Las maravillas de Foroneo

Robert Graves cuenta en uno de sus libros que Foroneo se casó con una ninfa llamada Cerda y llegó a gobernar en toda la península del Peloponeso, donde estableció y propagó el culto a la diosa madre, Hera, la esposa de Zeus.

idomeneo

Se dice que la primera ciudad que hubo en la tierra fue fundada por Foroneo, quien por vanidad   en su propio nombre la llamó Foronea.
Antes de que  Foroneo fundara la primera ciudad, los hombres y  las mujeres vagaban de un lado  a otro,  vivían en las cuevas, eran cazadores-recolectores,  se alimentaban con las frutas que podían cortar  de los árboles o con la carne de los animales y peces que lograban atrapar. Entonces Foroneo les enseñó a producir sus alimentos y las  vestimentas que necesitaban y  a juntarse en comunidad  para  mejorar su vida.

En un reportaje cultural de la revista en línea BBC Mundo se dice que la tribu africana de los Hadza, que vive en el centro  de Tanzania donde los científicos  consideran  que surgió  el Homo sapiens, todavía viven como  vivían las personas primitivas que aparecen en el relato mitológico acerca de  Foroneo.

Foroneo descubrió cómo hacer el fuego y le enseñó a los demás a hacerlo. Esto ocurrió  después de que Prometeo había robado el fuego al cielo para dárselo  a los hombres,  pero estos  lo perdieron debido a   sus errores y limitaciones.

En la ciudad que él mismo fundó,  Foroneo estableció también el primer mercado,  para que  cada quién pudiera intercambiar los  bienes que producía con los otros que necesitaba. Por eso  es que,  según el mitólogo británico  Robert Graves, Foroneo significa “el portador de precio”, pues con el intercambio en el mercado las cosas  adquirieron  un necesario precio comparativo.
Foroneo tenía tantas virtudes que Zeus lo premió  concediéndole la potestad de reinar   en la ciudad que él mismo había fundado. De esa manera fue el primer rey que hubo en la tierra.

Fue en  casa de Foroneo que  Zeus se enamoró por primera  vez de una mujer, aparte de  su esposa Hera. Zeus se enamoró  de Níobe, la hija de  Foroneo  y  su esposa Laódice, lo cual   ocurrió    cuando el dios olímpico  bajó a  la tierra para dar un paseo  y fue a visitar a Foroneo. Vio  a la hermosa Níobe,  se   enamoró  y la   hizo su mujer.

De aquella  relación de Zeus con Níobe nacieron Argos y Pelasgo,   padres  fundadores de  los  pueblos argivo y pelasgo.
En el mito de Foroneo ocurre un evento  parecido a la  leyenda hebrea de la Torre de Babel, según la cual, los hombres  construyeron una torre y tuvieron la pretensión de hacerla   llegar hasta el cielo. Como castigo a semejante  soberbia los hombres  fueron confundidos por Dios  haciendo que  hablaran idiomas  distintos,  para que no se pudieran entender.
En el mito griego  de Foroneo,  después de que los hombres fueron  reunidos en una comunidad y una  ciudad, Hermes, el mensajero de los dioses, les enseñó   a hablar distintos lenguajes. Tal vez el propósito de Hermes era  que hubiese diversidad entre los hombres,  que  se expresaran de manera distinta para aprender unos de otros. Pero Eris, la diosa de la discordia, se entrometió maliciosamente  e hizo  que  la diversidad de  lenguas fuera causa de desacuerdos y pleitos entre los hombres.
Pero ¿de dónde apareció ese  maravilloso Foroneo a quien se le atribuyen tantos hechos  fabulosos?
Foroneo no era un hombre común y corriente. Era un  ser entre  divino y mortal, hijo del  dios-río Inaco (hijo a su vez del dios Océano) y de una ninfa llamada  Melia,  quien era hija de Urano y Gea,  o sea del Cielo y la Tierra.
Robert Graves cuenta en uno de sus libros  que Foroneo se casó con una ninfa llamada Cerda y llegó a  gobernar  en toda la península del Peloponeso, donde estableció y propagó el culto a  la diosa madre, Hera, la  esposa de Zeus.

Después de la muerte de  Foroneo, sus nietos  Argos y Pelasgo  se repartieron el reino. Argos cambió el nombre de  Foronea y la llamó  Argos, como él mismo y de dicha ciudad se dice que es la  más antigua de Grecia.

Pelasgo fundó  el pueblo de los pelasgos,  reconocidos históricamente   como los antepasados  de los helenos, que en español son llamados griegos. Se les llama así,  según dice el historiador ruso-estadounidense Isaac Asímov en su libro Los Griegos, porque una tribu pelasga que emigró a la península italiana se hacía llamar gracoi, nombre que los latinos pronunciaban como  griegos y de esa manera   fueron llamados después todos los pueblos helénicos.