Condenan a 30 años de prisión al exmilitar que asesinó a Karla Rostrán

Karla Rostrán fue encontrada decapitada el pasado 17 de agosto en un predio montoso de Las Colinas, en Managua. Francisco Ariel Mercado aceptó los cargos que le imputó la Fiscalía de haber asesinado a su expareja.

Karla Rostrán, asesinato, femicidio, Karla Rostrán, Francisco Mercado

El exmilitar Francisco Mercado, asesino confeso de Karla Rostrán, durante el juicio. LA PRENSA/ JADER FLORES

El exmilitar Francisco Mercado actuó con “saña y alevosía” contra su pareja Karla Rostrán, porque la mató en lugar oscuro y despoblado, argumentó la juez Aleyda Irías, titular del Juzgado Segundo Distrito Especializado en Violencia de Managua, al leer la condena de 30 años de prisión al femicida.

La pena deberá cumplirla en el 2047 dentro del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, ubicado en Tipitapa.

Según la judicial, en el caso hay circunstancias agravantes del asesinato, como la alevosía y la saña, por haber cometido el delito en un lugar despoblado y de noche, lo que dejó más indefensa a la víctima porque no podía ser auxiliada. Además por haberle propinado 56 estocadas y decapitarla con una bayoneta.

Le puede interesar:  Ocho mujeres asesinadas en un mes en Nicaragua

Mientras la juez leía la sentencia, Luz Marina Estrada, mamá de la víctima, estaba tras cortinas escuchando la condena. Las hijas de la difunta también permanecieron acompañadas por personal médico de los Juzgados, por su estado emocional.

La conmocionada madre dijo que ninguna condena llenará “el vacío” que el femicida dejó en su corazón.

“La condena no llena el vacío que hay en mi corazón al quitarme a mi hija de la peor manera. Es un cobarde, me imagino que mi hija pedía ayuda, que no lo hiciera; sin embargo, me la agarró como si estuviera picando hielo. Cómo deseo haber estado en ese lugar y poder defender a mi hija. Ese vacío que dejó en mi corazón no lo va a llenar nunca”, dijo Estrada.

Atenuantes y agravantes

La juez Irías dijo que en la sentencia había tomado en cuenta las atenuantes, como el haber admitido los hechos en la primera audiencia del proceso y no tener antecedentes penales.

Lo que no consideró fue la escasa instrucción escolar que tiene el procesado, porque considera que no es necesario ser letrado para saber diferencias entre el bien y el mal y que asesinar está mal.

Le puede interesar:  Carnicero de Tipitapa no dice dónde está la cabeza y la pierna izquierda de su víctima, pero quiere salir libre

Además consideró que no existe pena natural, porque el condenado no resultó dañado o perjudicado en su actuar.

La judicial también expresó que la sentencia condenatoria es un mensaje a la sociedad de que el femicidio debe ser sancionado.

Los hechos

Los hechos ocurrieron el 10 de agosto después de que la pareja se retiró de la celebración a Santo Domingo de Guzmán, patrono de Managua, y se dirigía hacia su casa en el barrio 30 de Mayo de la capital.

Momentos en que Karla Rostrán es enterrada por familiares y amigos. LA PRENSA/AFP

Según admitió el femicida, cuando iban pasando por un predio baldío frente a residencial Villa Toscana, la víctima le comunicó que terminarían la relación y él se enojó y le dio 56 estocadas con una bayoneta que andaba y la decapitó con la misma arma blanca.

Puede leer además: Alarma la saña en crímenes contra mujeres en Nicaragua

El cuerpo de Karla Rostrán apareció hasta el 17 de agosto en un predio baldío, aunque la cabeza fue encontrada hasta el primero de septiembre de 2017 en el mismo terreno donde fue encontrado el cuerpo, después que el victimario fue capturado el 31 de agosto, en Nandaime.

Cráneo es de Karla Rostrán

El Instituto de Medicina Legal (IML), a través de los análisis realizados al cráneo desenterrado el pasado domingo en un predio cercano a Las Colinas, determinó que correspondía a Karla Patricia Rostrán.

La información la recibió Luz Marina Estrada, progenitora de la occisa. “Me explicaron que ya no tenía carne su cara”, expresó la adolorida madre.

En el sitio también encontraron un arete, un prensa pelo y una cola, objetos que forenses le mostraron a una adolescente quien reconoció que le pertenecían a su madre quien fue decapitada. Luz Estrada expresó que los forenses no le dieron fecha de cuándo le entregarán la cabeza de su hija.

Con colaboración de Wilih Narváez

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: