Cómo salir del círculo vicioso de los adelantos de salario

Te mentiría si te digo que te traigo la receta mágica para que a partir de la próxima quincena no volvás a recurrir al adelanto de salario: necesito de que vos también hagás lo tuyo, pongás de tu parte y en pocas quincenas tu pago completo será realmente tuyo.

los centavos

Gisella Canales Ewest.

Hablemos con claridad: el primer paso para que salgás del círculo vicioso de los adelantos de salario es identificar –y admitir– lo que no estás haciendo bien. Una emergencia puede pasarle a cualquiera, no tener el suficiente dinero en el fondo para esas emergencias (si es que lo tenías), también, pero si cada quincena la historia es la misma y te ves prácticamente en la obligación de hacer un adelanto de sueldo porque si no, no podrías sobrevivir, es momento de hacer algo. El problema es que te mentiría si te digo que te traigo la receta mágica para que a partir de la próxima quincena no volvás a recurrir al adelanto de salario: necesito de que vos también hagás lo tuyo, pongás de tu parte y en pocas quincenas tu pago completo será realmente tuyo.

Supongamos que tu salario total o bruto es de C$10,000 (cercano al salario promedio nacional), lo que te dejaría una paga neta (luego de las deducciones de INSS e IR) de C$9,218.75, o bien C$4,609.37 cada quincena. Pero llevás meses adelantando C$2,000 del siguiente pago, lo que restando la comisión te deja unos C$2,500 quincenal. ¿Si no te ajustaste con C$4,609.37, cómo vas a hacer con sólo C$2,500? Eso te lleva a que la siguiente quincena hagás otro adelanto (si acaso no uno mayor) y así sucesivamente. Y esto podría empeora si al mismo tiempo tenés deudas sin control, creciendo cada mes.

Lea también: ¿Tu dinero crece o se reduce?

¡Alto! Si la quincena que pasó ya lo hiciste, el primer paso es por lo menos levantar tu lista de gastos imprescindibles para la quincena que viene, las cosas vitales y que no podés obviar; aunque lo ideal es que empecés a presupuestar (aquí te enseño cómo). Olvidate temporalmente de las salidas y gustitos –al menos durante estas quincenas en que vamos a hacer este ejercicio–. Incluso, si debés algunos “abonos” que no te cobren intereses (como las ventas de oficina) y te pueden esperar una quincena más, hacelo mientras acomodás tus gastos sin presión.

El segundo paso es planificar tu siguiente adelanto de salario. Sí, así como leíste: ya tenemos claro que estás en una situación en la que dependés directamente de adelantar parte de tu próxima quincena, pero haremos algo distinto: vas a adelantar menos. ¿Cuánto menos? Eso dependerá de tus ingresos y gastos que podás recortar.

Recomendado por la autora: Alerta, emprendedora: estas son las desventajas que debés superar

Cuando hagás cuentas probablemente te darás cuenta que en un par de quincenas podrías eliminar los adelantos, en otros casos podría tomar más tiempo. Lo importante es empezar.

Volviendo al ejemplo del salario de C$10,000 (que realmente son C$9,218.75) con adelanto de salario de C$2,000 quincenal, te traigo la siguiente propuesta:

Como podrás ver, consiste en reducir los gastos en 500 córdobas por quincena e irlos restando del anticipo de pago. Si venías sacando 2,000 luego serán 1,500, luego 1,000 y así sucesivamente.

La tarea ahora es revisar cuánto podés recortar de tus gastos (quizás son más de C$500) y con base en ello determinar cuánto irás reduciendo en el adelanto de salario. Con perseverancia podrías recuperar tu pago completo en menos quincenas. ¿Te animás a hacer tu plan?

(*) Consultora en educación financiera y autora de Dele Peso a sus Pesos.
consultas@delepesoasuspesos.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: