¿Por qué es difícil conseguir un aumento salarial?

Una de las mayores aspiraciones que tiene una persona a lo largo de su vida laboral es crecer profesionalmente para conseguir mejores salarios. Sin embargo, obtener un estímulo salarial no siempre es fácil.

Una de las mayores aspiraciones que tiene una persona a lo largo de su vida laboral es crecer profesionalmente para conseguir mejores salarios. Sin embargo, obtener un estímulo salarial no siempre es fácil y en la mayoría de los casos, pedirlo genera miedo al fracaso.

Por eso, saber identificar cuál es el momento oportuno para llevar esa petición ante los jefes es clave para tener éxito en el intento, según especialistas en Recursos Humanos, que señalan que todo debe comenzar con una autoevaluación del desempeño del trabajador, sin ignorar el entorno económico externo e interno de la empresa.

Cuando “Camilo” -quien pidió que se omitiera su nombre verdadero- tenía tres años de laborar para una empresa de comunicación como técnico en informática, tomó la decisión de poner su renuncia. El motivo principal fue el salario, que permanecía congelado desde que se incorporó a la planilla de la empresa. Nunca se atrevió a pedir un ajuste, pero el día que introdujo su carta su jefe reconoció su desempeño y optó por tenerlo con un aumento salarial.

No obstante, tres años después del incremento ahora otra vez piensa en tomar la misma decisión de renunciar porque la carga laboral es mayor, no recibe pago de horas extras y los horarios son extendidos.

Lea: Dime en qué condiciones trabajas y los economistas te dirán si eres pobre

“Nunca he pedido aumento por cuestión de orgullo, quizás, pero creo que el jefe debería de ver el trabajo que realizo.

Es verdad que estoy ganando igual que mis compañeros (12 mil córdobas mensual), pero tengo más responsabilidades dentro de la empresa en comparación con el resto, ahí reconocen el sueldo por amiguismo y no por capacidad”, relata.

A criterio de los especialistas en Recursos Humanos, un factor que incide en las dificultades que tienen los trabajadores para obtener mayores remuneraciones es la ausencia dentro de las empresas de políticas salariales basadas en el reconocimiento del desempeño de los trabajadores.

Lea además: La sufrida clase media en Nicaragua

Kelly Valle, secretaria de Asociación de Ejecutivos de Recursos Humanos de Nicaragua (Aerhnic), explica que la política de compensación y beneficios generalmente permite mejorar los ingresos de los trabajadores sin necesidad de que estos lo soliciten.

“Las transnacionales tienen bien definido cuándo se les aumenta el salario (a los trabajadores) ya sea a inicio de año y definiendo los parámetros ya sea por inflación, por deslizamiento de la moneda o si es por resultado de evaluación al desempeño del trabajador”, explica.

Para María José Silva, directora regional de Latinoamérica y el Caribe de Compassion Internacional y especialista en Recursos Humanos, los trabajadores piden aumento de salario “si se encuentran en un ambiente amigable, de confianza y donde se valora a los colaboradores. Por otro lado, si el trato en el trabajo no es el adecuado o va en contra de la dignidad del colaborador, de ninguna manera este tomará valor para solicitar un aumento”.

La forma de pedirlo es clave 

Pero que en una empresa haya una política de compensación y que el trabajador pierda el miedo a pedir más remuneración no bastan para tener éxito en el intento. Cristina Cubero, directora de Consultoría de Deloitte, menciona que la forma y el cómo se plantea la petición son fundamentales.

Lea también: Clase media se “aprieta” la faja en Nicaragua

Por ello, indica que el empleado debe diseñarse un cuestionario que le permita identificar su papel dentro de la empresa. “Es clave cuantificar el aporte que justifica el aumento: número de tareas más complejas, plantearlo en términos positivos y constructivos e incluso expresar el interés de asumir mayor responsabilidad y reto, mirar hacia afuera investigando el valor de su posición en el mercado y nunca se compare con colegas internos, prepararse para un no y para manejar estratégicamente esta respuesta, así como para seguir construyendo valor para una nueva oportunidad sea dentro o fuera de su organización”, explica.

¿Cuánto tiempo después de contratado?

Si sos recién contratado, posiblemente te preguntarás ¿cuántos años debés esperar para hacer el pedido? Las especialistas coinciden que el tiempo prudente para solicitarlo es un año después, en caso de que la empresa no tenga una política de incremento salarial.

Cubero menciona que otro de los momentos indicados es cuando son ascendidos o asumen funciones de un compañero que renuncia. “Es importante preparar el terreno unos dos o tres meses antes de las revisiones de sueldos y ascensos”, dijo.

No ignorar el factor externo

Silva apunta que el trabajador no debe ignorar el contexto externo e interno de la empresa, que se puede analizar según la situación financiera de la empresa. Este último es un indicativo para determinar la posible respuesta a la solicitud.

Silva y Cubero señalan que generalmente los empleadores toman en cuenta los niveles de productividad de los trabajadores, aportes a la empresa y el entusiasmo con el que realizan sus funciones.

De hecho, el economista y catedrático Luis Murillo aclara que la percepción de que los empresarios no aumentan salarios porque no quieren compartir la riqueza que están generando sus trabajadores, no es del todo correcta.

“En el caso de Nicaragua nosotros tenemos un problema grave y es el hecho de que los ingresos empresariales no se basan sobre la productividad, propiamente dicho, y al no basarse en la productividad, y como las empresas no son competitivas, entonces buscan cómo bajar costos del lado más débil, como son los trabajadores”, afirma.

También incide el hecho de que la mayoría de las empresas son informales y al estar en esa situación “no hay una estabilidad en el horizonte de ingresos, entonces nadie se puede comprometer a aumentar sus costos cuando no saben cuáles van a ser sus niveles de ingresos en el futuro”.

Viernes puede ser un buen día

Realizar el trabajo de forma ordenada y excelente, el jefe lo notará y será punto a favor al momento de solicitar un aumento. Escribir anticipadamente las razones del porqué se solicitará el aumento y cómo has contribuido a la empresa.

Conocer la cultura de la empresa: ¿es abierta a este tipo de conversaciones? Si no lo es, se debe buscar el momento oportuno. “Conocé a tu jefe. Pedí un aumento cuando sepás que las condiciones están dadas”, destacó María José Silva, de Compassion.

“Cuidar la hora y el día es clave, si por ejemplo, un viernes por la tarde, hay un ambiente más relajado en su empresa podría aprovecharlo”, dice Cristina Cubero, directora de Consultoría Deloitte.