El «asalto» a «Chocolatito» González encabeza los hechos del boxeo nicaragüense en el 2017

Dentro de lo más impactante está el combate entre Alexander Mejía y Ramiro Blanco, el anuncio de pelea titular de Carlos Buitrago, a la vez que Byron Rojas espera.

Srisaket Sor Rungvisai abraza a Román “Chocolatito” González tras el combate en Nueva York. Foto: LA PRENSA/ Al Bello/Getty Images/AFP

Srisaket Sor Rungvisai abraza a Román “Chocolatito” González tras el combate en Nueva York. Foto: LA PRENSA/ Al Bello/Getty Images/AFP

¿Qué ha sido lo más impactante del boxeo nicaragüense a ocho meses de iniciado el año 2017? ¿Hacia dónde se enfila el deporte de los puños en el tiempo que resta? Este par de interrogantes van a ser contestadas en el siguiente resumen de LA PRENSA.

Un león herido

Sin duda Román “Chocolatito” González debe ocupar las primeras líneas. El excelso boxeador venía de un 2016 exitoso, en el que había conseguido su cuarto título mundial. Fue así cómo el 18 de marzo en Nueva York, debía enfrentar al primer retador, el tailandés Srisaket Sor Rungvisai.

Lea: “Chocolatito” González supera prepesaje ordenado por el CMB

Vista esa batalla desde el mes de agosto que consume sus primeros días, tres imágenes perduran en el imaginario colectivo: Román visitando la lona en el primer round, la postal de su rostro ensangrentado y un fallo lejos de lo que sucedió en el ring, que terminó con su invicto, lo dejó sin la corona y sin el puesto de número uno entre los boxeadores libra por libra del mundo.

Un recuerdo nada halagador de ese primer trimestre, pues “Chocolatito” es nuestro máximo ídolo deportivo. Aquello fue como ver caer a un rey, como un león herido que se defiende con todo, que ofrece la batalla más peliaguda de su carrera, pero que es injustamente castigado por el fallo.

También: “Chocolatito” sube al tercer puesto de los libra por libra del mundo para The Ring

A casi cuatro meses de aquel choque, González entrena en estos momentos en Japón para dejar claro que el absoluto monarca es él, y salta como favorito para recuperar la corona del CMB la noche del 9 de septiembre en el StubHub Center, en Carson, California, Estados Unidos, frente a la espera de un pueblo que no pierde interés en cada paso que da.

Sin respiro

En suelo nicaragüense, Alexander Mejía y Ramiro Blanco fueron protagonistas de unos de los pleitos más agitados. Ocurrió el 29 de julio, en un escenario como el gimnasio Nicarao, en Managua, por el título Fedelatin de las 122 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Amigos cuando fueron miembros de la Selección Nacional de Boxeo años atrás, el respeto que se profesan Mejía y Blanco es alto, así lo dejaron saber en las conferencias de prensa previas a la batalla, pero en el ring, brindaron un recital de resistencia, persistencia y valentía, como si no había mañana para ellos.

Después de once asaltos alucinantes, Mejía se quedó con el premio a través de una decisión dividida. Y mientras los promotores de ambos, Rosendo Álvarez (Blanco) y Marcelo Sánchez (Mejía), intercambian impresiones sobre una revancha cercana, el público se come las uñas ansiosamente.

Buitrago asegurado

Una de las mejores noticias en el boxeo hasta esta parte del año ha sido el anuncio de que Carlos “Chocorroncito” Buitrago afrontará por cuarta vez la oportunidad de convertirse en campeón del mundo de las 105 libras, de lado de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Con tres chances desperdiciados en su pasado, Buitrago ha combinado su preparación en Costa Rica y Nicaragua esta vez, sabido que no será fácil atribuirse una victoria sobre el japonés Hiroto Kyoguchi (8-0-0, con 6 KO’s), que se coronó apenas el 23 de julio en Japón y disfruta de los primeros días de su reinado.

Con 25 años, nueve de ellos como boxeador profesional y con la dificultad de acercarse cada vez más a la categoría, “Chocorroncito” no ha subido al ring este año, factor que podría pasarle factura a quien es considerado el mejor peso mínimo del país, por sus facultades técnicas. Aunque le ha faltado valentía en escenarios internacionales.

“La cuarta es la vencida. No debo fallar. Mi mente está instalada entre ganar y ganar”, ha dicho Buitrago, de frente a este chance de oro, luego de fallar dos veces ante el tailandés Knockout CP Freshmart y una contra el filipino Merlito Sabillo.

Rojas espera

El matagalpino Byron “El Gallito” Rojas debe esperar que el actual monarca de las 105 libras de la AMB, el tailandés Knockout CP Freshmart, defienda la corona por un tiempo de nueve meses, de acuerdo con el reglamento del organismo, antes de aceptar el combate con el nicaragüense, quien es el retador obligatorio.

“El Gallito” se encuentra en ruta hacia su segunda oportunidad de título, tras sorprender al mundo del boxeo en marzo del 2016, cuando en una gran demostración de entrega le arrebató la corona en Sudáfrica al súper campeón Hekkie Budler.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: