Migrantes ayudan a EE.UU. a afrontar envejecimiento poblacional

Estudio señala que en la solvencia del Seguro Social existe una gran contribución de los inmigrantes sin papeles, que, a pesar de no estar autorizados a trabajar, en 2010 pagaron 12,000 millones de dólares al sistema, del cual no pueden recibir beneficios.

Migrantes

LA PRENSA/ARCHIVO

Los inmigrantes contribuyen a mitigar efectos fiscales y económicos del rápido envejecimiento de la población en Estados Unidos, según un estudio del Centro de Políticas Bipartidistas divulgado el martes.

Ante el descenso de las tasas de fertilidad en las últimas décadas, el incremento de la expectativa de vida y el retiro de la generación denominada “baby boomers” (nacidos entre 1946 y 1964), el país necesita más recursos para hacer frente a los costos, señala el estudio.

Lea además: Envejecimiento de la población un desafío para la región

La tasa de fertilidad alcanzó su pico a finales de la década de 1950, con 3.5 hijos por madre debido a los nacimientos ocurridos después de la Segunda Guerra Mundial, y desde mediados de los años setenta se estancó en dos hijos por madre.

A su vez, desde 1960, la expectativa de vida entre los hombres creció de 65 años a entre 78 y 83 años, mientras que las mujeres ahora viven hasta 86 años como promedio, lo que agrega preocupaciones a los programas de Seguro Social y Medicare, dice el estudio.

Los recursos disminuyen, pero “se puede contar con los inmigrantes, legales o indocumentados, que proveen una fuerza laboral joven para pagar las pensiones y cuidados médicos de una población creciente de retirados”, declaró una de las autoras, Theresa Cardinal Brown.

Lea también: Centroamérica se envejece a dos velocidades

Como promedio, la mitad de los inmigrantes que llegan al país tienen entre 20 y 44 años de edad, y el 12 por ciento entre 45 y 54 años. Estos inmigrantes contribuyen además con el crecimiento económico del país mediante la innovación y la creación de empresas y empleos, agregó Cardinal, porque una cuarta parte de los negocios nuevos en Estados Unidos son fundados por extranjeros, quienes además registran el doble de patentes que los oriundos del país.

El estudio señala que en la solvencia del Seguro Social existe una gran contribución de los inmigrantes sin papeles, que, a pesar de no estar autorizados a trabajar, en 2010 pagaron 12,000 millones de dólares al sistema, del cual no pueden recibir beneficios.

Lea también: País se envejece aceleradamente

Otras comprobaciones del estudio señalan que el envejecimiento de la población es uno de los factores primarios del aumento de la deuda nacional, que, según estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso, podría llegar al 150 por ciento del Producto Interior Bruto, comparado con el 77 por ciento de 2016.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: