Cartas al Director

En la actualidad, el poder político limita los espacios comúnmente utilizados, como las huelgas, protestas, entre otros; mediante la intimidación y amenazas

Ciudadanía activa y vigilante de los abusos del poder    
El Índice Global de la Impunidad (IGI) 2017 elaboró 11 recomendaciones de políticas públicas globales contra la impunidad. Una de estas recomendaciones es: ciudadanía activa y vigilante de los abusos del poder.

En el IGI del 2017 Nicaragua ocupa el puesto número nueve de 69 países estudiados, en la lista de los países con mayor índice de impunidad.

El IGI 2017 agrega que “los países que cuentan con organizaciones sociales activas y participativas que buscan ser vigilantes permanentes del uso de los recursos públicos y del ejercicio de las políticas, tienden a presentar menores niveles de impunidad”.

¿Qué es un ciudadano activo? Es aquel que se involucra en todos los espacios comunitarios, que implica lo político, social, religioso, cultural, entre otros. Es alguien que exige a los tomadores de decisión el cumplimiento de sus derechos.

En un Estado Social de Derecho esta actividad es una tarea espontánea y forma parte de la vida cotidiana del ciudadano. En cambio, en un régimen dictatorial donde imperan el miedo y la incertidumbre difícilmente identificaremos personas ejerciendo una ciudadanía activa y vigilante.

Recientemente, la población guatemalteca ha demostrado que no basta con sentirse indignados ante los actos de corrupción o decisiones unilaterales adoptadas por los funcionarios públicos sin tomar en cuenta la opinión del pueblo. Es necesario ejercer una ciudadanía activa mediante la protesta pacífica. En Nicaragua los campesinos de Nueva Guinea y San Miguelito han dado una lección de ciudadanía activa y vigilante a lo largo de las 93 marchas que han realizado como protesta ante la Ley No. 840.

En la actualidad, el poder político limita los espacios comúnmente utilizados, como las huelgas, protestas, entre otros; mediante la intimidación y amenazas.

Pero debemos de estar convencidos que nada bueno lograremos con quedarnos en silencio. Es necesario ejercer mecanismos de vigilancia ante los abusos del poder, para ello se hace indispensable el conocimiento de la legislación nacional e internacional, posteriormente, poner en práctica lo aprendido a través de la denuncia ciudadana que puede ser publicada con fundamentos de prueba en los pocos espacios de comunicación o en redes sociales y proyectar al mundo las diferentes vulneraciones de derechos.

Es nuestra tarea hacer un examen de conciencia y pensar en la Nicaragua que anhelamos heredar a nuestros hijos y las opciones son: el miedo que nos conduce a la sumisión del poder político partidario o la libertad de sentirnos ciudadanos capaces de ejercer una ciudadanía activa y vigilante de los abusos del poder.

“Qué futuro más incierto el de una sociedad en la cual la ley no se respeta, impera la corrupción y los ciudadanos son indiferentes”, monseñor Silvio José Báez.
Martha Patricia Molina.   

No botes tu voto   
Hace unos días leí una publicación de monseñor Juan Abelardo Mata Guevara, obispo de la Diócesis de Estelí en la cual decía que en este proceso electoral municipal no había por quién votar. Me sumo a lo expresado por monseñor Mata porque definitivamente no hay por quién votar porque todos son iguales, los miembros y candidatos de estos partidos políticos, solo se acuerdan de este pueblo y sus amistades cuando hay campañas políticas, luego se olvidan.

Cuando llegan al poder no hacen absolutamente nada por sus electores es por ello que digo no botes tu voto porque votar por esos candidatos es botar el voto y perder el tiempo en una Junta Receptora de Voto. Haz patria, no botes tu voto en esta farsa electoral.
Máximo M. Castillo (Mexicano).

Sobre la inmortalidad del alma  
La muerte de una persona próxima, con la que hemos vivido situaciones y momentos entrañables es una realidad dolorosa y que nos remueve. “Eso que les ocurre a otros” —la muerte— puede ser un hecho que agudice interrogantes capitales como: la subsistencia del alma, su inmortalidad y su destino, y que, a veces, lo expresamos sintéticamente, con un “descanse en paz” o “Dios acoja su alma”.

En la historia del pensamiento y en las culturas, encontramos explicaciones diversas sobre la inmortalidad: desde la subsistencia, por ser espiritual, a su negación por disolución con el cuerpo.

Puede ayudarnos en este intento de búsqueda y explicación, el realismo de que el ser humano lo es por un principio de vida que informa el cuerpo y con el que forma una unidad: el ser personal. Es tan humano el alma como el cuerpo. Más, ¿por qué subsiste el alma separada del cuerpo tras la muerte? Interrogante al que se suele responder por ser espiritual y simple; naturaleza del alma humana que se intuye al constatar las manifestaciones del pensamiento y de búsqueda de la verdad, del bien, de la belleza, del orden moral, de la libertad, de la tendencia a la felicidad. Otros razonamientos afirman su necesidad por la exigencia de una justicia por el bien o por el mal realizados y no reconocidos en esta vida.

Llegados a estos atisbos, es necesario abrir nuestro horizonte a la luz de la Revelación y a la Fe sobrenatural. Desde el creacionismo, el ser humano recibe el alma por un acto creador de Dios. Los crea hombre y mujer para ser felices buscando y amando a Dios. Planes que fueron truncados por el pecado original, y, con él, sus consecuencias, entre ellas la muerte.

Mas, la misericordia de Dios, que descubrimos en la historia de la salvación, sale al encuentro del hombre, culminando con la encarnación, muerte y resurrección de Jesucristo, que, asumiendo la naturaleza humana, hace posible la elevación a la participación en la vida divina. Cristo “asumió la muerte en un acto de sometimiento total y libre a la Voluntad de Dios”. Con su obediencia venció la muerte y ganó la resurrección para la humanidad. Esperanza que San Agustín, en Las Confesiones, lo expresó así: “Nos has hecho, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”.
José Arnal Agustín.   

Ventas en aceras de Matagalpa   
En Matagalpa se está haciendo muy difícil el paso de peatones por algunas aceras del centro de esta homónima cabecera departamental, en donde existen ventas informales que obstaculizan la pasada de los transeúntes por dichas aceras; como sucede actualmente en las inmediaciones de la agencia de viajes El Centenario, del barrio El Progreso, en donde se venden frutas y comidas con el mencionado problema de circulación.

Sobre tal situación el Concejo Municipal de la Alcaldía de este departamento debe hacer un reordenamiento para que dichas aceras sean de uso muy exclusivo para los peatones.
Salvador Pérez González.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: