Lecheros dispuestos a cerrar fronteras

La Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) amenaza con realizar tranques en fronteras y evitar que ingresen al país productos lácteos de Honduras y El Salvador como medida de presión, si no se logra una solución a la crisis que enfrentan

leche

Las plantas industriales grandes solo pueden acopiar por día un millón de litros, y las pequeñas y medianas 1.3 millones de litros por día. LA PRENSA/ARCHIVO

La Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) amenaza con realizar tranques en fronteras y evitar que ingresen al país productos lácteos de Honduras y El Salvador como medida de presión. Esto, si en diez días no se logra una solución a la crisis que enfrentan por la caída del precio de la leche y los obstáculos que países vecinos imponen a las exportaciones lácteas.

Álvaro Vargas, presidente de Faganic, dijo que el Gobierno de Nicaragua enviará una carta de solicitud a esos países para reunirse y resolver el problema que les ha dejado pérdidas millonarias sobre todo a los pequeños productores.

“Si en diez o 15 días no tenemos respuesta, vamos a comenzar a buscar otras alternativas. Aquí no es nada en contra del Gobierno, no es nada en contra de nosotros mismos, sino en contra de quienes están haciendo el daño, de quien está incumpliendo el tratado y está afectando el sector primario”, resaltó Vargas.

Lea además: Gobierno asume acuerdos con ganaderos

Esta advertencia ocurre un día después de que los sectores productor e industrial sostuvieran un encuentro con representantes del Gobierno donde acordaron buscar una salida a la problemática.

Industria afectada

El cierre del mercado hondureño y la caída de las compras de Venezuela han impactado directamente a la industria. En el caso de Centrolac, uno de los principales exportadores de leche, reporta la caída del 66 por ciento en las exportaciones en lo que va del año en comparación con 2015.

Alfredo Lacayo, gerente general de Centrolac, dijo que las exportaciones no son comparables con 2016, porque en los primeros meses de ese año no enviaron productos a Venezuela.

Lea también: Crisis se agudiza en el sector lácteo de Nicaragua

“Lo que ocurrió el año pasado es que la industria acumuló inventario. Y ese inventario ha venido saliendo lentamente y eso ha afectado nuestra demanda. Si vos ves las cifras, en realidad el punto de referencia para nosotros es 2015. (La caída es) dos tercio. Nosotros calculamos que para Nicaragua eso es más o menos unos 50 millones de litros menos en el 2017 que en el 2015”, explicó Lacayo.

Además dijo que están enviando leche al mercado salvadoreño pero que los niveles de control se han incrementado lo que aumenta los tiempos de espera y con ello los costos de traslado. “Hay más muestreos pero siempre salimos bien, pero no hemos visto ninguna movida como la de Honduras que dijeron: ya no vendés aquí y punto que no importa lo que diga la ley”, finalizó Lacayo.

Panamá se protege

A través de un decreto presidencial Panamá dio a conocer que aprobó el incremento del 15 al 30 por ciento en los aranceles de importación de productos lácteos.

La modificación del derecho de importación arancelario se enmarca dentro de los techos arancelarios consolidados por Panamá ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), dice el comunicado.

Puede leer: Ganaderos retiran denuncia de Procompetencia

Esa medida ocurre como parte de las políticas proteccionistas del país e incentivar la productividad del sector, indica el comunicado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: