Funides proyecta que déficit del INSS llegue a C$2,139 millones

Aunque en los últimos meses el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) redujo algunos de sus gastos, no ha logrado frenar el deterioro de sus finanzas y podría cerrar el 2017 con un déficit superior a los dos mil millones de córdobas

El FMI considera que el INSS podría operar de forma más eficiente “al subcontratar el pago de pensiones a bancos e instituciones financieras no bancarias”, en lugar de invertir fuertemente en una red de sucursales. LA PRENSA/ARCHIVO

Aunque en los últimos meses el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) redujo algunos de sus gastos, no ha logrado frenar el deterioro de sus finanzas y podría cerrar el 2017 con un déficit superior a los dos mil millones de córdobas.

“Hicimos una proyección de la situación del déficit del INSS para 2017 y nos aparece alrededor de los 2,139 millones de córdobas”, dijo Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides.

“Este monto representa un aumento en relación con el año pasado, cuando fue de 1,581 millones de córdobas”, expresó Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Superior a la del FMI

La proyección de déficit del INSS realizada por Funides está incluida en el Segundo Informe de Coyuntura Económica 2017 que se presentará esta mañana. Y es superior a la del Fondo Monetario Internacional (FMI), que en mayo pasado, cuando sus representantes visitaron el país, la fijaron en 1,800 millones de córdobas.

En esa visita el organismo también anunció el recorte de 2024 a 2019 de la proyección de sostenibilidad de las finanzas de la institución y le advirtió al Gobierno que de no aplicar medidas correctivas existe el riego de que en año y medio el pago de pensiones tenga que ser asumido por el Presupuesto General de la República, que también opera con déficit.

Lea además: INSS llegó a 921,102 afiliados

Para Funides, aparte del problema estructural que enfrenta el INSS por el envejecimiento de la población y el incremento de las pensiones que se deben otorgar en el futuro, la entidad enfrenta también problemas derivados del mal manejo de sus inversiones, por lo que recomienda hacer un balance más adecuado de los activos.

“Las inversiones del INSS se han movido un poco más hacia sectores no líquidos, como participación accionaria o compra de centros de atención médica”, señala Chamorro.

Dinero líquido

Añade que la compra de centros de atención médica es positiva, pero considera que la institución debe asegurarse que el dinero líquido de las reservas que tenga colocado en instrumentos financieros o certificados de depósitos también sean importantes, “para que cuando exista un requerimiento financiero se pueda hacer uso de esas reservas sin mayor problema”.

El INSS ha reducido sus inversiones en títulos y certificados de depósitos. En 2010 tenía la mayor parte de sus activos (cerca del 85 por ciento) en estos instrumentos. Pero ahora se ha inclinado a financiar fondos hipotecarios para financiar viviendas de interés social, otorgar créditos para proyectos (edificios y apartamentos de lujo) y comprar participaciones accionarias o empresas de atención médica. En este tipo de inversión, según Funides, es más difícil obtener efectivo al momento de una urgencia, ya que no es tan fácil venderlo como un título o hacerlo efectivo como un certificado de depósito y esa limitante también genera tensión financiera.

Puede leer: Banco Mundial: Reformar el INSS es “crucial”

Dado el giro de estas nuevas inversiones, Chamorro también recomienda asegurarse de que estos recursos generen los rendimientos adecuados.

“Como bien se ha dicho, los institutos de Seguridad Social no recolectan plata para ponerla debajo del colchón, pero se tienen que hacer inversiones inteligentes, inversiones estratégicas que aseguren que las cotizaciones de todos los nicaragüenses estén en buen resguardo y generando crecimiento y rendimientos que sirvan luego para financiar las pensiones”, dijo Chamorro.

Es por ello que Funides considera que el INSS debe analizar el riesgo de forma integrada, incluyendo los riesgos latentes que existen, maximizar la rentabilidad de las inversiones y esclarecer las decisiones de inversión.

“Que la gente sepa cuáles son esas decisiones, porque al final del día el dinero no es del Seguro Social, sino de los cotizantes que depositamos en el Seguro Social, como se deposita en un banco, para que al final de la vida laboral nos paguen una pensión”, afirmó Chamorro.

Inversiones del Seguro

Según el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, las inversiones del INSS están reglamentadas de acuerdo con un documento del 2008 que es “bastante específico para inversiones financieras, pero para inversiones reales es bastante general y no contiene muchos detalles de cómo controlar los riesgos asociados a la liquidez ni a los mercados”.

También: Adultos mayores no protestan ante crisis de medicamentos por temor a ser reprimidos por el gobierno

Para Chamorro, “cuando se dan cambios de cartera, como ha ocurrido entre el 2010 y 2016 en el INSS, se comienza a presentar una especie de brecha entre lo que necesita la institución, lo que está generando de ingresos y lo que necesita para cumplir sus obligaciones”.