James Franco brilla con el homenaje a la peor película del mundo

El actor presentó en el Festival de San Sebastián The Disaster Artist, una película que dirige y protagoniza y con la que homenajea a la mítica The Room, conocida como "la mejor peor película del mundo"

james franco

El actor y director estadounidense James Franco se presenta durante un «photocall» para promocionar su película «The Disaster artist» durante el 65 Festival de Cine de San Sebastián, en San Sebastián. AFP/Ander Gillenea

James Franco presentó en el Festival de San Sebastián The Disaster Artist, una película que dirige y protagoniza y con la que homenajea a la mítica The Room, conocida como «la mejor peor película del mundo», una historia en la que «ha ido hasta el fondo», sin artificio.

«Si solo haces una imitación sería muy superficial, y una de las cosas más importantes que hemos intentado es ir hasta el fondo, es especialmente importante hacerlo bien con un personaje como este», señaló en una entrevista con Efe antes de la presentación de un filme con el que compite por la Concha de Oro de San Sebastián.

Franco se transforma mágicamente en el extravagante Tommy Wisau, creador de The Room (2003), un hombre casi desconocido del que solo ha perdurado su imagen imposible (hasta que él la puso de moda) y su pasión por el cine.

https://pics.filmaffinity.com/the_disaster_artist-267344284-large.jpg

Millonario sin saber de dónde, «americano» de ningún lugar -su acento sonaba al este de Europa, pero jamás desveló su lugar de origen-, Wisau ha sido un filón para Franco, cuyos mejores papeles han sido siempre personajes reales, como James Dean, que le dio el Globo de Oro en 2002.


James Franco ha hecho, como actor, más de un centenar de películas, entre ellas City by the Sea (2002), Tristán + Isolde (2005) o In the Valley of Elah (2007), pero también ha rodado, como realizador, más de una veintena.


«He interpretado muchos personajes basados en personas reales, pero cuando interpretas a un personaje real que encima es un actor tanto su forma de comportarse, como su físico, se convierten en algo muy importante porque la gente se fija mucho en eso, va a ver cómo habla y qué pinta tiene, y va a comparar», explica el actor californiano.

Y concluye que «hay que entender al personaje por fuera, pero también por dentro».

No sabía de la existencia de The Room

Inolvidable superviviente en 127 Hours (2010), de Danny Boyle, con la que consiguió su primera y única nominación al Óscar, James Franco, como muchos otros cinéfilos, no había oído hablar de The Room.

«La película lleva en los cines 14 años, pero yo no sabía nada de ella, había un panel publicitario muy divertido en la calle, pero no se entendía, era un número de teléfono y la cara de Tommy», explica.

James Franco (i), posa junto al actor, Dave Franco (d), tras presentar su película «The disaster artist». EFE/Juan Herrero

Afortunadamente, dice, «el otro actor -Greg Stero, al que interpreta en la cinta su hermano Dave Franco- escribió un libro, The Disaster Artist y en cuanto lo leí supe que ahí había una gran película».

Wisau, considera el actor, «era un auténtico cineasta con aspiraciones artísticas pero era un outsider, estaba al margen de Hollywood».
«Era un artista de una pasión sin dobleces. Tommy dirigió The Room con la intención de que fuera un drama y la gente se partió de risa al verla».

El libro, añade, contenía también «la historia de las entrañas de la industria narrada a través de unas personas que estaban al margen, como ocurría en Ed Wood, película que me gusta mucho».

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: