Ana Ilce Gómez: “una de las voces poéticas más altas de la literatura nicaragüense”

Su poesía está considerada como una de las más extraordinarias escritas por mujeres, capaz de competir —por su lírica de altísima calidad— con lo mejor de la poesía escrita por poetas varones

Ana Ilce Gómez, poeta, periodista y bibliotecaria. LAPRENSA/Cortesía/Marco Antonio Barreto

Ana Ilce Gómez es autora de solo dos poemarios: Las ceremonias del silencio (1975) publicado a sus 30 años; luego transcurrieron casi tres décadas para que nos diera a conocer Poemas de lo humano cotidiano (2004).

Bastaron estos dos libros para consagrarla como una de las voces femeninas más valoradas de la literatura nicaragüense.

Puede además leer: Poeta Ana Ilce Gómez en estado grave de salud

Nacida un 28 de octubre de 1945 en su querido barrio de Monimbó (Masaya).

Su poesía está considerada como una de las más extraordinarias escritas por mujeres, capaz de competir —por su lírica de altísima calidad— con lo mejor de la poesía escrita por poetas varones.

Beltrán Morales, conocido por su juicio crítico y severo, nos dice: “Ana Ilce Gómez alcanza verdadera igualdad en la jerarquía de los sexos”. Su poesía es “ulcerada por la pasión de la palabra”.

Puede leer también: Clementina Rivas Franco aparece con nuevo libro de poemas familiares e íntimos

En el prólogo del libro Sobre la grama de Gioconda Belli, José Coronel Urtecho juzga la poesía de Belli con la de Ana Ilce, y nos dice: “En mi opinión, Ana Ilce, figura ajena a grupos y cenáculos literarios, ha publicado poco, pero su obra, breve, es una de las voces más altas de la poesía escrita por mujeres” y “Ana Ilce, la intensa y contenida morena, se diría que extrae, con excruciante necesidad, de la médula de sus huesos, la deliciosa concreción poética de su más íntima experiencia femenina”.

LA PRENSA/Archivo
LA PRENSA/Archivo

Cuando Pablo Antonio Cuadra escribió una breve presentación de Las ceremonias del silencio, aseguró que “Ana Ilce no hace poesía. Se hace poesía. Aquella galantería de Bécquer: ‘poesía eres tú’ resulta en Ana Ilce una afirmación no gentil sino estilística. Ana es su forma. Ella misma se pregunta: ¿quién es esa mujer que pasa? Y quien pasa es el poema”.

De raíz aborigen y solitaria, Ana Ilce ha construido su mundo poético extrayéndolo dolorosamente de su propia humanidad. Por eso, su poesía es profunda, reflexiva, intimista, sin despreciar ni desconocer la realidad que le rodea, e intensamente dramática.

“Su modestia y su sencillez —escribe Erick Aguirre— hacen brotar una poesía pura, desnuda en su humanidad”, como en el poema Calle de verano:

La calle seca arañando los tejados.
Dos niños que brincan en medio del remolino de polvo anaranjado.
Una sombra como de anciana que pasa
dejando un viento de tristeza.

Lea además: Versos para una poética de Ana Ilce Gómez


 

Selección de poemas de Ana Ilce Gómez

 

Esa mujer que pasa

¿
Quién es esta mujer que pasa,
esta sombra,
esta noche?

¿Quién conoce su nombre?
¿Quién la nombra
del otro lado de la nada
para nada?

¿Quién es esta mujer que pasa
y no deja nada de sí?

Sólo su paso rueda en la noche.
Sólo su voz.

 

He conocido

He conocido el cansancio sin límites,
el amor sin límites,
los extremos de la soledad y del delirio,
pero también he conocido, ¡ay!
el horror de la palabra que no cesa
y que no me deja vivir
ni morir.

 

Destino

He de hacer en este mundo lo que está
destinado para mí:
cantar
abrazar a mis hijos
pulir alguna piedra para hacerla
valedera
borrar si quiero lo que está destinado
para mí.

 

Yo he militado

Yo he militado no sin gloria
en las lides del amor
y mi obra no podrán destruirla
ni las lluvias persistentes
ni la perenne marcha del tiempo.
Porque mi arte no fue inútil
ni siguiera contigo,
contigo que jurabas no conocerme
pero que un día llenaste
la ciudad entera con mi nombre.

 

El poema es

El poema es una puerta por donde se
cuelan
adioses aguaceros testamentos
de amor rencores tiernos.

El poema puede ser un abismo
Un racimo de espadas
Una medusa amenazante en el fondo
De su mar.

Sólo hay que saber cuándo adueñarse
de esa luz
O quedar ciegos para siempre.