Futuro de Randy Caballero en sombras después de derrota ante Diego De La Hoya

El porvenir del excampeón del mundo Randy "El Matador" Caballero no parece claro luego del primer revés de su carrera frente a Diego De La Hoya.

El excampeón del mundo Randy Caballero y su padre Marcos Caballero en Nicaragua. LA PRENSA/ JADER FLORES

“Ese no era yo, era un boxeador diferente el que estaba en el ring esa noche”, se queja Randy Caballero, mostrándose golpeado emocionalmente al sufrir la primera derrota de su carrera, ante Diego De La Hoya, el 16 de septiembre pasado.

Con cierta cuota de desdén dice que no quiere saber nada del boxeo en este momento. Su calvario ha sido un dolor en su tobillo derecho, que parece haberse enquistado en esa parte de él, sin fecha para marcharse. “En los entrenamientos sufrí por eso, pero a estas alturas no valen las excusas”, señala.

La única explicación que parece valedera en esta ocasión es que Randy, oprimido por el mal, decidió correr los riesgos, ir a la pelea y cuidarse más en lugar de soltar las manos, mientras sus pensamientos giraban en torno a esta preocupación.“Un Randy al cien por ciento vence sin problemas a De La Hoya, pero mi mente estaba vacía, y yo sin poder responder a mi rival”, apunta.

Relacionado: Randy Caballero: “Diego De La Hoya no ha enfrentado a alguien tan fuerte y de tanta experiencia como yo”

En medio de la duda

Ahora su futuro es nublado, justamente por sus calvarios físicos, pero sus números siguen siendo una correcta carta de presentación (24-1-0, con 14 KO’s).

“Golden Boy Promotions me ofreció una pelea para el 14 de diciembre, pero no me siento listo, he venido a Nicaragua para descansar y pensar bien en mi porvenir”, manifiesta.

“El Matador” vino al país el miércoles en horas de la noche. Su padre y entrenador Marcos Caballero fue a recibirlo y no sabe en qué terminará este capítulo novelesco de la carrera profesional de su hijo, pero estima que pueda regresar al ring en el primer trimestre del 2018.

Además: Randy Caballero sigue lidiando con dolor en tobillo derecho

“Se mantendrá en 122 libras, no tiene ningún problema para dar ese peso. Hay bastantes cosas que trabajar, su cuerpo no está bien, está teniendo muchas complicaciones”, comentó Marcos, sin saber cuál es el camino más viable para salir de esta encrucijada.

“Hay que empezar de cero. Tocamos la cima y ahora estamos abajo, esa es nuestra realidad, pero seguiremos luchando cada día”, agregó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: