«Miden fuerza» mientras ferri sigue sin repararse

La Dirección General de Transporte Acuático (DGTA) ha insistido en que la nave reciba mantenimiento y reparación para la seguridad de la tripulación y pasajeros

El Rey del Cocibolca I debe salir urgente a reparación, según el último informe de una comisión interinstitucional en manos de la DGTA. LA PRENSA /J. FLORES

Desde el 16 de febrero de 2015 las autoridades de la Dirección General de Transporte Acuático (DGTA) del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y la Alcaldía de Altagracia, en Ometepe, se han enfrascado en un cruce de cartas en el cual “miden fuerza” por ver quién decide sobre la suerte del ferri el Rey del Cocibolca I, mientras la nave cada día se deteriora y las reparaciones nunca llegan.

Mientras tanto, los pasajeros, la tripulación y la carga navegan en un barco con serias averías.

Lea además: El ferri Rey del Cocibolca en acelerado deterioro

La DGTA ha insistido en que la nave reciba mantenimiento y reparación para la seguridad de la tripulación y pasajeros. La Alcaldía de Altagracia, dirigida por Orlando Meza Gómez, ha solicitado prórroga para realizar las obras que no se realizan hasta el día de hoy.

Notificación sobre el Rey del Cocibolca I

En la primera notificación de la DGTA, con fecha del 16 de febrero de 2015, el delegado de San Jorge y Moyogalpa, Nelson Mayorga Cruz, solicita formalmente a la municipalidad que presente un plan de actividades para revisar el casco de obra viva del Rey del Cocibolca I, argumentando que el barco tiene más de cuatro años de no ser revisado. Claramente, en la notificación aparece que la Alcaldía de Altagracia debe especificar el lugar donde se hará y en qué consistirá la reparación.

Pero al no tener respuestas, nueve meses después el delegado Mayorga Cruz vuelve a escribirle al alcalde Meza Gómez. En esta ocasión le recuerda que presente el plan de actividades para la revisión del ferri, ya que el mismo está sustentado por una inspección realizada en julio de 2015 por José Antenor Guido, ingeniero naval de la DGTA, que establece la salida pronta a dique seco.

LAPRENSA/Jader Flores

Lea más en: El Rey del Cocibolca en la Isla

La notificación es más contundente porque se otorga un plazo de 30 días para hacerlo, de lo contrario se amenaza con exigir a la Fuerza Naval suspender los zarpes del imponente Rey del Cocibolca I, que fue comprado en Holanda en 2008 por la administración del exalcalde Crecencio Ruiz Oporta.

Alcaldía de Altagracia pide a DGTA no bloquear

Al saber que hay una fecha límite para cumplir con la revisión que garantiza la seguridad en cada uno de los dos viajes que por día realiza el ferri, del puerto de San Jorge a Las Brisas, en Altagracia y viceversa, el representante legal de la municipalidad envía en diciembre de 2015 una carta dirigida al director general de la DGTA, Manuel Salvador Mora, donde solicita que baje instrucciones a su delegado de San Jorge y Moyogalpa para que suspenda acciones que bloqueen la salida del barco.

Y dos meses después, en febrero de 2016, envía otra para el delegado, donde expone que para cumplir con la revisión es necesario llevar el ferri al dique de Astillero El Diamante, propiedad de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), y por eso solicita prórroga, porque no se tiene habilitado ese sitio. Las dos son firmadas por Ramiro Carrillo, representante legal de la Alcaldía de Altagracia.

El alcalde de Altagracia, Orlando Meza Gómez, no quiso brindar explicaciones sobre la situación del Rey del Cocibolca I. LA PRENSA/J. FLORES

Lea también: Sequía dificulta ingreso a atracadero de embarcaciones a isla de Ometepe

Al no cumplir con las recomendaciones, que son vitales para la seguridad de las personas y preservación del barco, el 15 de julio de 2016, de acuerdo con documentos de la DGTA en Managua, el delegado Mayorga Cruz le escribe al alcalde Meza Gómez que “de acuerdo con el estado técnico de la embarcación, lo cual es de su conocimiento, esta tiene autorización para realizar viajes con un máximo de 600 personas, hasta no se le realice el mantenimiento pendiente”, cuando la capacidad de fábrica es de mil.

El último informe y sus recomendaciones

La última recomendación llegó luego de realizar una inspección técnica el jueves 27 de julio de 2017. Luego de enumerar las averías, la comisión interinstitucional que estuvo a cargo de las mismas dictó un plazo de cien días calendario para que la embarcación suba a dique seco y se le brinde mantenimiento y reparación. Este plazo empezó a partir del 1 de agosto del presente año.

Exalcalde lamenta chinchineo de la DGTA

El exalcalde sandinista de Altagracia, Crecencio Ruiz Oporta (administración 2005-2009), lamenta saber que el Rey del Cocibolca I está en franco deterioro y la DGTA no pone “mano dura” a las actitudes de los funcionarios de la comuna.

Lea más en: Sequía golpea duro a zonas turísticas de Nicaragua

Ruiz Oporta recuerda que el barco se adquirió en la recta final de su mandato, en 2008, a un costo de 306,000 euros a una empresa holandesa. A esto se le sumaron 270,000 euros en concepto de permisos y dotación para navegar desde Holanda hasta Nicaragua.

Ya estando en aguas nacionales, la administración de Ruiz Oporta gestionó un préstamo de 150,000 dólares con la Caja Rural Nacional (Caruna) para acondicionar el Rey del Cocibolca I y ponerlo en funcionamiento, en 2009.

“El 8 de noviembre próximo o antes que se cumpla (el plazo) van a meter otra carta (las autoridades de Altagracia a la DGTA) y le van a decir ‘denos seis meses más’ y la peligrosidad seguirá aumentando, por eso digo, me extraña que Transporte Acuático esté con este juego”, indica Ruiz Oporta.

Antes de entregar la Alcaldía a quien fue su vicealcalde (Orlando Meza Gómez), Ruiz Oporta dejó en diseño el dique donde pensaba que se repararía el ferri, “porque un barco hay que estarlo sacando, es como que comprés un par de zapatos negro, luego tenés que comprar la pasta y el cepillo porque sabés que tenés que estarlo lustrando”.

Lea también: Tres ferris de Ometepe ya pueden navegar

LA PRENSA fue a la isla de Ometepe para intentar conversar con el alcalde de Altagracia, Orlando Meza Gómez, pero durante dos días no dio la cara ni llamó a los números telefónicos que se le dejaron en recepción. Antes se le llamó y se envió mensajes de texto a sus teléfonos personales, pero no respondió.