Despiden a trabajadoras de Enacal por denunciar acoso

Desde el 2007 a la fecha, unos trescientos empleados afiliados a la Federación Nicaragüense de Sindicatos de Trabajadores del Agua han sido despedidos de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal).

Trabajadoras de Enacal

Trabajadoras de la sucursal La Sabana de Enacal son despedidas. LAPRENSA/M.CALERO

Cuatro trabajadoras de la Empresa Nicaragüense de Acueducto y Alcantarillado (Enacal) de la sucursal la Sabana han sido despedidas y otras cuatro han sido amenazadas de igualmente ser cesadas, tras haber denunciado acoso y agresiones verbales que recibían de la gerente y jefa de cobranza de esa sucursal.

Las trabajadoras de Enacal despedidas fueron respaldadas por Paulino Mayorga, secretario de Federación Nicaragüense de Sindicatos de Trabajadores del Agua adscrita a la Central Sandinista de Trabajadores (CST), quien manifestó que los despidos que están en proceso, son arbitrarios y discriminatorios.

Le puede interesar: Enacal sube tarifa del agua y reclasifica a usuarios

“El día 30 de junio de este año, ellas (las afectadas) formalizaron su denuncia en el Ministerio de Trabajo (Mitrab) donde solicitaban una inspección para constatar el maltrato que estaban recibiendo de Tania Reyes y María Rosa Pérez. A raíz de eso ellas fueron despedidas”, dijo Mayorga.

No han hecho inspección

Afirma que el Mitrab se ha coludido con la empresa, pues hasta la fecha no han llegado hacer la inspección, que solicitaron las trabajadoras de Enacal.

“Hay que resaltar que ellas las quieren despedir con el artículo 48, que dice que es con causa justa, porque el empleador le causó graves daños a la institución y con este artículo pierden sus años de antiguedad”, dijo.

Lea también: Urge intervención urbana para Managua

Mayorga denunció que desde el 2007 a la fecha, unos trescientos empleados afiliados a la Federación Nicaragüense de Sindicatos de Trabajadores del Agua han sido despedidos de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal).

Sostiene que los despidos en su mayoría se debe porque los empleadores se niegan a afiliarse a la Unión Nacional de Empleados (UNE) o se salen de este sindicato pasa unirse a la CST, que lidera Roberto González.