Organismo financiero ve excesivo dinero sin control en Nicaragua

A criterio del Gafilat, la informalidad de la economía propicia “el uso intensivo de efectivo” y por ende ayuda a que con facilidad el dinero, de cualquier origen, se integre a la economía

lavado de dinero, Nicaragua, economía

LAPRENSA/PEXELS

La gigantesca informalidad de la economía no solo erosiona las finanzas públicas, sino que también ha propiciado que una gran masa de dinero circule en el mercado nacional sin control, condición que favorece al lavado de dinero y otras prácticas ilícitas, advirtió el Grupo de Acción Financiera Latinoamericana (Gafilat) en su última evaluación mutua aplicada al país.

“El uso intensivo (de efectivo) y pocos controles pueden facilitar la integración del dinero ilícito en la economía de Nicaragua”, alertó el Gafilat en su reporte, avalado por la Red Global del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y que examina en cumplimiento del país de las 40 recomendaciones emitidas por este último organismo para prevenir las actividades ilícitas y el financiamiento del terrorismo.

A criterio del Gafilat, la informalidad de la economía propicia “el uso intensivo de efectivo” y por ende ayuda a que con facilidad el dinero, de cualquier origen, se integre a la economía. Es por eso que “la informalidad es una vulnerabilidad de importancia en el contexto nicaragüense en todos sus niveles”, señala.

Le puede interesar: Denuncian posible extorsión a productores en la llamada ruta del Canal

Los números oficiales confirman el planteamiento del Gafilat. Una encuesta publicada por el Banco Central de Nicaragua en noviembre del año pasado y que recoge la evaluación antilavado y financiamiento al terrorismo reveló que el 95.8 por ciento de las personas naturales en Nicaragua usaban efectivo para hacer sus pagos y apenas 2.9 por ciento tarjetas de débito y 1.2 por ciento de crédito.

En el caso de los establecimientos con actividades económicas, el 93.4 por ciento de los pequeños y medianos negocios obtienen sus ingresos de pago en efectivo frente al 55.8 por ciento en los negocios grandes.

La situación empeora por la marcada exclusión financiera entre los nicaragüenses. “El nivel de bancarización en Nicaragua es relativamente bajo en comparación con países desarrollados, esto, a su vez, se reduce aún más en las áreas rurales; haciéndose mayor uso de dinero en efectivo en las transacciones económicas y comerciales, ya sea empleando moneda nacional o extranjera”, precisa el Gafilat.

Lea también: Los depósitos en banca comercial de Nicaragua crecen un 9 % a julio de 2017

El economista Néstor Avendaño señaló que efectivamente Nicaragua solo tiene control sobre cuántos córdobas hay en la economía, porque esta moneda representa el 20 por ciento del total de circulante en el país. No obstante, se desconoce cuántos dólares hay en el mercado, pese a que esta divisa domina hasta el 80 por ciento de la economía.

“La gran pregunta es: ¿cuántos dólares circulan en el mercado? Nadie lo sabe, por la informalidad del mercado, porque hay dinero ilícito, porque se usa más en transacciones del sector real y no en el sector financiero y cuando digo sector real hablo de producción, como de inversión e incluso importaciones”, afirma el economista.

Avendaño recuerda que tanto los depósitos como los préstamos bancarios no superan ni el 40 por ciento del Producto Interno Bruto, lo que confirma que una gran cantidad de dinero circula en el país sin control, es decir, no están sujetos a fiscalización de su origen.

Para bancarizar hay que…

El economista señala que para apurar el proceso de bancarización y por ende aumentar la fiscalización del origen del dinero que hay en la economía primero hay que aumentar el poder de compra de los hogares, para que estos puedan con facilidad acceder a los servicios financieros y ser sujetos de la banca.

Avendaño recuerda que una persona bancarizada debe demostrar el origen y procedencia del dinero en sus manos. “¿Quién se va a arriesgar a tener grandes cantidades de dinero fuera del sistema financiero? Nadie que pueda demostrar su origen”, enfatiza.

Lea además: Circula más dinero en Nicaragua, pese a mermas en primeros meses del año

El economista advierte que la Construcción es un sector donde con facilidad puede “moverse dinero de dudosa procedencia”, dado a la informalidad que impera en ese mercado.

“Sin lugar a dudas el dinero de dudosa procedencia es muy importante en este país”, remarca, al tiempo que señala que el turismo es otra actividad vulnerable.

Gafilat en su reporte también urgió al Gobierno aumentar los controles en actividades como compra y venta de vehículos, bienes raíces, remesas, traslado de valores, así como profesiones como abogacía y contabilidad pública, entre otros.

75.2 por ciento de la economía, al ser informal, es vulnerable a las actividades ilícitas, como el lavado de dinero, situación que empeora por el bajo control antilavado en varias actividades económicas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: