Se frotaron las manos y el dedo les quedó limpio en las Segovias

Al ver que la tinta era verde y no café oscura, como normalmente ha sido en elecciones anteriores, algunos votantes se frotaban las manos y comprobaban que la yema del dedo quedaba como si no hubieran votado

elecciones municipales, votaciones municipales 2017

En Ciudad Antigua, un poblado opositor, el problema de la tinta fue visto como una estrategia para beneficiar al FSLN. LA PRENSA/Jader Flores

Ciudad Antigua, Mozonte y Macuelizo son municipios del departamento de Nueva Segovia donde en una parte de sus Juntas Receptoras de Votos (JRV) se utilizó una tinta para manchar el dedo pulgar que se borra con facilidad, contrario a lo que debió ser para evitar que la misma persona votara más de una vez.

Al ver que la tinta era verde y no café oscura, como normalmente ha sido en elecciones anteriores, algunos votantes se frotaban las manos y comprobaban que la yema del dedo quedaba como si no hubieran votado. Esto fue constatado por LA PRENSA que realizó un recorrido por todo el departamento.

Esta situación, agregada a que el Consejo Supremo Electoral aprobó un “procedimiento complementario” que permite votar en una JRV aunque la persona no aparezca en el padrón de dicha junta, lo que habría facilitado el voto múltiple.

Le puede interesar: Policías electorales agreden a periodistas

Carmen Orellana, militante del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en Ciudad Antigua, donde los casos fueron frecuentes, aseguró que esta irregularidad beneficia al Frente Sandinista (FSLN), ya que en esos municipios con fuerte presencia opositora, la participación ciudadana fue mayor al promedio nacional.

“Es parte del fraude que está haciendo el Frente Sandinista. Como ciudadana pido una revisión por esto que se está dando, yo le fui a plantear al presidente departamental del Consejo (Supremo Electoral) y él me dijo que lo de las tintas era porque habían casas comerciales que se las ofrecían más barato y otras tintas las habían comprado en otro lado”, manifestó Orellana.

En Mozonte y Macuelizo ocurrió algo similar. Algunas personas que salían de las JRV empezaban a quitarse el colorante y en menos de dos minutos ya no lo tenían, cuando en teoría deberían de transcurrir varios días para que esto ocurra.

Lea también: Votantes en Bilwi son afectados por “Ratón loco”

Apolonio Espinoza, de 75 años, ya no llevaba mancha alguna en el dedo cuando salió del Centro de Votación ubicado en la escuela Yolanda Agurcia, en Macuelizo. “Yo no pienso votar dos veces pero sí, veo que se le quita fácil a uno la tinta que le ponen”, sostuvo.

Haydée Castillo, de Panorama Electoral, resumió que los reportes de Nueva Segovia indican una tendencia a repetir las anomalías de las elecciones del 2016.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: