“En mi ira no reaccioné pero después me arrepentí”, dice presunta autora intelectual de asesinato

Byron Rayo asesinó a machetazos a Marisol López en Jinotega creyendo que se trataba de la mujer que su tía le pidió que matara.

Adela Castillo, presunta autora intelectual del asesinato. LA PRENSA/S. RUIZ

Adela Castillo, presunta autora intelectual del asesinato. LA PRENSA/S. RUIZ

En la estación de Policía de Jinotega, y esperando que inicie su juicio, Adela Castillo dice estar arrepentida de encargar “por ira” el asesinato de la mujer que convive con su expareja, y que por confusión terminó asesinando a la hermana embarazada de esta.

Byron Rayo asesinó a machetazos a Marisol López, en la comunidad Santa Teresa, creyendo que se trataba de Alba Nubia Herrera López, la mujer que su tía Adela Castillo le pidió que matara.

Castillo explicó que desde hace dos meses había hablado con su sobrino, quien estaba en Costa Rica, contándole cómo su expareja la había dejado por otra mujer, por lo que decidieron vengarse quitándole la vida.

Las amenazas de su expareja Roberto Montenegro —dice Castillo— fueron lo que la llevaron a albergar resentimiento, pero la gota que derramó el vaso fue que la dejara y la corriera múltiples veces de la casa a causa de su nueva pareja.

“Siempre tuvimos comunicación con él, (Byron Rayo) y me dijo un día: ‘Ya vine a lo que vine’. Y me dijo que a él le valía, que él me lo hacía porque yo estaba muy herida, por eso tomé esa decisión”, dijo Castillo, quien fue pareja de Roberto Montenegro doce años atrás, sin embargo mantenían el contacto por los hijos en común.

Además: Sicario se equivocó de víctima y mató a embarazada

“En mi ira yo no reaccioné, pero después me arrepentí. Yo no le pagué nada a Byron. Él dijo que lo hacía por defensa a la familia”, comentó Castillo.

La presunta autora explicó que ella se había ido a vivir a Jinotega por lo que la familia la estuvo llamando, sin embargo fue Byron quien estaba fuera del país, que quiso ayudar a su tía para tomar venganza cuando regresara.

Byron Rayo volvió a Nicaragua unos días antes del crimen. Según su tía, él planeaba matar a quien se interpusiera en sus objetivos, Alba y Roberto, por lo que el día del crimen, ella había citado a su expareja para salvarlo.

“‘Si le hacen algo a usted, me los palmo a todos’, me dijo Byron. Él iba a fregar a Alba, yo llamé a Roberto a El Cuá para que no me lo matara, (y) como me tenía una niña, se la pedí”, comentó Castillo.

Castillo dijo que le “dolió el alma” saber la equivocación, pues reaccionó y pensó en sus hijas. Explicó que la ira albergada en los años de maltrato la había llevado a pensar en la muerte de la mujer que se interpuso en su matrimonio.

Lea también: Temen repunte de violencia en Nicaragua

A pesar de que la muerte iba dirigida hacia Alba Herrera López, fue su hermana, Marisol, quien tenía ocho meses de embarazo, la que fue asesinada a machetazos el 13 de agosto pasado, en la comunidad de Santa Teresa de Bocay. Presuntamente el asesino fue Byron Rayo Castillo, sobrino de Adela Castillo.

Ambos fueron capturados el pasado 18 de agosto, Byron Rayo en El Rama, Caribe Sur, y Adela Castillo, en el barrio 20 de Mayo, del municipio de Jinotega. Ambos esperan su audiencia bajo la custodia de la Policía departamental. Todavía no tienen fecha precisa para iniciar el proceso.