¡Cuidado con reprimir los estornudos!

Investigaciones recientes advierten que reprimir los estornudos puede ser muy perjudicial para la salud. Leé cuáles son los peligros

estornudos, nariz, saliva

Científicos descubrieron varias consecuencias de reprimir los estornudos

Reprimir estornudos no es malo, es pésimo. Un estornudo puede alcanzar velocidades de hasta 150 kilómetros por hora y su fuerza es tanta que las gotitas de saliva que se expulsan pueden llegar hasta siete metros de distancia. Además, cuando estornudamos todos los músculos del cuerpo se contraen, por lo que reprimir este ejercicio puede ser muy nocivo para la salud. Según la revista española Buena Vida, de El País, cuando reprimimos un estornudo puede dañarse nuestro diafragma, se nos puede romper un vaso sanguíneo en el ojo y los gérmenes que se expulsan al estornudar pueden viajar hasta zonas internas de las fosas nasales e incluso al oído medio, agravando o causando infecciones. Incluso puede provocarnos sangrado de nariz, dolor de oído, mareos, alteraciones en la audición y hasta dolor de cabeza. Así que lo mejor es que la próxima vez que usted quiera reprimir un estornudo, mejor piénselo dos veces.

Lea también: “La comparación es la asesina de la felicidad”