Mala cosecha en Argentina salva al maní nicaragüense

El año pasado el sector manicero advirtió que a partir de este ciclo acumularía pérdidas de hasta 25 millones de dólares anuales, provocadas por la competencia desleal que les genera en el mercado internacional el maní producido con subsidio en Estados Unidos.

El gremio manicero plantea que el Gobierno consiga financiamiento para ejecutar el plan de renovación. LA PRENSA/O. NAVARRETE

El año pasado el sector manicero advirtió que a partir de este ciclo acumularía pérdidas de hasta 25 millones de dólares anuales, provocadas por la competencia desleal que les genera en el mercado internacional el maní producido con subsidio en Estados Unidos. Sin embargo, los ingresos generados por el volumen de maní enviado al mercado internacional, entre enero y agosto de este año, reportan un crecimiento del 44.81 por ciento.

Según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), entre el 1 de enero y el 31 de agosto de este año se han exportado 66,243 toneladas de maní, por las que se obtuvieron 85.05 millones de dólares. En el mismo lapso del año pasado solo se habían colocado en el mercado internacional 57,480 toneladas, que generaron 58.73 millones de dólares en ingresos para el país.

Le puede interesar: El maní de Nicaragua levanta cabeza

El repunte, según el dirigente de maniceros Mauricio Zacarías, ha sido provocado por varios factores: el primero es la buena cosecha que se obtuvo el año pasado, por un mejor desempeño de la temporada lluviosa.
Adicionalmente, los envíos de maní al exterior registran un alza de 24.45 por ciento en el precio promedio de venta. Entre enero y agosto del año 2016, el precio promedio que se obtuvo por las ventas de maní fue de 1,020 dólares por cada tonelada. Este año, en ese mismo lapso, dicho precio se ha elevado a 1,300 dólares por tonelada.

Argentina produce menos

Dicho incremento fue empujado, según Zacarías, por una reducción en la producción de maní en Argentina, lo a su vez facilitó la colocación del producto local en el mercado internacional.

“Como el maní no es un commoditie que se fija a futuro, para establecer el precio siempre estamos sujetos al resultado de la cosecha de países como Argentina, Estados Unidos y la India que son grandes productores. Y el año pasado hubo problemas graves en Argentina ”, explica Zacarías.

Lea también: Años de inversión en el maní en Nicaragua amenazados por subsidios agrícolas de EE. UU.

Zacarías añade que “definitivamente este año no hemos sentido tanta presión del dumping de precios como el año pasado. Además nos benefició el incremento de la producción que tuvimos el año pasado”.

Según el Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio, en el ciclo productivo 2016-2017 se sembraron 60,400 manzanas de maní, en las que se obtuvieron 4.10 millones de quintales. Dicho volumen fue superior en 16.5 por ciento al del ciclo anterior, cuando solo se cosecharon 3.50 millones de quintales.

Metas para el ciclo 2017-2018

El Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio del ciclo agrícola 2017-2017 contempla la siembra de 65 mil manzanas de maní en las que se obtendrían 4.40 millones de quintales. Eso permitiría que las exportaciones se incrementen a 2.70 millones de quintales por lo que se percibirían 125 millones de dólares.

El dirigente de los maniceros Mauricio Zacarías explica que pese a que este año “no hubo canícula, porque llovió durante todo ese período” el maní se sembró entre julio y agosto, y la cosecha saldría entre finales de noviembre e inicios de febrero.