Se disputan casa comunal de la comunidad Los Robles, en Jinotega

La Red de Brigadistas Comunitarias de Salud y la Comunidad Indígena se han visto envueltas en esta polémica.

casa comunal

Esta es la casa comunal que se disputan en Los Robles, Jinotega,. LAPRENSA/ Sara Ruiz.

Una casa comunal de la comunidad de Los Robles en Jinotega, ha generado conflicto entre los pobladores a causa de presuntos intereses personales de una de las partes involucradas.

La Red de Brigadistas Comunitarias de Salud y la Comunidad Indígena se han visto envueltas en esta discusión. Nerys del Carmen Blandón López denunció en diferentes medios locales que la comunidad indígena quería quedarse con el bien inmueble que fue donado por organismos internacionales para el uso comunitario.

“A la casa se le añadió una clínica pero cuando se retira la ONG, llegó varia gente de la comunidad indígena y se apoderaron de la casa, de la cual tenemos escritura nosotras” dijo Blandón quien agregó que Virginia López, su madre, la que inscribió la casa para que quedara como un bien comunitario.

La preocupación de las mujeres brigadistas es que la casa se privatice pues el Ministerio de Salud ha querido consolidar acuerdos para que se haga un centro de salud, y que esta deje de ser de uso comunal.

De la misma manera Blandón explicó que el presidente de la comunidad indígena, Humberto Hernández, junto al ex presidente Miguel Gómez, reunieron gente para llegar a tomar la casa comunal, la cual actualmente está bajo la custodia de una directiva creada por la misma comunidad.

Ante estas acusaciones, Miguel Gómez explicó que en el 2014 si se había hecho una escritura del inmueble porque Angela López había llevado varias firmas al nombre de dicha red para el mejoramiento de la casa comunal. Sin embargo, tiempo después las personas a las que se les solicitó las firmas aclararon que se les había dicho que era para la implementación de proyectos.

“La misma certificación de la escritura dice que si se da testimonio falso o de mala fe, se rescinde de inmediato unilateralmente. Entonces estamos en el proceso de que esta casa quede para la comunidad, no para una brigada, no para una familia” dijo Gómez.

Mientras que el presidente de la comunidad Humberto López, explicó que se realizó una reunión con todos los pobladores de Los Robles, quienes crearon la directiva que tiene las llaves de esta casa y afirmó que en ningún momento se destruyeron puertas, sino más bien se cambiaron las cerraduras.

“Nosotros actuamos en favor de la población. Ellos se molestaron con esta red de doña Angela y Nerys a raíz que esta casa dejó de prestarse a la gente. la gota que derramó el vaso fue que sacaron el velorio de un señor que no tenía donde velarse. Ahí se reflejó que la familia de ellas querían esa casa del pueblo como propio, no comunitario” dijo López.

López agregó que en cualquiera de los casos, ellos solo están para apoyar a la comunidad y que el Ministerio de Salud ofreció llevar un personal capacitado y utilizar la parte de este local que está equipada para el servicio médico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: