Asociación de transportistas rechaza impulso al cabotaje en Nicaragua

El cabotaje marítimo consiste en transportar mercancías o personas entre diversos puertos en barcos comerciales con itinerarios fijos

El puesto aduanero en El Guasaule, Chinandega, es uno de los de mayor tránsito de furgones con carga. LA PRENSA/O. NAVARRETE

Aunque entre los transportistas locales existe el temor de que a nivel regional se impulse el traslado de la carga por vía marítima, representantes de la Cámara de Comercio y Servicio de Nicaragua (CCSN) creen que de momento ese viejo proyecto impulsado por la Comisión Centroamericana de Transporte Marítimo (Cocatram) no se concretará.

“Ese es un viejo proyecto de la Cocatram para establecer un cabotaje en el océano Pacífico. A Nicaragua le convendría para enviar y traer carga de Guatemala y Panamá, pero no del resto de países de la región, ya que por su cercanía y por costos seguirá resultando más conveniente transportar la carga por vía terrestre”, explica el presidente de la CCSN, Rosendo Mayorga.

Le puede interesar: Nicaragua mueve más carga

El cabotaje marítimo consiste en transportar mercancías o personas entre diversos puertos en barcos comerciales con itinerarios fijos, un sistema que Cocatram lo impulsa para agilizar el tránsito de las mercancías y reducir los costos y riesgos que enfrenta su traslado de estas en las carreteras de la región.

Intereses de funcionarios

“Un cabotaje puesto en Panamá en cuestión de un día estaría en Nicaragua y viceversa. Inclusive con Guatemala se está usando para traer leche pediátrica y otros productos guatemaltecos que vienen en barco”, admite Mayorga, que es también vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Lea también: Mejores exportaciones dan chance al sector

Por su parte, Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas Nicaragüenses (ATN), considera que el impulso de este proyecto responde a intereses de “funcionarios de algunos gobiernos de la región que quieren insertarse en este negocio al margen de los intereses de los transportistas terrestres”. El sector considera que este no reducirá los costos de traslado de las mercancías.

“Para nosotros es una equivocación, siempre hemos dicho que lo que se tiene que hacer es abrir las fronteras para circular libremente, porque así como circulan los barcos libremente en el mar pueden circular los camiones en las carreteras y en el mismo día trasladar la carga de un país a otro de Centroamérica con excepción de Panamá que es más largo (está más lejos) y tomaría entre día y medio y dos días llegar con el libre tránsito”, explica Altamirano.

Lea también: Demanda portuaria crece exponencialmente

Según Altamirano, la ATN ya presentó al Gobierno su posición sobre el impacto que tendría para el país el impulso de esta iniciativa que esperan no prospere ya que unas treinta mil familias se verían afectadas.

En tanto, Mayorga sostiene que “Nicaragua en este momento no está impulsando este tipo de proyecto, aunque en el futuro todo puede cambiar”.

Afectaría a miles

Según el presidente de la Asociación de Transportistas Nicaragüenses (ATN), Marvin Altamirano, de impulsarse el traslado de mercancías por la vía marítima, al menos treinta mil familias de Nicaragua se verían afectadas ya que en el país se tiene registrados entre 28 mil y treinta mil camiones, que se dedican al traslado de mercancías y que pertenecen a 12,500 transportistas. Además de conductores y ayudantes, el sector contrata a personal administrativo en sus oficinas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: