Trump condiciona DACA a sus políticas migratorias

El presidente de EE.UU. dijo a los líderes del Congreso que sus prioridades de inmigración deben ser aprobadas a cambio de extender el programa que beneficia a los llamados "dreamers"

dreamers, Estados Unidos, soñadores

Los “dreamers” o soñadores son aquellos que entraron a Estados Unidos con menos 16 años, y que han vivido en el país norteamericano desde 2007. LA PRENSA/AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo a los líderes del Congreso que sus prioridades de inmigración deben ser aprobadas a cambio de extender el programa que aplaza la deportación de cientos de miles de inmigrantes jóvenes, muchos de los cuales fueron traídos ilegalmente al país cuando eran niños.

La lista de exigencias de Trump incluye aprobar fondos para construir un muro en la frontera con México, agilizar la expulsión de menores centroamericanos que llegaron solos a Estados Unidos, contratar a 10,000 nuevos agentes fronterizos y a miles de fiscales y jueces migratorios, disminuir fondos a las «ciudades santuario» que se niegan a denunciar a los indocumentados ante el gobierno federal y la eliminación de la lotería que otorga 50,000 «Green cards» o permisos de residencia y trabajo por año.

Lea además: Trump habla de regularizar a “Dreamers” y sorprende a conservadores

Muchas son políticas que los legisladores demócratas han rechazado explícitamente y amenazan con frustrar las actuales negociaciones sobre un proyecto de ley que proteja a casi 700,000 inmigrantes jóvenes conocidos como “dreamers”.

La idea de la construcción del muro ha sido rechazada frontalmente por la oposición demócrata, que ha amenazado en anteriores ocasiones con cerrar el Gobierno si se incluye en cualquier ley de gasto partidas para financiar el muro, cuyo coste está estimado en 25,000 millones de dólares.

DACA

Estos jóvenes quedaron amparados de la deportación y pueden trabajar legalmente en el país gracias al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), instaurado por el gobierno de Barack Obama pero al que Trump puso fin en septiembre.

El mes pasado, el gobierno de Trump anunció que el 6 de marzo de 2018 comenzará a eliminar gradualmente el programa DACA. Su decisión deja la suerte de estos jóvenes en el Congreso, que debe demostrar si es capaz de aprobar en pocos meses lo que no ha logrado en más de 15 años.

Una reunión celebrada por Trump en la Casa Blanca a mediados de septiembre con los líderes demócratas del Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, abrió la puerta a una negociación bipartidaria para «salvar» a los Soñadores. Pero la exigente lista de condiciones del presidente les ha tomado por sorpresa.

«Esta lista va mucho más allá de lo que es razonable» e incluye el muro con México «que había sido explícitamente descartado de las negociaciones», denunciaron Pelosi y Schumer en un comunicado conjunto.

Crueldad

Las exigencias de Trump «son una lista de crueldades con los inmigrantes», estimó por su parte Héctor Figueroa, presidente de uno de los mayores sindicatos de trabajadores inmigrantes en Estados Unidos, el 32BJ SEIU, en un comunicado.

Lea también: Donald Trump elimina DACA y el sueño de 800 mil jóvenes indocumentados

«Proteger a los Soñadores no debe estar condicionado a tratar a sus padres y a millones de otros inmigrantes como chivos expiatorios y criminales. No debe implicar el otorgamiento de fondos para expandir las fuerzas armadas a fin de seguir aterrorizando a las comunidades de inmigrantes o para construir su ridículo muro», añadió. Las condiciones de Trump son «píldoras envenenadas» que buscan «descarrilar esfuerzos bi-partidarios para reformar nuestro sistema migratorio inmoral, cruel, vetusto», estimó la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla).

«El Congreso solo debe estar preocupado por un principio: hallar una solución permanente, sensible, humana a la crisis que Trump creó al levantar la alfombra sobre la cual había un millón de jóvenes inmigrantes protegidos por el DACA».

Condiciones draconianas

«Yo no quiero una Green Card a cambio de que juzguen y expulsen a estos niños de Honduras y El Salvador para que enfrenten horrores increíbles en sus países», dijo el ‘Dreamer’ César Vargas, el primer abogado abiertamente indocumentado de Nueva York, que ha defendido a varios de estos menores.

«Estas exigencias no tienen como objetivo dar más seguridad a nuestras fronteras, la meta es apuntar contra los inmigrantes y deportarlos, y no importa si no tienen antecedentes penales. Son principios draconianos, de la derecha supremacista y nacionalista; punto», estimó Vargas.

Lea además: Trump elimina protección migratoria a jóvenes “dreamers”

El reclamo del gobierno «frena totalmente cualquier debate migratorio razonable», opinó por su lado Javier Valdez, co-presidente de la ONG de defensa de los inmigrantes latinos Make the Road New York.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: