Crecen las tensiones políticas en España por referéndum de Cataluña

El Gobierno español exigió al Ejecutivo de Cataluña que cese en su actitud de “desobediencia”, sin embargo la administración catalana mantiene la convocatoria del 1 de octubre

Jóvenes salen a las calles de Barcelona para protestar por el referéndum de Cataluña. LA PRENSA/AFP

El Gobierno español exigió este jueves al Ejecutivo de Cataluña que cese en su actitud de “desobediencia”, suspenda el referéndum independentista del 1 de octubre, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, y reconozca la “autoridad judicial” para que los cuerpos de seguridad impidan la votación.

A tres días de la consulta secesionista, representantes de ambos gobiernos se reunieron en la Junta de Seguridad de Cataluña, el órgano político de coordinación policial regional, convocada unilateralmente el miércoles por el presidente catalán, Carlos Puigdemont.

En dicha reunión, el secretario de Estado español, José Antonio Nieto, advirtió a los miembros del Gobierno catalán del carácter radical de las protestas secesionistas de los últimos días, que podrían desembocar en situaciones de tensión si se hace creer a los ciudadanos que la consulta del 1 de octubre es válida.

Puede leer: Policía alerta del “riesgo” de disturbios ante cierre de colegios en Cataluña

A pesar de las advertencias del Gobierno central, el ejecutivo catalán mantiene la convocatoria del referéndum. El consejero de Interior, Joaquim Forn, reconoció que no pueden ni negar ni obviar la resolución judicial que ordena cerrar todos los locales públicos para la celebración del referéndum aunque, indicó que “lo más importante es salvaguardar la convivencia“.

“Es importante el cumplimiento de la ley, de las decisiones judiciales, pero también existe un bien superior, que es la convivencia ciudadana”, precisó Forn, quién garantizó que los Mossos “adecuarán” el cumplimiento de la resolución judicial al principio de proporcionalidad para evitar males mayores.

Incautan material electoral

También indicó que durante la reunión de la Junta de Seguridad los representantes catalanes expresaron su malestar por el envío a Cataluña de unos 10,000 efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, precisamente cuando, se requisaron 2.5 millones de papeletas, cuatro millones de sobres y un centenar de urnas en una localidad a 65 kilómetros de Barcelona, en la segunda mayor incautación de material electoral llevada a cabo por ese cuerpo para evitar que se celebre el referéndum independentista.

La policía resguarda la seguridad en el la Delegación del Gobierno Español en Barcelona. LA PRENSA/AFP

La incautación se produjo en un almacén de la ciudad de Igualada, gobernada por la formación independentista PDeCAT, uno de los partidos que impulsa la consulta secesionista.

Según los propietarios del almacén, las urnas, las primeras requisadas por la policía en su despliegue para impedir la votación, eran para las elecciones a la presidencia del FC Barcelona, señalaron. Un portavoz del club de fútbol dijo que dicha empresa “había sido proveedora del club”.

También se han clausurado decenas de páginas webs sobre la consulta y detuvieron a altos cargos del gobierno regional implicados en su organización, lo que generó fuertes protestas en esta región de 7.5 millones de habitantes.

Los estudiantes se manifiestan

Según cifras de la policía municipal, unos 16,000 estudiantes en huelga salieron este jueves a las calles de Barcelona, como parte de la “movilización permanente” de los separatistas catalanes, a tres días del referéndum de independencia prohibido por la justicia española. Por lo que el gobierno y la justicia española desplegó un amplio dispositivo legal y policial.

Le puede gustar: Madrid trata de “neutralizar” los colegios electorales en Cataluña

Los participantes en estas concentraciones son alumnos de secundaria, bachiller y universidad, al tiempo que se abría una polémica con los estudiantes de primaria por las denuncias de algunos padres ante el supuesto uso de los niños para que participen en actos de apoyo al referéndum.

La movilización estudiantil podría traducirse en la ocupación de colegios susceptibles de servir para la votación del domingo, en un intento de impedir la orden judicial de precintarlos a más tardar el viernes por la noche.

Advertencia del Banco de España

Por su lado, el Banco de España advirtió de los “riesgos” que entraña la tensión política en Cataluña. “En el plano interno, las tensiones políticas en Cataluña podrían afectar eventualmente a la confianza de los agentes y a sus decisiones de gasto y condiciones de financiación”, indicó en su informe trimestral, en el que mantuvo sus previsiones de crecimiento para 2017 (3.1%).

También mostraron su preocupación ante la situación dos expertos de las Naciones Unidas.

España dirá a la Unión Europea que no habrá referéndum en Cataluña

El Gobierno de España trasladará a sus socios europeos durante la cumbre informal de líderes de la Unión Europea (UE) en Tallin, a la que no asistirá el presidente, Mariano Rajoy, que no habrá referéndum el 1 de octubre, se restablecerá el orden constitucional y a partir de ahí podrá haber diálogo.

Así lo indicaron fuentes gubernamentales en Tallin, donde esta noche se reunirán los líderes de la UE en una cena informal antes de celebrar mañana una cumbre, también de carácter informal, en torno al futuro digital en Europa.

España trasladará a sus socios “que no va a haber un referéndum, que la legalidad (…) se va a restablecer en Cataluña y que, a partir de ahí, una vez estemos de nuevo en el marco de la legalidad constitucional, el Gobierno, como siempre, está dispuesto a dialogar”, señalaron fuentes gubernamentales.

Lea también: Manifestación masiva por la independencia de Cataluña

El Ejecutivo español no ha pedido a sus socios de la UE una declaración expresa sobre Cataluña y descarta una mediación de Bruselas porque el Ejecutivo está dispuesto a dialogar una vez se restaure la legalidad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: