La princesa Diana quería conocer Nicaragua

Dos exembajadores de Nicaragua en Inglaterra en los años 90, durante el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, fueron de los pocos que conocieron a la princesa Diana, y hablan de ella

princesa diana, Nicaragua

LA PRENSA/REPRODUCCIÓN

Este 31 de agosto de 2017 se cumplen 20 años de la muerte de la princesa Diana, quien tenía deseos de conocer Nicaragua. El doctor Fernando Zelaya Rojas y doña Verónica Lacayo de Goméz, ambos embajadores de Nicaragua en Inglaterra en los años 90, durante el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, fueron de los pocos que conocieron a la princesa, según relata la nota de Cristiana Chamorro, publicada el martes 2 de septiembre de 1997 en la portada de LA PRENSA, a dos días de la muerte de Diana.

Lea también: La princesa Diana y su don de gente cambiaron la monarquía por siempre

Junio de 1989. El príncipe Carlos, la princesa Diana y sus hijos. LA PRENSA/AP

«Diana era poseedora de unos ojos vivaces y traviesos que se disminuían cuando sonreía y que la hacían ver muy fotogénica», así la describe Zelaya Rojas, quien en 1997 fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia. Agrega que la princesa era alta, se veía atlética, de cabeza pequeña, y que tenía unas pantorrillas que llamaban la atención.

31 de agosto de 1997. Así quedó el auto en el que viajaba la princesa Diana. LA PRENSA/AP

Zelaya conoció a Diana en 1992 cuando ella junto con su esposo el príncipe Carlos participaban de las reuniones del cuerpo diplomático, cuando las fiestas se realizaban en los jardines del Palacio de Buckingham. Doña Verónica, por su parte, recuerda cuando sus hijos veían a la princesa hacer ejercicios, como cualquier otra persona, en Chelsea Club. Agrega que cuando la princesa saludaba no miraba de frente sino siempre con la cabeza un poco de lado y medio agachada.

Para venir a Nicaragua había que esperar

El doctor Fernando Zelaya dice que no tuvo grandes conversaciones con la princesa, pero que sí le expresó su curiosidad por Nicaragua y su deseo de visitar algún día el país.

Sobre la posible venida de Diana a Nicaragua, en aquel entonces, Verónica Lacayo expresa que los comentarios llegaron a las oficinas de Relaciones Exteriores del gobierno inglés, pero como en ese momento se estaban realizando los trámites de divorcio entre Diana y Carlos, el encargado de Nicaragua dijo que era conveniente esperar el rol que le asignaría la familia real a la princesa.

El doctor Zelaya recuerda que una vez estaba con su hija Violeta Zelaya y que la princesa se le acercó atraída por la altura de su hija y le preguntó si en Nicaragua las mujeres eran tan altas, agregando que si Violeta no tenía dificultad para encontrar una pareja de baile, ya que a ella le daba problemas ser tan alta. La princesa media 1.78 metros.

No deje de ver: Príncipe Guillermo lamenta que su madre, la princesa Diana, no conozca a su familia

Doña Verónica manifestó que un día encontró a Diana con sus hijos comiendo hamburguesas y que pudo confirmar que la princesa estaba tratando de educar a sus hijos de una forma nueva, quería que se identificaran más con su gente, que fueran más accesibles al pueblo.

Sobre la muerte de la princesa Diana

De la muerte de la princesa Diana se sabe poco. Que venía en un vehículo con Dodi Al Fayed, heredero del multimillonario egipcio Mohamed, y que se dirigían a un apartamento cerca del Arco del Triunfo, y después de ser perseguidos por los paparazzis el carro en el que viajaban se estrelló en el túnel del interior del Puente del Alma en París. El conductor del vehículo, Henri Paul, y Dodi Al Fayed murieron en el acto. La princesa, horas después, a eso de las cuatro de la madrugada, en el hospital al que fue trasladada de urgencia.

 

De su interés: Los recuerdos de la última llamada de la princesa Diana que persiguen a los príncipes William y Harry

Zelaya y Lacayo lamentaron la muerte de Diana en ese entonces. «Como decimos los cristianos que Dios se apiade del alma de la bella princesa y de su novio. Ya no veremos más el rostro de la bella muchacha que quiso ser obediente a la reina, lo que debió ser para ella una tediosa obligación», finaliza en la nota el doctor Zelaya.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: