Canasta básica «se come» poder de compra en Nicaragua

Los constantes aumentos en los precios de los alimentos son el resultado de una ola de especulación en los precios y la centralización en la cadena de distribución de algunos productos como el arroz y el pollo

Los precios de los principales productos de la canasta básica preocupan a los consumidores. LA PRENSA/Carlos Valle

Mientras el poder de compra de los asalariados afiliados a la Seguridad Social se incrementó 114 córdobas hasta agosto de este año respecto a igual período del año pasado, la canasta básica acumulaba un aumento hasta septiembre de este año de 328.72 córdobas, según reflejan cifras del Banco Central de Nicaragua.

Hasta el noveno mes del año se requerían 12,781.50 córdobas para comprar los 53 productos que contempla la cesta familiar.

En igual período del año pasado se necesitaban 12,452.78 córdobas para comprar todos los productos, incluida la asignación de 900 córdobas contemplados para el pago de alquiler de vivienda.

Le puede interesar: ¿Por qué la FAO dice que la lucha por el hambre cero se ha estancado?

Los números indican que el encarecimiento de la cesta familiar se ha sentido principalmente en los alimentos y bebidas, porque mientras en septiembre del año pasado se requerían 8,239.07 córdobas, en similar período de este año eran 8,365.43 córdobas, es decir 126.36 córdobas adicionales.

El economista y catedrático Luis Murillo indica que los nicaragüenses estarían enfrentando esta alza en los productos de la canasta básica con la reducción del consumo sobre todo en los alimentos.

Menor porción

“Si una familia antes compraba dos kilos de arroz ahora está comprando un kilo y medio, eso los lleva a servir menos porción, lo que se traduce a una amenaza a la seguridad alimentaria”, afirma.

Murillo enfatizó que los constantes aumentos en los precios de los alimentos son el resultado de una ola de especulación en los precios y la centralización en la cadena de distribución de algunos productos como el arroz y el pollo.

Lea también: Gobierno de Nicaragua tiene en vilo a talleres de calzado

Si bien existen productos alimenticios sustitutos, el economista considera que no existen muchas opciones al respecto. “El problema es que hay algunos sustitutos que no son tan sustituibles como el caso de la chiltoma, el tomate, los huevos que han subido (de precio), en algunos casos se puede sustituir por papa los carbohidratos, pero en la realidad la estrategia es reducir y castigar lo que es la seguridad alimentaria y nutricional, eso viene a repercutir los niveles de productividad porque una persona menos nutrida rinde menos en el trabajo”, afirma.

Según la Encuesta Nacional de Hogares sobre Medición de Nivel de Vida, del Instituto de Información de Desarrollo, el 41.6 por ciento del consumo de los nicaragüenses se destina para alimentos.

Poder de compra con crecimiento insuficiente

El aumento en la cesta familiar fue ligeramente compensado por una mejora en el poder de compra de los asalariados afiliados al Seguro Social, el que hasta agosto acumula un aumento absoluto de 113.3 córdobas respecto a igual período del año pasado.

Lea además: Costa Rica pretende darle seguro social a extranjeros recolectores de café

Hasta agosto el salario real, que mide el poder de compra del dinero, se situó en 4,611 córdobas frente a los 4,497.7 córdobas.

En tanto, el salario real de los trabajadores del Estado subió 205 córdobas, pasando de 4,942 córdobas a 5,147 en el período de referencia.

Otros gastos

El gasto en productos para el hogar (jabón de lavar, pasta dental, cepillo de diente, alquiler, servicios básicos, entre otros) ascendió hasta septiembre de este año a 2,831.27 córdobas, superiores a los 2,706.89 córdobas en igual período del año pasado. Esto implica un aumento de 124.30 córdobas en el período analizado.

También en la vestimenta, que incluye ropa para adultos y niños, se ha sufrido aumentos, porque mientras en septiembre del año pasado se requerían 1,506.83 córdobas, este año 1,584.79 córdobas, un aumento acumulado de 77.96 córdobas.