Esperan reparación de pequeña escuela en Boaco

Estudiantes y madres de familia siguen esperando que se mejoren las condiciones de la escuela Susana Gómez, ubicada en el barrio Jorge Smith, de la ciudad de Boaco, cuya infraestructura representa un peligro para los casi sesenta niños que a diario asisten al recinto escolar

Hace ocho años que la escuela Susana Blandón, de Boaco, no recibe ninguna mejora. LA PRENSA/MELVIN RODRÍGUEZ

Estudiantes y madres de familia siguen esperando que se mejoren las condiciones de la escuela Susana Gómez, ubicada en el barrio Jorge Smith, de la ciudad de Boaco, cuya infraestructura representa un peligro para los casi sesenta niños que a diario asisten al recinto escolar.

Hace dos meses debió iniciar la reparación de este pequeño centro, puesto que funcionarios del Ministerio de Educación (Mined) prometieron a estudiantes y padres de familia que la “escuelita”, como la llaman los pobladores de ese barrio, sería reconstruida en julio.

Lea además: Con títeres una maestra de Boaco educa a sus alumnos de primer nivel

LA PRENSA buscó la versión del delegado municipal del Mined, Cristhian Cerda, para conocer cuándo iniciarán las mejoras del centro pero no fue encontrado en su oficina. En tanto, las maestras de este recinto dijeron no estar autorizadas para brindar información.

Para la madre de familia Nerlin García, el estado actual del centro representa un peligro puesto que las lluvias podrían ocasionar que colapse. Además está a orillas de una ladera.

Lea también: Niñez rural de Nicaragua enamorada de las letras

“Tiene rato que dijeron que iban a componer la escuela, dijeron que iban a empezar ahorita en julio, pero nada, porque dicen que la construcción se la llevaron para la (escuela) Julia García, pero esta escuela está en mal estado y mal ubicada, porque está en un gran guindo y los niños corren peligro”, refirió García.

Yesenia Martínez, otra madre de familia, coincide en que el centro escolar es “muy inseguro, no tiene ventanas, cuando llueve se les mete el agua, así los niños no pueden estudiar y cuando está la lluvia se hace un lodazal”, agregó.

Le puede interesar: Los peligros que enfrentan los estudiantes para ir al colegio en zonas rurales de Nicaragua

La escuela Susana Gómez fue construida hace ocho años y actualmente tiene una matrícula de aproximadamente sesenta niños, en las modalidades de preescolar a sexto grado durante la mañana y de tercer grado a sexto grado en la tarde.

Todos aglutinados en una pequeña sección sin ventanas, pupitres y puertas en mal estado y sin servicios higiénicos ni agua potable.