Bajos precios de los derivados de la leche preocupa a productores

En junio del 2012 los ganaderos de Chontales, Río San Juan y la Región Autónoma del Caribe Sur paralizaron las vías para garantizar la suspensión de la entrega de leche a la industria y de ganado a los mataderos.

Los dirigentes ganaderos insisten en que no se oponen al cumplimiento de medidas sanitarias, que están conscientes se deben cumplir, pero llaman al Gobierno a utilizar los mecanismos existentes, entre ellos la solución de controversias, para evitar que los países vecinos sigan “inventando” medidas para restringir el comercio de lácteos para proteger su producción local.

Además, consideran que la implementación del programa del vaso de leche aliviaría las presiones que enfrenta actualmente el sector.

Mercado de Honduras sigue cerrado

A casi dos años del cierre de la frontera de Honduras a la leche y derivados lácteos, pese a múltiples gestiones, incluidas el intercambio de visitas de funcionarios de ambos países y una demanda en la Corte Centroamericana de Justicia, Nicaragua no ha logrado reanudar sus exportaciones a ese mercado.

Lea también: Queso más asequible en el departamento de Estelí

Por su parte, las autoridades hondureñas insisten en que el interés es estrictamente sanitario para garantizar la calidad de los productos y no entorpecer el comercio. La empresa Eskimo, ahora propiedad de Lala, era una de las que más aprovechaba ese mercado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: