Luisa Ortega: «Tengo expedientes que involucran» a funcionarios venezolanos con caso Odebrecht

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo sorpresivamente este martes que pedirá a Interpol con código rojo la captura de la exfiscal y de su esposo "para que se haga justicia en territorio y jurisdicción de Venezuela".

La exfiscal venezolana Luisa Ortega, que abandonó su país tras ser acusada de traición por el Gobierno, dijo este miércoles que tiene pruebas contra los principales dirigentes chavistas, incluyendo el presidente Nicolás Maduro, en la investigación del escándalo de corrupción de la firma brasileña Odebrecht.

«Tengo expedientes y pruebas en el caso Odebrecht que comprometen a Maduro, Diosdado Cabello, (el vicepresidente venezolano) Jorge Rodríguez, y otros», afirmó Ortega en la ceremonia de apertura de una reunión de fiscales de los países del Mercosur, en Brasil.

Le puede interesar:  Exfiscal venezolana viaja a Brasil para denunciar a Nicolás Maduro en el Mercosur

Ortega aseguró que Cabello recibió 100 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht. El dinero fue depositado en una “empresa española”, propiedad de los primos de Cabello, Luis Alfredo Campos Cabello y Jerson Jesús Campos Cabello, y denominada TSE Arietis.

La funcionaria atribuyó la persecución que sufre en Venezuela a sus investigaciones sobre la corrupción de Odebrecht en su país contra los altos dirigentes del chavismo.

«Lo más grave es que todo está relacionado con la corrupción. Lo que ocurre conmigo es por una serie de denuncias que hice», afirmó Ortega luego de la reunión del Mercosur, en donde fue tratada como la «fiscal legítima» de Venezuela.

Crisis amenaza con expandirse en la región

La exfiscal venezolana también aseguró que el derecho murió en Venezuela y que la crisis en su país constituye una amenaza para toda la región.

«En Venezuela lo que ha ocurrido es la muerte del derecho. La estabilidad de la región está en peligro. Lo que ocurre en Venezuela puede permear a toda la región», afirmó Ortega.

Agregó que en Venezuela no hay ninguna garantía de justicia, ya que lo que quiere el «régimen» de Maduro es impunidad en los casos de corrupción.

Sustituida por una persona «corrupta»

Ortega señaló que, tras ser ilegítimamente destituida por investigar la corrupción en Venezuela, fue sustituida por una persona contra la que existen seis investigaciones por corrupción.

Ortega quedó en el centro de la crisis política venezolana, que aisló a la potencia petrolera caribeña de sus socios regionales tras la instalación de una Asamblea Constituyente con poderes absolutos, considerada por muchos países como una ruptura del orden democrático.

Lea también: Colombia “protege” a la exfiscal venezolana Luisa Ortega

«Fui separada ilegítimamente de mi cargo y fue designada una persona para que ocupara las funciones de fiscal general de la república que tiene seis expedientes por corrupción. Y lo primero que hizo fue solicitar los expedientes para pedir el sobreseimiento», dijo.

Afirmó que los seis expedientes contra el nuevo fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, están relacionados con el desfalco a la estatal petrolera PDVSA y que no servirá de nada archivar los procesos y esconder las pruebas porque tiene en su poder copias certificadas de los documentos comprometedores.

Maduro pide a Interpol captura de Ortega

La exfiscal venezolana llegó a Brasil en la madrugada de este miércoles, pocas horas después de que Nicolás Maduro anunciara que le pedirá a Interpol su captura y la su esposo, el diputado chavista Germán Ferrer.

Lea además: Allanan casa de exfiscal venezolana, Luisa Ortega, tras pedido de arresto contra su esposo

Ortega, a quien el Gobierno de Colombia ha ofrecido asilo, fue destituida de su cargo el pasado 5 de agosto por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que la acusa de haber cometido «actos inmorales».

Contra el esposo de Ortega se dictó una orden de captura al ser acusado por la Constituyente y por el nuevo fiscal general de integrare una trama de extorsión que presuntamente operaba desde la Fiscalía.