Desempleo acecha a los profesionales en Nicaragua

Miles de jóvenes en su mayoría egresados y graduados universitarios acudieron este martes a la feria de empleo. Ellos forman parte del porcentaje que, según Funides, pasan al desempleo por la dislocación entre la oferta educativa y la demanda del mercado laboral

desempleo, desempleo Nicaragua, Nicaragua, empleo, banco central

V Feria Nacional de Empleo organizada por la Comercio Americana de Nicaragua (AmCham)

Haber concluido el bachillerato como el mejor alumno de Puerto Cabezas le permitió a Brondon Lee Padilla trasladarse a León para cumplir su sueño de estudiar Economía. Hace dos meses se graduó y ahora su meta es desarrollarse profesionalmente en un banco. Además, necesita un ingreso fijo para continuar viviendo en el Pacífico, donde considera existen más opciones de empleo que en su natal Caribe.

Sin embargo, este martes se decepcionó al ver que antes del mediodía como él, unos dos mil jóvenes más —recién graduados y otros con relativa experiencia— esperaban turno para entregar sus hojas de vida en algunas de las 21 empresas que participaron en la V Feria Nacional del Empleo organizada por la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham).

Le puede interesar:  Empresas desconfían de la formación académica de los jóvenes

“Realmente como no tengo experiencia, ver tanta gente me desanima porque con tanta competencia se reducen las posibilidades de ser contratado”, admitió Padilla.

Por su parte, Norvin Velásquez llegó desde Masaya y entregó sus documentos en tres bancos y una empresa aseguradora. Él está muy confiado en que se quedará con una de las 1,088 plazas que se ofrecían en la feria, ya que además de haber concluido sus estudios de Finanzas tiene conocimientos de inglés. “Eso ahora es un plus, ahora el dominio de otros idiomas es el futuro y también leer mucho porque hay que mantenerse a la vanguardia”, dice Velásquez.

Universitarios desempleados

Padilla y Velásquez forman parte del porcentaje de graduados universitarios de entre 15 y 29 años que están en el desempleo, cuyo segmento está en aumento.

Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), el desempleo comprende a las personas que no están trabajando (desocupados), pero han buscado activamente trabajo en las últimas cuatro semanas (al momento de la encuesta). Y en los últimos años, el desempleo juvenil, tanto entre los universitarios como entre los técnicos ha crecido.

Lea también:  Managua “ahogada” en empleo precario

“La explicación puede ser similar para los dos casos (técnicos y universitarios) y tiene que ver con la dislocación que hay entre la oferta y la demanda educativa. Quizás el sistema educativo tanto a nivel técnico como a nivel superior no están generando las destrezas que está demandando el mercado laboral”, dice el director ejecutivo de Funides, Juan Sebastián Chamorro.

Un claro ejemplo de esta dislocación, según Chamorro, es que pese a la fuerte demanda que existe de jóvenes con conocimiento de inglés técnico por parte de los call centers, en el país solamente un centro de educación técnica público lo está ofreciendo.

Escasa mano de obra bilingüe

En la feria de este martes, el planteamiento de Chamorro se confirmó. De las 21 empresas presentes, hasta el mediodía, los call centers eran los que menos aspirantes recibían. La mayor concentración estaba en los bancos.

Según Alejandro Bravo, reclutador de One Link, en ese tipo de feria la mayoría de aspirantes son graduados universitarios que solo hablan español y las plazas que ellos ofrecen indistintamente de que sean para el área de llamada o para soporte técnico, requieren inglés avanzado y manejo intermedio de computadoras.

Lea además: Menos desempleo en Estados Unidos genera más remesas a Nicaragua

“Es triste ver que los profesionales, los licenciados, ingenieros no se prestan a aprender nuevos idiomas. Realmente la mayoría de las personas que dominan el inglés avanzado son estudiantes activos o personas que por falta de dinero tuvieron que abandonar la universidad y optaron por el inglés y se desempeñan como traductores o trabajan en soporte técnico o cualquier otra de las ramas disponibles en los call centers”, sostiene Bravo.

Por su parte, Chamorro considera que “se debe tener en cuenta que un segundo idioma es casi como una segunda carrera, entonces puede ser problema de dinero o tiempo”.

Le puede interesar: ¿Qué buscan las empresas de Nicaragua para contratar jóvenes?

Para cambiar estas condiciones es necesario ajustar la oferta académica, pero también que se generen las inversiones necesarias para atraer empresas que creen empleos que están demandando los nuevos profesionales, concluye el director ejecutivo de Funides.

Mercado sin capacidad

Según el director ejecutivo de Funides, Juan Sebastián Chamorro, a los problemas que genera la brecha que existe entre la oferta educativa y la demanda del mercado laboral, hay que sumarles que la economía no genera los empleos necesarios para absorber a todos los nuevos profesionales.

Lea también: Migrar o emprender: las opciones de los jóvenes en Boaco ante el desempleo

“Se están encontrando más jóvenes con educación superior. De hecho, en la Encuesta de Medición de Nivel de Vida aparecía un crecimiento de 10 a 20 por ciento en diez años y eso es positivo, se está masificando la educación superior, pero la economía no tiene la capacidad de emplear a todos los nuevos profesionales que ingresan al mercado laboral”, explica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: