Las vidas de Horacio Aguirre Baca

Cuando era muy joven se enfrentó a la dictadura del primer Somoza y debió exiliarse”. El periódico que fundó “lo consagró a la defensa de la democracia y la libertad… No hubo causa justa en la que no se enrolara Horacio Aguirre…”

abstención

El periodista y escritor Carlos Alberto Montaner, cuya columna semanal de opinión se publica en muchos periódicos de las Américas y todos los domingos en LA PRENSA, hizo una semblanza verbal de despedida del recientemente fallecido periodista y abogado de origen nicaragüense, Horacio Aguirre Baca, durante la misa de cuerpo presente que le fue ofrecida el lunes de esta semana en la iglesia Santa Rosa de Lima, de Miami.

Horacio Aguirre Baca, quien fuera fundador y director del periódico en español Diario las Américas que se publica en Miami, falleció el viernes de la semana pasada en esa misma ciudad estadounidense.

Horacio Aguirre Baca, dijo Carlos Alberto Montaner, vivió una vida personal —la primera de sus cinco vidas— con integridad y coherencia, “sin disonancias entre lo que se piensa y dice y lo que se hace”.

Vivió también una admirable vida familiar, como hermano, esposo, padre y abuelo ejemplar, que educó a sus hijos y nietos para que fueran útiles a la sociedad. “Y lo logró con creces”, dijo Montaner.

También “Horacio Aguirre Baca tuvo una gran vida profesional”. Fundó en julio de 1953 y dirigió por mucho tiempo el Diario las Américas. “Le dio trabajo a decenas de personas. Les dio voz a los demócratas (y exiliados cubanos, nicaragüenses y de otras nacionalidades latinoamericanas) que querían expresarse”. Fue presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

La cuarta vida de Horacio Aguirre Baca —expresó Montaner— fue la cívica: “La que tiene que ver con nuestras responsabilidades con la sociedad y con las instituciones donde anida nuestra existencia en común… Horacio Aguirre nunca se evadió de ellas.

Cuando era muy joven se enfrentó a la dictadura del primer Somoza y debió exiliarse”. El periódico que fundó “lo consagró a la defensa de la democracia y la libertad… No hubo causa justa en la que no se enrolara Horacio Aguirre…”

Y la quinta vida de Horacio Aguirre —explica Montaner— fue la lúdica. “Comprendía que no solo de éxitos profesionales vive el hombre. Amaba la poesía de Rubén Darío” pero también “conocía a fondo la de Amado Nervo, de José Martí, de Juan de Dios Peza…” Y lo mismo “amaba la zarzuela y el bel canto” y “le encantaba patrocinar estas formas muy constructivas de cultivar el ocio”.

No se podía haber hecho una mejor elegía de Horacio Aguirre Baca, como la que hizo Carlos Alberto Montaner ante su féretro. Fue el elogio que merecía ese ilustre nicaragüense que con su hermano Francisco renunciaron a una posición privilegiada de poder al lado de Anastasio Somoza García, por defender al gobierno constitucional de Leonardo Argüello —víctima de un golpe de Estado de Somoza en mayo de 1947—, se fueron al exilio a servir desde allí a la causa de la libertad y la democracia.

El doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal tuvo mucho aprecio por don Horacio Aguirre Baca con quien compartía el culto a la libertad de prensa. Y ahora LA PRENSA lamenta el deceso de ese gran nicaragüense, hace propia la valoración de Carlos Alberto Montaner sobre sus cinco vidas ejemplares y envía un sentido pésame a sus familiares en Nicaragua y Estados Unidos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: