Pensionados exigen cuentas claras en pago al INSS

Los pensionados también exigen la suspensión del segundo aguinaldo que tradicionalmente reciben los trabajadores del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social

Además de exigir la suspensión del segundo aguinaldo que tradicionalmente reciben los trabajadores del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pensionados demandaron este miércoles al Gobierno una explicación clara sobre el reciente pago que el Estado hizo a dicho instituto.

Lo anterior es porque las cifras estimadas que los jubilados manejan con base a cifras oficiales no cuadran con el monto enterado.

El Gobierno a través de la reforma al presupuesto aprobado esta semana, dispuso pagar al INSS 562 millones de córdobas, supuestamente en concepto de contribución del 0.25 por ciento del Estado sobre el total de la masa salarial de los asegurados activos de 2015 y 2016.

Lea además: Gobierno incluye el aporte del Estado al INSS en el Presupuesto General

Sin embargo, en el anexo de la reforma presupuestaria enviada por el Ejecutivo y aprobada por la Asamblea Nacional esta semana, se explica que del monto total, 306.80 millones de córdobas corresponden a “Deuda histórica” con el INSS; otros 235.37 millones son para el pago del 0.25 por ciento de los años 2015 y 2016; y 17.63 millones de córdobas a pensiones especiales 2015, sin especificar a cuáles.

¿Y el 2014 dónde está?

La primera interrogante que se hacen los jubilados es ¿dónde está la contribución del Estado correspondiente a 2014? Esto tomando en cuenta que el Fondo Monetario Internacional en su último reporte señaló que la deuda histórica que se originó desde 1979 estaba cortada hasta 2013, y que desde entonces no se incorporaba la contribución del 0.25 por ciento en el Presupuesto General de la República.

La deuda histórica hasta 2013 corresponde a un monto total de 500 millones de dólares, que se paga anualmente en cuotas de 10 millones de dólares a través del Presupuesto.

Puede leer: Desaceleración de la economía golpea al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social

Ricardo Zambrana, miembro de la Asociación de Pensionados y Jubilados de Masaya, dijo que según cálculos hechos por economistas, si el Gobierno hubiese cancelado el 0.25 por ciento correspondiente a 2014, 2015 y 2016 este debió sumar 623.19 millones de córdobas.

Solo en 2014, según Zambrana, la deuda del Estado por este concepto fue de 176.94 millones de córdobas, los que no fueron incorporados en la reforma reciente. Además, en 2015, tomando en cuenta que la masa salarial se incrementó en los siguientes años por más afiliados y ajustes salariales, este aporte debió ser de 204.89 millones de córdobas; y en 2016 de 241.36 millones .

Los dirigentes de pensionados de Masaya demandan una explicación al Estado del pago que hizo esta semana al INSS. LAPRENSA/W.ÁLVAREZ

Otra duda de jubilados

Otra de las interrogantes que se hicieron los jubilados es por qué se incorporaron 306.8 millones de córdobas en concepto de “Deuda histórica” si se supone que cuando se aprobó el Presupuesto 2017 se destinó una partida similar bajo ese concepto.

No obstante, Zambrana dijo que debe ser el titular de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, y el presidente del INSS, Roberto López, quienes deben despejar estas dudas de un instituto que pertenece a los trabajadores, pensionados y empresas.

En el Balance Financiero del INSS, publicado por el Banco Central de Nicaragua, efectivamente se refleja que el Ejecutivo aún no hacía efectivo hasta julio de este año el pago de su cuota correspondiente a la deuda histórica.

También: ¿Por qué la crisis del INSS sigue sin tocar fondo?

Eso implicaría entonces que de los 623.19 millones de córdobas que el Estado acumuló en deuda adicional desde 2014, realmente en la reforma presupuestaria solamente se pagó por ese concepto 235.37 millones de córdobas, indicarían las cifras preliminares.

Pago insuficiente

Henry Briceño, también miembro de esta organización que asocia a más de 320 pensionados de Masaya, señaló que el pago del 0.25 por ciento del Estado no es suficiente para lograr la sostenibilidad financiera del instituto, que para ello lo que urge es una reingeniería interna para hacerlo más eficiente y reducir el supernumerario en su planilla.

“No es cierto que con esa partida (del Estado) se resuelva el problema del INSS, este va más allá de esa cuantía. El problema del INSS se resuelve con una reingeniería en el aparato administrativo de todas las sucursales del INSS”, afirmó. Esta reingeniería pasa por suspender el pago de un segundo aguinaldo a los trabajadores de este instituto y ajustar a la baja los “macrosalarios”.

Briceño dijo que López mintió cuando en semanas pasadas afirmó que tienen congeladas las contrataciones en el instituto y señaló que en los próximos días van a demostrar que se sigue ensanchando la planilla con salarios mayores a 20,000 córdobas mensuales.

Pero lo que más rechazan los jubilados es la decisión del Seguro Social de recortar la atención médica a los pensionados y deteriorar la atención médica a los beneficiarios.

“Ante todo ello no nos queda más camino que ir a las calles a protestar cívicamente por nuestros derechos adquiridos. Nuestra demanda al INSS es clara. Que nos entreguen las medicinas que nos han arrebatado y que las previsionales brinden un servicio humano”, dijo Francisco Aguirre, presidente de esta asociación. La asociación presentará en los próximos días propuestas para salvar al INSS.

Convocan a marcha

La Asociación de Pensionados y Jubilados de Masaya convocó para mañana una marcha, con el fin de exigirle al INSS una explicación por la reducción en la entrega de medicina y la claridad en las finanzas.
La marcha saldrá del Parque Central de Masaya a las 8:00 de la mañana.