Detectan imprecisiones en datos del libro blanco del Gran Canal de Nicaragua

De acuerdo con ambientalistas, el Libro Blanco sobre el proyecto canalero que publicó el Gobierno busca distraer a la sociedad de temas como las concesiones mineras.

Movimiento Anticanal

Medardo Mairena, coordinador del Consejo Nacional, dijo que está de acuerdo en que se hagan reformas a los estatutos del Consejo. LA PRENSA/ JADER FLORES

Posterior a la presentación de la ruta seleccionada en el 2015 para la construcción del Canal Interoceánico, se hicieron cambios, y sin valorar el impacto de estos, la Comisión del Gran Canal otorgó una renovación del permiso ambiental. Esta información es parte de lo nuevo que refleja la publicación el Libro Blanco sobre el Proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua.

De acuerdo con Víctor Campos, director del Centro Humboldt, los cambios que se plantearon en la trayectoria de esa obra de infraestructura monumental, se debían haber valorado, ya que en el documento se plantean como positivos, pero no solo porque lo diga la empresa concesionaria HKND, el Gobierno lo debe dejar por sentado, criticó Campos.

“La renovación del permiso debió estar condicionado a los cambios en la ruta y en la ingeniería del proyecto y los avances en los planes específicos que están establecidos en el estudio que presentó la consultora británica ERM( Environmental Resources Management )”, expresó. El nuevo permiso ambiental es vigente por 18 meses, y si este no se ejecutase en ese tiempo, se deberá de solicitar la renovación dos meses antes de su vencimiento.

Este aspecto no se sabía, según Campos. El documento también permite conocer las condiciones de este permiso ambiental, que a lo largo de 47 incisos deja claro las obligaciones de lo que denomina el proponente HKND.

Una de las acciones que plantea es que durante la construcción (de la obra) “debe tener las medidas necesarias para ahuyentar las especies de fauna que pueden ser lesionadas o dañadas por el proyecto en los sitios críticos”, señaló.
No obstante, para Víctor Campos, prevalece un “enorme nivel de impresión sobre cuáles son las acciones que se van a tomar para la conservación y el manejo de las áreas protegidas”. Esto se extiende a otras actividades.

Libro Blanco para distraer

Según Ruth Herrera, presidenta de la Plataforma Nacional de Defensa del Agua y la Vida, mediante la publicación del Libro Blanco, el Gobierno busca distraer a la población y que se olvide de la discusión sobre temas como las concesiones mineras y la explotación de los recursos naturales. Por su parte, Víctor Campos, director del Centro Humboldt, dijo que este podría ser una posibilidad, ya que no hay mucha novedad en la información.

Solicita apoyo de Ramsar

En el documento el Libro Blanco sobre el proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, se expuso que Daniel Ortega, presidente designado por el Consejo Supremo Electoral solicitó a la Convención Ramsar (acuerdo intergubernamental sobre medioambiente) un dictamen sobre el impacto de las obras en el humedal de San Miguelito. La Secretaría de la Convención envió a la presidencia sus opiniones en base a 15 aspectos que abarca el permiso ambiental, pero no se define con exactitud cuáles son.

Lea: El invisible Canal de Nicaragua 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: