Bosque de mangle, el protector natural contra desastres que está amenazado

El bosque de mangle es una de las barreras naturales más importantes para enfrentar desastres naturales. Esto minoró el impacto de las olas en la playa El Ostional, en Rivas.

Los manglares también son grandes focos de diversidad de especies como Conchas Negras. Oscar Navarrete/LA PRENSA.

El agua proveniente de los ríos crecidos corría a sus anchas a lo largo de caminos y casas en Rivas. La atención se concentró en la población, ya que sus vidas eran amenazadas; sin embargo, la destrucción hubiese sido peor sino se contara con el bosque de mangle, aseguran ambientalistas.

Según Julie Martínez, coordinadora de educación ambiental de la organización Paso Pacífico, en la playa Ostional, Rivas, se cuenta con un bosque de mangle, que funcionó como una barrera ante el crecimiento de la marea por las fuertes precipitaciones de inicios del mes de octubre.

Lea además: El mangle fue uno de los ecosistemas más afectado por el incedio de Puma Energy

“Fue como una concienciación acerca de la protección que dan los árboles y el bosque (…) si hubiéramos tenido más árboles hubieran detenido más la inundación”, expresó Martínez.

Según el oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt, Jurgen Guevara, los ecosistemas de mangles funcionan no solo como una barrera de protección ante inundaciones sino que son filtros naturales ante el efecto de contaminación por intrusión salina; es decir, cuando el mar entra más allá de la costa y la sal puede afectar los suelos y el agua dulce, explicó.

Guevara sostuvo que a lo largo de la costa del Pacífico y el Atlántico nicaragüense hay bosque de mangle, siendo el más común, el mangle rojo. Según la Organización de Naciones Unidas Medio Ambiente, entre las principales amenazas para los manglares es el desarrollo costero y la acuicultura.

Fauna afectada por lluvias

Martínez, de Paso Pacífico explicó que debido a que la marea subió unos nueve nidos de tortuga verde, que es una de las especies amenazadas, se perdieron en las playas solitarias de anidación (El Brasilón y Guacalito-San Juan del Sur).

lluvias
Las lluvias afectaron principalmente al departamento de Rivas LA PRENSA/ARCHIVO

Lea también: Familias pierden todo por inundaciones en Rivas 

“Como nueve nidos fueron los afectados en las dos playas (…) hubo un movimiento de toda (la) arena, la vegetación, porque la marea subió en el área de anidación”, expresó.

La zona quedó afectada por la caída de árboles, deslizamientos de tierra y el acceso a la playa también fue perjudicado, no obstante, todo está volviendo a la calma, aclaró Martínez.

Asimismo, la marea afectó los nidos de tortugas en el Refugio de Vida Silvestre La Flor, que es vigilada por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena). También, dos viveros de nidos de tortugas, propios de Paso Pacífico resultaron dañados.

Lea más en: Nuevo plan de manejo para el Refugio de Vida Silvestre La Flor 

Uno de estos estaba en la playa Ostional, tenía una capacidad de 70 nidos y el otro, estaba en la playa El Coco, donde habían cien nidos. Ahora, están tratando de reactivarse y brindar el mismo seguimiento y protección a las tortugas, dijo Martínez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: