Erasmo Ramírez lanzó bien y pegó dos hits, pero no pudo ganar el partido

Erasmo salió sin decisión, pero le demostró a su equipo por tercera salida consecutiva, que es el tipo de lanzador que necesitan para la pelea.

Erasmo Ramírez lanzó cinco entradas sin carreras, con dos hits y siete ponches ante los japoneses. LA PRENSA/AP

Erasmo Ramírez le entregó a Seattle otra salida de mucha calidad, luego de superar un difícil inicio de juego, y además conectó los dos primeros hits de su carrera como bateador, pero la noche en Atlanta no fue perfecta para el rivense, porque el relevista David Phelps no pudo proteger la ventaja, aunque los Marineros tuvieron la última palabra y se impusieron 9-6.

Erasmo salió sin decisión, pero le demostró a su equipo por tercera salida consecutiva, que es el tipo de lanzador que necesitan para la pelea que sostienen por los dos puestos de comodines de la Liga Americana, con los Mellizos, los Angelinos y los Royals, además de los Yanquis.

Erasmo tiró seis entradas de seis hits, tres carreras limpias, tres bases y seis ponches. Todo el daño se lo hicieron en los primeros dos episodios. Luego, retiró a 12 de los siguientes 14 bateadores, incluyendo una hilera de nueve entre el tercer y el sexto inning.

Lea además: Erasmo Ramírez derrotó a Tampa Bay en su anterior apertura

El nica fue sustituido en el séptimo por el bateador emergente Nelson Cruz, dejando a Seattle arriba 4-3. Sin embargo, a Phelps le dieron vuelta a la pizarra 5-4 en el cierre del séptimo, pero los Marineros anotaron cinco en el octavo, sobresaliendo un jonrón de tres carreras de Kyle Seager, para asegurar el juego de una vez por todas. Phelps fue el ganador y Jim Johnson el perdedor.

A Erasmo le hicieron dos carreras en el primero. Ender Inciarte abrió con una rola de infield hit por el campo corto, que el nica intentó atrapar y en lugar de eso desvió la trayectoria. Brandon Phillips siguió con sencillo y Freddie Freeman impulsó una con doblete. Al rivense le salió barato el inning porque solo le hicieron una más, por elevado de sacrificio de Nick Markakis.

Los Marineros no dejaron solo al pinolero y empataron 2-2 en el inicio del segundo. El propio Erasmo impulsó la segunda, con un roletazo de hit encima de la primera base que llevó al plato a Mitch Haniger. Fue el primer imparable en la carrera del rivense y se lo dio al nudillista R.A. Dickey.

De cualquier modo, los Bravos volvieron a tomar la delantera en el cierre del segundo, por hits de Dansby Swanson e Inciarte, más rola empujadora de Phillips.

No obstante, un batazo para doble play de Matt Kemp, marcó el inicio de una transformación total de Erasmo, quien con el ingreso a la lista de lesionados de JC Ramírez, ha quedado como el único abridor nica activo en el Big Show.

Al bate, Erasmo se ponchó en el tercero y consiguió su segundo hit en el quinto, siempre ante Dickey.

En sus últimas tres salidas, Erasmo solo gana una de ellas y tiene dos juegos sin decisión, pero lanza para 2.00 en 18 entradas, como muestra del buen momento que atraviesa. La efectividad del rivense no se movió de 4.52, ahora en 95.2 entradas con 90 hits, 15 jonrones, 52 carreras, 48 de ellas limpas, más 22 bases y 73 ponches. Su balance sigue en 5-4.

La próxima salida del rivense será el martes contra Baltimore.

Erasmo al bate

Al jugar en un estadio de la Liga Nacional, Erasmo Ramírez tuvo la oportunidad de batear por primera vez desde el 2015 y lo hizo en gran forma, al irse de 3-2 con una carrera empujada y un ponche, frente a los envíos de nudillos de R.A. Dickey.

Estos fueron los primeros hits de Erasmo, quien llevaba de 8-0 en su carrera como bateador. Y se unió a Denis Martínez y Vicente Padilla como los únicos tiradores pinoleros que han pegado de imparable en el Big Show.

La última vez que un tirador nica había conectado dos hits y empujado una carrera en un mismo partido, había sido por Padilla el 4 de agosto del 2010 contra San Diego.

El dato

103 hits han conectado los lanzadores nicas en Grandes Ligas. Denis Martínez pegó 74, Vicente Padilla dio 27 y Erasmo Ramírez aportó anoche sus dos primeros.