Managua “ahogada” en empleo precario

Pese a que en los últimos años en Managua han florecido nuevas inversiones, como hoteles, restaurantes, plazas comerciales, edificios y apartamentos de vivienda, hasta el primer trimestre de este año la tasa de empleo precario se mantiene por encima del 40%.

El desempleo en Nicaragua obliga a muchos a ganarse la vida en las calles, es decir en el sector informal. LA PRENSA/ CORTESÍA PNUD

El desempleo en Nicaragua obliga a muchos a ganarse la vida en las calles, es decir en el sector informal. LA PRENSA/ CORTESÍA PNUD

Pese a que en los últimos años en la ciudad de Managua han florecido nuevas inversiones, como hoteles, restaurantes, plazas comerciales, edificios de oficinas y apartamentos de vivienda, desde el 2010 y hasta el primer trimestre de este año la tasa de subempleo o empleo precario se mantiene por encima del cuarenta por ciento, según reflejan cifras oficiales.

Fue en 2009 el último año en que el empleo precario estuvo por debajo del cuarenta por ciento, según la Encuesta Continua de Hogares, realizada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) y publicada por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Le puede interesar: Miles de nicaragüenses buscan una plaza laboral en feria de empleo

En el segundo trimestre de 2009 el subempleo en Managua se situó en 36.9 por ciento; en el tercer trimestre cayó ligeramente a 36.1 por ciento; y cerró en los últimos tres meses de ese año en 37.7 por ciento.

Dispuestos a trabajar más horas

Desde el principio de 2010 y pese a la llegada de nuevas inversiones a la capital, el empleo precario en lugar de caer continuó ascendiendo hasta alcanzar su pico en el primer trimestre del 2011, el cual se ubicó en 49.2 por ciento, luego comenzó a caer pero sin lograr los niveles de 2009.

En el subempleo —según explica el mismo Inide— las personas trabajan menos de las horas establecidas por semana por causas involuntarias, y están dispuestas a trabajar más horas. También se incluye a las personas ocupadas que durante el período de referencia trabajan más de las horas establecidas y ganan menos del salario mínimo. El subempleo es un empleo inadecuado.

Lea también: Desempleo en América Latina apunta al alza en 2017

Existen diversos factores que explican el aumento del subempleo en Managua, que van desde la migración del campo a la capital hasta la incapacidad de las nuevas inversiones de generar masivamente empleos para la creciente demanda de trabajo propia del bono demográfico.

Si bien —según el reporte del Inide— hasta marzo de este año en la ciudad de Managua la tasa de desempleo era de 6.7 por ciento, según Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), este último indicador no tiene gran significado en términos económicos para el país, porque al final solo recoge al porcentaje de gente que “solo está en la búsqueda de un empleo y no está haciendo absolutamente nada para generar ingresos”.

De hecho con solo que una persona se dedique dos horas a vender en las calles sin “ganar casi nada”, automáticamente queda fuera de la tasa del desempleo y pasa a engrosar el subempleo, por lo que a criterio de Chamorro este es el indicador que debe preocupar a la población.

El subempleo en Managua está por encima de la media nacional, que es de 42.6 por ciento. El desempleo también es mayor que el cuatro por ciento nacional. LAPRENSA/ARCHIVO

Lea además: Dime en qué condiciones trabajas y los economistas te dirán si eres pobre

¿Por qué ha crecido y en algunos años estancado el subempleo en Managua? Aunque no hay un estudio que determine los factores, Chamorro dice que hay evidencias claras que apuntan a que cada año unas 50 mil personas salen a las calles por primera vez a buscar un puesto de trabajo, pero se topan con una realidad: la cantidad de empleos que están generando las inversiones es insuficiente como para absorberlos. Este fenómeno está ocurriendo principalmente en las zonas urbanas, indica.

El problema —según Chamorro— es que las proyecciones demográficas prevén que la oleada de nueva mano de obra que busca empleo continuará creciendo hasta 2040, cuando comience a declinar lo que se conoce como bono demográfico.

Le puede interesar: En Nicaragua debe aplicarse la política de empleo existente para evitar discriminación

Las inversiones al no poder satisfacer la demanda de empleo, ocasionan que la gente se refugie en el subempleo, lo que reflejaría lo que está pasando en Managua.

Inclusive Chamorro señala que este fenómeno es lo que explica que cada vez que hay ferias de empleo en la capital se observe un desborde de gente, porque a estas asisten tanto los que están en el subempleo (que tienen empleos precarios) como los desempleados (no tienen ningún tipo de empleo), ambos con la aspiración de un empleo formal.

Se necesitan fábricas

¿Por qué debe preocupar el subempleo y el desempleo en Managua? “Hay que tomar en cuenta que el mercado laboral de Managua es el más grande del país. Las inversiones han generado empleo, han crecido, pero en un contexto de bono demográfico donde hay un crecimiento poblacional que no logra ser empleado por este incremento del empleo de las inversiones”, enfatiza.

En esa misma línea el economista Alejandro Aráuz explica que Managua necesita atraer fábricas que demanden masivamente mano de obra de manera permanente y creciente.

Lea también: Estas son las razones del aumento en el empleo de Zona Franca en Nicaragua

Aráuz señala que estas inversiones que han venido a la ciudad en su primera etapa crean empleo mediante la construcción, un sector que a su vez subcontrata mano de obra temporalmente y en su mayoría informal. “Si todas las inversiones fueran fábricas, la cadena se amplía y se crean empleos, pero cuando es comercio o servicios, la generación de trabajo es más limitada”, indica.

Emigración presiona

A la presión del bono demográfico, Aráuz señala que la emigración de personas de las zonas rurales a Managua en búsqueda de trabajo aumenta el subempleo. Y muestra de esa emigración del campo a la ciudad, el economista ejemplifica la crisis de mano de obra que afrontan sectores como el café en épocas de corte. Aráuz explica que mucha gente que emigra del campo a Managua lo usa como un trampolín, para primero familiarizarse con la ciudad y luego emigrar al exterior.

“Managua como una ciudad residencial y sujeta a los servicios, debería también estar apostando a atraer más parques industriales”, explica.
Para Chamorro, “hay que tratar de promover que estos empleos y estas nuevas inversiones aumenten aún más para que la gente pueda tener mayores oportunidades de trabajo”.