Choques… amorosos en un motel, vuelve a cartelera en agosto y septiembre

Un choque sorpresivo al carro del joven Carlos (pareja de Judith) de parte del banquero (casado con Aurora), en la entrada de motel, es el inicio de esta hilarante historia que no puede dejar de verla.

LAPRENSA/Cortesía Teatro Justo Rufino Garay

LAPRENSA/Cortesía Teatro Justo Rufino Garay

El motel como punto de partida entre lo público y lo privado, entre lo aceptado y lo prohibido, es el escenario propicio para el sexo y las infidelidades, pero también para la comedia Choques… amorosos, que vuelve una vez a las tablas para conquistar al público.

Esta magnífica sátira se presentó recientemente con éxito en el  Festival Internacional de Teatro, y vuelve este sábado 19 de agosto a 7:30 p.m.,  bajo la magistral dirección de Lucero Millán, en la Sala de teatro Justo Rufino Garay, entrada 200 córdobas.

“Esta es una obra para pasarla bien, para reflexionar sobre la vida como metáfora de un baile donde todos estamos invitados a ser parte de un ciclo que se repite”, comenta el actor René Medina Chávez, quien es parte de este espectacular elenco, y actúa como José Luis, el banquero quien está casado con Aurora y  es al mismo tiempo el amante de Judit.

Le acompañarán en escenario la sensual Priscila Rosales con el papel de Judith —la amante del banquero. Asimismo estará Leyda Fonseca como Aurora (la esposa del banquero)  y Fredy Avendaño  como el joven Carlos (novio de Judit).

Esta pieza de enredos y humor que los hará reír de inicio al final fue escrita por el dramaturgo mexicano Ángel Norzagaray.  Y se mantendrá en cartelera los próximos 25 viernes y 26 sábado de agosto, y en septiembre el viernes 1 y sábado 2; viernes 8 y viernes 9.

LAPRENSA/Cortesía Teatro Justo Rufino Garay
LAPRENSA/Cortesía Teatro Justo Rufino Garay

El choque, la infidelidad y el chisme de “las pelonas” a escena

Un choque sorpresivo al carro del joven Carlos (pareja de Judith) de parte del banquero (casado con Aurora), en la entrada de motel,  es el inicio de esta hilarante historia que no puede dejar de verla.

Carlos busca mil maneras para cobrarle los daños al infiel banquero que andaba con Judit el día del choque sorpresivo y su huida.

Los chismes llega al oído de Aurora, sus amigas “las pelonas” se encargan de contárselo con todos los detalles.

Pero para sorpresa de crédulos e incrédulos, Aurora agradece a Judit le “entretenga a su maridito”. Por supuesto el tal banquero niega todo…

El  dominio escénico de sus actores y actrices es excelente, intenso, dinámico hasta el final.

Esta jocosa obra nos lleva a entretenerlos, pero también a  ver nuestra condición humana relacionada al sexo, infidelidades, hipocresía y su doble moral.