¿Te sientes solo a los 30? ¡Tranquilo, no eres el único!

¿La soledad no es algo que se da más bien cuando uno es mayor, cuando los niños se van de casa, cuando uno pierde a la pareja o cuando uno entra a la vejez? Eso es lo que uno creería, ¿verdad? Pero hay estudios que indican que muchas personas de 30 años se sienten solas

soledad

Foto/mindalia.com

¿La soledad no es algo que se da más bien cuando uno es mayor, cuando los niños se van de casa, cuando uno pierde a la pareja o cuando uno entra a la vejez? Eso es lo que uno creería, ¿verdad? Pero hay estudios que indican que muchas personas de 30 años se sienten solas.

¿Por qué? Los motivos son variados. Por un lado, siempre suele haber alguien en el círculo de amigos que vive solo, que no tiene pareja y que es bastante selectivo a la hora de elegir a sus amistades.

En esos casos, estar solo tal vez no sea un problema sino algo buscado, porque hay personas que pueden vivir muy bien sin tener demasiados contactos sociales. Pero también están los otros casos: las personas que se mudan o se separan y de pronto, al cambiarles el mundo, se sienten solas.

soledad
Thinkstock

¿Qué pueden hacer los amigos en ese caso? Un estudio llevado adelante por la Universidad del Ruhr de Alemania llegó a la conclusión de que los grupos principales que padecían soledad estaban entre los 30 y 34, y a partir de los 65 años.

Saber que esta problemática afectaba a gente tan joven fue sorprendente para el equipo de investigadores. Tal vez esa sensación de soledad se dé tanto a los 30 “porque es la edad en la que se plantea todo al mismo tiempo:  hijos, ascenso laboral, casa propia…”. Todo eso puede llevar a que quede muy poco tiempo para los amigos, comenta la profesora Maike Luhmann.

Y también es la edad en que se da el caso contrario: muchos viven solos y se preguntan si no deberían estar en pareja, tener hijos, estar rodeados de amigos… Y esas interrogantes, de pronto, hacen pensar que uno tal vez esté demasiado solo.

Puedes leer: 5 preguntas claves sobre la soledad

Lo cierto es que la soledad puede tener un impacto muy negativo en la calidad de vida. “Está visto que las personas que se sienten crónicamente solas tienen una mayor tendencia a enfermar”, dice Luhmann.

Saber diferenciar

Lo importante es distinguir las diferentes situaciones:  estar solo no es lo mismo que sentirse solo. Luhmann explica por ejemplo que no todas las personas que pasan mucho tiempo en soledad se sienten solas. Ella dice que esa sensación se da, por ejemplo, cuando uno tiene menos contactos sociales de los que querría.

Si esa sensación se prolonga en el tiempo, uno va sintiéndose cada vez más infeliz. Pero entonces, ¿qué se puede hacer si uno sabe que un amigo se siente solo?  Muchas veces hablar abiertamente hace que todo se vuelva un poco más llevadero, que pierda su peso.

Lo importante es que la persona que se siente sola no termine pensando “no le caigo bien a nadie”, ni que busque refugio en adicciones o conductas poco sanas, ya sea recurriendo a los medicamentos, al alcohol o a la comida en desmedida.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: