Ni el “pastoreo” logró ocultar apatía electoral en las municipales

La abstención fue evidente a pesar que desde tempranas horas de la mañana adultos mayores apoyados con bastones, andariveles o en sillas de ruedas fueron llevados en vehículos

elecciones municipales, elecciones municipales 2017, elecciones municipales en nicaragua 2017

Mototaxis, ciclotaxis y camionetas trasladaban a los votantes hacia las JRV, pero según denuncias ciudadanas movilizaban gratis únicamente a simpatizantes del FSLN. LA PRENSA /R. FONSECA

Faltando dos minutos para las 6:00 p.m. del domingo, hora en que cerraban los Centros de Votación en los Distritos IV y VI de Managua, se observó que los talonarios de boletas electorales estaban casi enteros y nadie estaba haciendo filas.

Tal fue el caso del Centro de Votación (CV) 640 ubicado en el Colegio Bertha Díaz, del barrio Jorge Cassally, donde sus tres Juntas Receptoras de Votos estaban áridas y las boletas casi completas.

Lea además: Obispos de Nicaragua con posiciones divididas sobre el voto

De los 937 votantes registrados en los padrones de mesa apenas habían llegado unos trescientos, dijo Josefa Castillo, responsable de dicho centro.

La misma situación se presentó en el Centro de Votación 602, ubicado en el Instituto Nacional Half Hooker, del barrio La Primavera, donde habían siete Juntas Receptoras de Votos y en cada una llegó un promedio de 108 votantes, de 381 que tenían asignados cada una.

La abstención fue evidente a pesar que desde tempranas horas de la mañana adultos mayores apoyados con bastones, andariveles o en sillas de ruedas fueron llevados en vehículos particulares que hacían recorridos en los barrios hacia los Centros de Votación.

Lea también: Daniel Ortega encara a las personas que llamaron a la abstención en estas elecciones municipales

“Me trajo una vecina”, reconoció doña Cela Romero, de 80 años, quien se marchó en una Hilux gris con la vecina, quien luego volvió de la mano con otra señora de bastón. En el CV del Colegio Tenderí (distrito IV) el coordinador reconocía que la afluencia de votantes había sido a cuentagotas, pero que confiaba en que mejorara por la tarde. Tenía esperanzas de que al menos el cincuenta por ciento de los 3,200 ciudadanos que estaban enlistados en las ocho JRV, participaran en el proceso al cierre de la jornada.

Acarreo en caponera

Antes de mediodía en las diez JRV del Colegio Hugo Chávez no había un solo votante. De repente, frente al portón empezaron a desfilar mototaxis con habitantes del barrio que llegaban a votar.

“Hoy es gratis”, decía un caponero y pitaba frente a las casas aledañas al Centro de Votación.

Vea también: Imágenes | Así ha sido la participación en las elecciones municipales 2017

Según vecinos, quienes pagaban el servicio de acarreo de votantes eran los gabinetes oficialistas del barrio. Iban, traían, esperaban a los que salían con el dedo manchado y seguían en el trajín el resto de la tarde.

En el barrio José Dolores Estrada la mecánica era la misma. Una mujer, lista en mano, marcaba el número de salidas y llegadas de los caponeros que llevaban votantes.

Participación muy baja

Algunos fiscales electorales del Centro de Votación 325, ubicado en el colegio público San Ignacio de Loyola, en el barrio San Cristóbal, reconocieron que la afluencia de votantes estaba muy baja sobre todo en la JRV 01 donde apenas habían llegado 98 votantes, de 381, y ya eran cerca de las 4:00 p.m. Igual situación pasó en el Colegio Sagrada Familia, del barrio Ducualí, y en el Colegio Boanerges Aragón, del barrio Larreynaga, donde el responsable Rudy Pérez prefirió decir que había llegado el 75 por ciento de votantes, a pesar que las boletas estaban casi enteras.

 

381
era el número de votantes promedio en cada Junta Receptora de Votos, de estos apenas el treinta por ciento llegó a votar, según fiscales electorales y en ciertos lugares apenas llegaron al 25 por ciento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: