Harvey solo dejó lluvias dispersas en el Caribe nicaragüense

La tormenta tropical Harvey solo dejó lluvias en el Caribe del país. Sin embargo, según el pronóstico metereológico del Centro Humboldt, predominarán las tardes nubladas.

En las próximas horas se esperan cielos parcialmente nublados y lluvias en la Costa Caribe. LA PRENSA/ARCHIVO

Después que la tormenta tropical Harvey se degradará a disturbio tropical, el Centro Nacional de Huracanes, afirmó que esta tiene un 70 por ciento que pueda generarse en una formación ciclónica. El riesgo ya ha pasado para Nicaragua.

La trayectoria de Harvey fue vigilada por parte del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter). Marcio Baca, director del área de meteorología de esa institución refirió que el fenómeno pasó bordeando el Cabo Gracias a Dios.

«Pasó como un disturbio tropical relacionado a una baja presión. Los vientos alrededor de los 40 y 45 kilómetros por hora (…)”, expresó el experto.

Su tránsito por esa zona provocó lluvias en los Cayos Miskitos y oleaje con alcance entre 2.5 a 3 metros, explicó Baca.
En el caso de Bluefields, generó vientos con velocidades cerca de 20 kilómetros por hora.
En general, se registraron precipitaciones en otros sectores del Caribe, refirió el funcionario del Ineter.

Lea: Tormentas que pondrán a prueba Nicaragua 

Tardes nubladas

Por su parte, el agrometeorólogo del Centro Humboldt, Agustín Moreira, refirió que se esperan cielos parcialmente soleados y los nublados serán más probables en horas de la tarde.

En el caso de Managua, Masaya y Granada persisten un 40 por ciento de las probabilidades de lloviznas ligeras aisladas con algunas descargas ocasionales, refirió, el experto en clima. Se espera que la temperatura se mantenga arriba de los 30 grados centígrados.

Prevalece Enso neutral

De acuerdo con el pronóstico sobre el fenómeno metereológico de El Niño, prevalecen condiciones de ENSO-neutral (no hay incidencia completa de El Niño ni condiciones de La Niña) para los meses de agosto a octubre, es decir, durante la temporada más fuerte de huracanes del Atlántico. El ENSO neutral tiene un 85 por ciento de probabilidades desde julio a septiembre. Sin embargo, esto disminuye entre diciembre de 2017 a febrero de 2018, según se los expertos.