Venezuela pide renegociar deuda

Venezuela convocó el viernes a sus acreedores a una reunión en Caracas, para iniciar una renegociación de la deuda externa, estimada en unos 150,000 millones de dólares, un proceso que acrecentó los temores de default

Venezuela

LA PRENSA/AFP

Venezuela convocó el viernes a sus acreedores a una reunión en Caracas, para iniciar una renegociación de la deuda externa, estimada en unos 150,000 millones de dólares, un proceso que acrecentó los temores de default.

“Les digo a (…) los tenedores de la deuda venezolana: tengo moral para convocarlos el 13 de noviembre a Caracas e iniciemos un proceso de refinanciamiento y renegociación de la deuda”, afirmó el presidente Nicolás Maduro, un día después de anunciar su plan.

Tras ese anuncio, la agencia Fitch redujo la calificación de la deuda a “C” de “CC”, en base a “faltas de pago previas”, lo cual “hace un incumplimiento de pagos altamente probable”, según un comunicado.

Lea además: Venezuela compra más productos a Nicaragua

A la cabeza de la comisión negociadora, el vicepresidente Tareck El Aissami explicó que la reunión buscará “mecanismos que garanticen el cumplimento de compromisos soberanos en la renegociación de la deuda”.

“Sentaremos las bases para renegociar los términos de la deuda externa de la República y de PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.)”, precisó El Aissami, a quien Estados Unidos acusa de narcotráfico e incluyó en una lista de funcionarios venezolanos sancionados.

El Aissami confirmó que ya comenzaron las transferencias por 1,169 millones de dólares por capital e intereses del bono de la petrolera PDVSA 2017.

Puede leer: Países en complicidad con Nicolás Maduro

Pero tras la liquidación de ese bono, Venezuela deberá cancelar en lo que resta del año entre 1,400 y 1,800 millones de dólares de intereses de otros papeles, y están pendientes intereses de bonos que debió cancelar en octubre y tienen un período de gracia de 30 días.

“Las opciones para mantenerse al día con los pagos están disminuyendo rápidamente, principalmente porque cualquier reestructuración debe ir acompañada de un plan claro de reformas económicas creíbles, capaces de ganarse la confianza y el apoyo de los tenedores de bonos”, aseguró el analista Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit.

El riesgo está latente

Con reservas por apenas unos 10,000 millones de dólares, Venezuela tiene obligaciones para 2018 que ascienden a unos 8,000 millones, en medio de una severa crisis económica.

“El riesgo del default está allí”, dijo a la AFP el analista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, quien señaló que para renegociar la deuda se requiere un plan de reestructuración y saneamiento.
“Y ese plan no está”, agregó. Los analistas ven poco probable que Maduro cambie el modelo centralizado de la economía en un país que se contrajo 36 por ciento en los últimos cuatro años, al borde de la hiperinflación y con su producción petrolera en caída.

Lea también: EE.UU.: Venezuela se mantendrá en agenda OEA

La falta de un plan se agrava por las dificultades provocadas por las sanciones de Estados Unidos, “que impiden a los bancos basados en Estados Unidos participar en un proceso de reestructuración”, apuntó Montoya.
Si Venezuela cae en default, agrega Oliveros, en el corto plazo la gente puede sentir “un respiro” porque lo que el gobierno deje de pagar de deuda lo puede usar para hacer importaciones o invertir en mejoras sociales, pero eso será “temporal”.

FMI dice que incumple

Venezuela incumplió su obligación de aportarle información económica al Fondo Monetario Internacional, informó la entidad ayer, mientras Caracas convocaba a sus acreedores para reestructurar su deuda externa.

Proporcionar datos sobre la seguridad social, el comercio exterior y otros indicadores económicos clave “es una obligación de todos los miembros del Fondo para permitir el monitoreo efectivo de la evolución macroeconómica en cada país, así como los efectos de ese país en otros países”, recordó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tras una reunión realizada ayer, el directorio ejecutivo emitió una declaración en la que instó al gobierno de Nicolás Maduro “a adoptar medidas correctivas específicas” y anunció que se reunirá dentro de seis meses para considerar el avance de Venezuela en la implementación

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: