Transferencia de tecnología para disminuir riesgos ante desastres naturales

En febrero de 2016 cuatro volcanes estaban en actividad, según un estudio del Centro Humboldt. Por su parte, el Ineter se mantuvo atento debido a las explosiones de cenizas y gases.

Transferencia de tecnología, riesgos de la naturaleza, Nicaragua, Ineter

Aunque se le otorgará más dinero al Ineter, los alcances para este año no cambian respecto al 2017. LAPRENSA/CORTESÍA/J.INCER

Un proyecto de transferencia de tecnología de Estados Unidos a Nicaragua para enfrentar riesgos naturales finalizó este 11 de agosto con el último Taller sobre el Proyecto de Evaluación de Desastres, en la ciudad de Managua.

El proyecto tiene como objetivo prevenir desastres y tomar decisiones acertadas en tiempo real, utilizando el avanzado sistema DisasterAWARE, una plataforma que analiza situaciones, evalúa riesgos y emite advertencias frente a situaciones de emergencia.

El mismo fue desarrollado en Nicaragua desde junio pasado, entre el Centro de Desastres del Pacífico (CDP), administrado por la Universidad de Hawai, y el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), según informó la embajada de Estados Unidos en Managua.

“La alianza entre nuestro Gobierno y el CDP nos ha permitido avanzar en la búsqueda de una mejor preparación ante los desastres, el encuentro nos permite conocer cómo estamos, los desafíos y caminos a recorrer”, dijo el codirector del Sinapred, Guillermo González, a través de medios del Gobierno.

Estados Unidos se refirió a la transferencia de tecnología como el apoyo a un país que si bien está entre “los más seguros y de más rápido crecimiento” en la región, también está expuesto a múltiples amenazas de la naturaleza.

“Los desastres no sólo producen trágicas pérdidas de vidas, sino que exacerban las vulnerabilidades económicas y las desigualdades sociales, haciendo que el riesgo de desastres sea un problema, no sólo para la población de Nicaragua, sino también para las empresas y el Gobierno”, afirmó la embajadora estadounidense Laura F. Dogu.

“La asociación entre el CDP y Nicaragua ejemplifica una cooperación internacional efectiva y muestra cómo las metodologías, herramientas y tecnología científicas pueden ayudar a guiar las inversiones en reducción de riesgos, fortalecer la gobernabilidad y mejorar la capacidad de preparación, respuesta y recuperación a largo plazo”, agregó la diplomática.

En Nicaragua los sistemas de prevención de desastres es un tema vital, ya que el país es considerado como un país “multiamenazas”, ya que su territorio se presta a terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, incendios forestales, deslizamientos de tierra, entre otros.

Transferencia de tecnología permita incoporar Sendai

Ante la vulnerabilidad a la que está expuesta Nicaragua y los otros países del Istmo centroamericano se plantea la necesidad de incorporar una estrategia en la que se adopte el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030.

Este expresa la importancia de comprender el riesgo de desastres en relación a todas las dimensiones: exposición, vulnerabilidad, características de las amenazas, fortalecimiento de la gobernanza del riesgo de desastres, rendición de cuentas en la gestión del riesgo, entre otros elementos, según lo que plantea la Organización de Naciones Unidas. En torno a esto trabajarán todos los países centroamericanos.

113 desastres naturales sufrió Nicaragua en el 2016, según el informe del observatorio territorial de riesgo a desastres de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: