Población indefensa contra abuso oficialistas de buses del TUC

Por órdenes superiores, los conductores de buses empezaron a abandonar sus rutas antes del mediodía y recibieron la instrucción de trasladar personas de los barrios y algunas instituciones públicas al nuevo Dennis Martínez

Gobierno de Nicaragua

En el sector de la UCA, el jueves pasado mientras avanzaba la caravana de buses con rumbo al estadio de beisbol, decenas de usuarios esperaba que pasara una ruta. LAPRENSA/W.LÓPEZ

Para Juan Carlos López, miembro del Centro Jurídico Social Ayuda al Consumidor, que el Gobierno central utilice los buses del Transporte Urbano Colectivo de Managua (TUC) cuando realiza actividades masivas, tiene una explicación sencilla: es más barato que alquilar en empresas de transporte y además los socios de las cooperativas no se van a negar porque quieren congraciarse.

Esto, analizó López, ocurre porque pese a ser afectados cada vez que ocurre, los usuarios del sector no protestan y mantienen una postura de resignación.

Lea también: En Managua no hay buses para tanta gente

“Recordemos que son bienes públicos porque aunque hay una concesión semi privada, es para un uso de un transporte público”, indicó López, quien reconoció que el abuso continuará.

En ocasiones anteriores el TUC ha quedado con menos de la mitad de su flota (el total es 835 unidades), siendo el juves 19 de octubre la última vez y fue para trasladar personas al nuevo estadio nacional de beisbol Dennis Martínez.

Por órdenes superiores, los conductores de buses empezaron a abandonar sus rutas antes del mediodía y recibieron la instrucción de trasladar personas de los barrios y algunas instituciones públicas al nuevo Dennis Martínez.

Lea además:  Crónica de una ruta: rápidos y furiosos en las vías de Managua

Ante esto fueron los taxistas los beneficiados porque una parte de los usuarios del TUC tuvo que pagar el viaje. La otra parte, que no andaba el dinero suficiente, caminó para llegar a su destino. “Va a seguir pasando, cada vez que haya una actividad grande”, lamentó López.

Daño en los buses

Aunque se delega un coordinador en cada bus, que se encarga de que este no sufra daños, al final del viaje se encuentran asientos o vidrios quebrados.

En la mayoría de los casos es el dueño de la unidad el que asume los gastos para el cambio del asiento o vidrio.

Miembros de cooperativas han asegurado que si reclaman sobre los daños, los dirigentes del transporte urbano los amenazan con quitarle la concesión si continúan con los reclamos, que todo es por el partido.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: