Poeta Julio Cabrales se encuentra en cuidados intensivos a causa de una neumonía

Bertha Inés Cabrales, prima hermana de Julio Cabrales, dijo que los médicos le dijeron que el poeta está muy grave por una infección generalizada y por eso le están suministrando antibióticos muy fuertes en espera que reaccione favorablemente

Julio Cabrales, el poeta de las calles, en 2010, en los semáforos del Edificio Armando Guido. LA PRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

Julio Cabrales, el poeta de las calles, en 2010, en los semáforos del Edificio Armando Guido. LA PRENSA/Oscar Navarrete/Archivo

«El pronóstico es reservado, lo tienen conectado a una máquina para que respire, y está inconsciente”, dijo Bertha Inés Cabrales, prima hermana de Julio Cabrales, al confirmar el grave estado de salud del conocido poeta de la Generación del sesenta, de Nicaragua.

Además de luchar contra la neumonía que amenaza con extinguir su vida, ya que solo le dieron tres días para que reaccionaria al tratamiento, el poeta padece de esquizofrenia, pobreza, y las secuelas del dolor interno por la muerte de sus padres y un hermano. El pasado 3 de octubre  Cabrales cumplió 73 años.

“Entre los grupos y los poetas dispersos de los 60 a los 80, se le tuvo algo así como la nueva versión del poeta niño, precoz, con rasgos de genialidad”, valoró el poeta Julio Valle-Castillo, en una publicación en LA PRENSA LITERARIA, del 2010.

Puede leer: Julio Cabrales Venerio: Poeta niño, precoz, con rasgos de genialidad

El bardo ingresó de emergencia al Hospital  Alemán Nicaragüense el sábado por la noche, dijo por su lado Paola Gutiérrez, vecina de Cabrales en el barro Hilario Sánchez, quien ha alertado sobre la situación trágica del poeta.

Al respecto Inés Cabrales cuenta que esa noche angustiosa el poeta cenó huevo con gallopinto y fresco de avena.

“La muchacha que lo cuidaba le dijo se acostara, pero él hace lo que quiere; y cuando le iba a dar la última pastilla para dormir le tiró una manotada, y es que comenzaba a convulsionar”, relató Inés Cabrales.

Lea además: Julio Cabrales: el poeta que atrapó la locura

El bardo fue llevado de urgencia al centro de centro de salud, pero estos le dijeron lo llevara al hospital.

Según Inés Cabrales, ayer le dijeron en el hospital que el poeta tiene neumonía, se encuentra en cuidados intensivos y le dieron tres días para que reaccionaria positivamente al tratamiento.

“El pronóstico es reservado: lo tienen conectado a una máquina para que respire, y está inconsciente”, destacó Inés Cabrales.

Asimismo comentó, que los médicos le dijeron que el poeta tiene bien el corazón, que no tiene problemas de azúcar, pero que está muy grave por una infección generalizada y por eso le están suministrando antibióticos muy fuertes.

Comentó que Erika Ruiz y su marido Denis González han sido las personas que lo han estado cuidando en estos días.

“El poeta está necesitando pampers  (pañales) y para  gastos de medicamentos”, dijo Inés Cabrales.

Tragedias sobre tragedias

Desde los años setenta vida de Julio Cabrales ha sido marcada por la esquizofrenia, miseria económica y tragedias familiares.

La muerte de su padre en el terremoto de 1972, al año siguiente de su hermano mayor, y en 1983, de su madre.

Su hermano Clarence, quien también perdió la razón, se marchó y se desconoce el paradero, algunos dicen lo han visto en el parque de Chinandega.

Vida y obra de Julio Cabrales Venerio

Nacido en Managua un 4 de octubre de 1944. Es hijo de María Venerio y Luis Alberto Cabrales, uno de los iniciadores del Movimiento de Vanguardia de Nicaragua. (Ambos fallecidos).

El poeta Julio Valle Castillo, en una nota publicada en LA PRENSA LITERARIA en 2010 dice que Cabrales se reveló como poeta a los 17 años y que publicó sus primeros poemas un 7 de mayo de 1961, en el suplemento dominical de LA PRENSA.

Radicó en España entre 1962 hasta 1965, se relacionó con poetas como Luis Rosales, y con el nicaragüense, como Carlos Martínez Rivas.

Asimismo explica Valle-Castillo, colaboró en Papeles de Son Armadans, Madrid-Palma de Mallorca, y Cuadernos Americanos.

Regresa al país en 1966 y aparece con “los síntomas de un raro complejo de enfermedades no le permitieron darle continuidad ni concluir la carrera de Humanidades.

Dio a conocer sus escritos en  Hipocampo n° 6. San José, Costa Rica, El Pez y la Serpiente, La Prensa Literaria, Novedades Cultural y Nuevo Amanecer Cultural de Nicaragua.

La Editorial Universitaria de León publicó en 1975 su libro de poemas Ómnibus, el Centro Nicaragüense dio a conocer una segunda edición en años recientes.

También se conocen Sonata para enflorar su psiquis abolida (1968). Papeles de San Armadans, 1968. Esbozo de un joven (1970) , refiere Castillo, en su texto publicado en LA PRENSA LITERARIA.