¿Votar o no votar?

Votar o no implica retos propios para la ciudadanía de cada uno de los 153 municipios. Por eso considero todos debemos respetar sus decisiones. Al final, será la mejor manera de aprender, a quien le corresponda hacerlo.

Nicaragua está dividida ante las votaciones municipales de noviembre. Tanto así, que discrepan seriamente las opiniones de la ciudadanía, personalidades y sectores. Mientras algunos consideran irrelevante la observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), otros la ven como inicio para restaurar pacíficamente la democracia. La pregunta, como moneda al aire, es: ¿votar o no votar?

La controversia radica en que el sistema electoral está en manos de Ortega-FSLN, lo que les permitiría manipular datos como en el pasado, y supuestamente provocar abstención como en 2016, calculada por expertos entre sesenta y setenta por ciento. Se agrega que no sirve ganar alcaldías, pues el aparato represor restringe transferencias de fondos y destituye alcaldes a su antojo.

Como contrapeso se argumenta que la observación de la OEA (no visible aún) evitaría fraude en municipios importantes, o lo denunciaría con pruebas, lo que —dada la situación internacional actual— causaría graves daños al régimen. Se esgrime que estos comicios son distintos a 2016, cuando la abstención no evolucionó a protestas masivas, y que en cambio la ciudadanía opositora desea votar en las municipales para no perder, o bien rescatar, sus territorios. También, ciertas agrupaciones se han aliado para escoger candidatos, reclaman respeto a decisiones locales y consideran que proteger alcaldías ganadas sería una batalla posterior.

Así el panorama, intervienen cinco grupos principales. 1.- El oficialismo, a quien no le interesa perder lo que tiene. 2.- Los conocidos partidos colaboracionistas, presentados como opositores sin serlo, a quienes favorecería el “no voto”, allanándoles el camino a asignación de cargos si hubiera fraude. 3.- Los grupos “no voto”, mayormente aglutinados en el Frente Amplio por la Democracia (FAD) y aliados, que desestiman la labor de la OEA, consideran el proceso viciado y, sin personería jurídica, no participan. 4.- La oposición que, asegurando conocer los riesgos, como Ciudadanos por la Libertad (CxL) y aliados, son parte del proceso y confían conservar, ganar y defender sus alcaldías. 5.- El más importante, la población independiente quizás superior al cincuenta por ciento, con posibilidad de inclinarse por candidatos locales, o abstenerse.

Paralelo a esta controversia, factores externos podrían incidir. Entre ellos: el destino de Nicolás Maduro, sea que dé paso a una transición pacífica o se imponga; sabemos que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) parece fracturarse ante elecciones regionales. En Estados Unidos se han descartado obstáculos a la Nica Act y todo indica que tiene vía libre, lo que preocupa sobremanera al régimen. La Casa Blanca pudiera sorprender con decisiones similares a las tomadas contra personeros del gobierno venezolano. Tampoco se descarta rompimiento de Ortega-FSLN con el secretario general de la OEA, Luis Almagro. El hilo puede romperse en cualquier momento.

Sujetas a factores previstos e imponderables, las municipales se deben colocar en la balanza justa. Al final, en supuesta búsqueda de cambios hay dos posiciones: El FAD —quizás creyendo contar con amplio respaldo o capaz de generar y liderar un desborde popular— parece apostar a un desenlace como el intentado en Venezuela, forzando nueva elección para presidente, diputados y alcaldes. Un asunto que pocos creen posible. Por su parte, los CxL ven las votaciones como forma de ganar y defender espacios y posicionarse para elecciones del 2021, confiados en la situación internacional desfavorable a Ortega-FSLN y acuerdos de tres años firmados con la OEA, buscando recuperar democracia sin caer en anarquía.

Votar o no implica retos propios para la ciudadanía de cada uno de los 153 municipios. Por eso considero todos debemos respetar sus decisiones. Al final, será la mejor manera de aprender, a quien le corresponda hacerlo.

El autor es periodista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: