Expertos llaman a transformar el obsoleto sistema educativo nicaragüense

Para el exministro de educación, Carlos Tünnermann Bernheim, el informe del Banco Mundial, evidencian que el sistema educativo necesita una profunda transformación

Mined, educación

El régimen de Nicaragua estima que la matrícula escolar para el 2020 supere los 1.7 millones de estudiantes en primaria y secundaria. LA PRENSA/ARCHIVO

El exministro de educación, Carlos Tünnermann Bernheim, señaló que los malos resultados que obtuvo Nicaragua en el informe Aprender para hacer realidad la promesa de la educación, publicado por el Banco Mundial, evidencian que el sistema educativo necesita una profunda transformación.

Según el organismo internacional “cuando en 2011 se tomó una prueba a los estudiantes de tercer grado de Nicaragua, tan solo la mitad pudo resolver la suma 5 + 6”. Esta información fue respaldada por expertos en Educación y por otro lado, los representantes del Gobierno dijeron sentirse ofendidos.

“Lo que necesita nuestro sistema educativo en todos sus niveles es trasladar el énfasis en los procesos de enseñanza y aprendizaje… Lo más importante es lo que el estudiante realmente aprende independientemente del número de grados que apruebe”, explicó Tünnermann Bernheim.

Lea: Pobreza educativa quedó expuesta en Nicaragua

“Para eso tenemos que abandonar el sistema tradicional que pone el énfasis en las clases expositivas de los maestros y trasladarlo al sujeto que aprende, es decir, el estudiante, así como también en los exámenes, lo que corresponde evaluar no es si el estudiante repite lo que el profesor dictó en la clase sino lo que realmente incorporó a su estructura cognitiva, es decir, a lo que realmente aprendió”, agregó el experto.

Un respaldo a la sociedad civil

Por su parte, el experto en Educación del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), Alex Bonilla, reiteró que este mal desempeño de los estudiantes nicaragüenses es parte de lo que han venido anunciando las organizaciones de la sociedad civil y que el Gobierno no ha querido reconocer.

“Hay algunas cosas que nosotros las hemos corroborado a través de las investigaciones; por ejemplo, el tema de la inversión, otro tema que no está dicho de una manera concreta (en el informe del Banco Mundial) es la formación de los maestros”, dijo Bonilla.

Le puede interesar: Estudiantes van a la escuela, pero no aprenden, según Banco Mundial

Asimismo, agregó: “Realmente la alarma no está en que el Gobierno no quiera reaccionar, más bien eso viene a corroborar lo que ha venido diciendo la sociedad civil que se ha especializado el sistema educativo en los últimos diez años”.

Tanto Tünnermann como Bonilla, coinciden en que urge cambiar de una política de escolarización por una política de calidad educativa.

Mensajes a los Estados

En el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación se sostiene que, sin aprendizaje, la educación no podrá ser el factor determinante para poner fin a la pobreza extrema, generar oportunidades y promover la prosperidad compartida.

Lea además: Banco Mundial se distancia de nuevas cifras de pobreza de Nicaragua

En muchos sistemas educativos del mundo, los niños aprenden muy poco: aun después de varios años de escuela, millones de estudiantes carecen de las competencias básicas de lectura, escritura y aritmética.

La crisis del aprendizaje está ampliando las brechas sociales en lugar de cerrarlas.

13,048 millones de córdobas es el presupuesto que le asignó este año la Asamblea Nacional al Ministerio de Educación (Mined), institución que vela por la formación de la mayoría de los niños

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: