Bravucón todo el que se abstiene

Más ilógico aún es que Ortega piense que la percepción de fraudes electorales reiterados, evidentes para la totalidad de la ciudadanía, se puedan esconder bajo la alfombra.

15/11/2017

Ortega, el político más errático de nuestra historia, sin pizca de pensamiento estratégico, capaz de usar sin escrúpulos únicamente la técnica de la zanahoria y el garrote, y de obtener únicamente también los éxitos miserables que tal técnica produce en la compra de conciencias, con la degradación cultural del país, se entrampa a sí mismo constantemente con cada exabrupto que hace, por falta de formación política elemental.

Ortega da la idea que vive en una cápsula fuera de la realidad, construida a su antojo con el despojo de las instituciones del Estado, desde la cual piensa que su forma errática de actuar no tenga consecuencias que se reviertan en su contra. Por ello, es quizás el menos político de cuantos políticos irresponsables y corruptos han deshecho el país a lo largo de nuestra historia desastrosa.

No es de extrañar que en la conciencia colectiva exista una enorme desconfianza hacia la clase política, que se revela no solo en la abstención electoral, sino en el rechazo permanente a todas las agrupaciones electoreras, cuyos analistas, por miopía severa, llaman apatía a esa desconfianza, sin percibir en ello un avance de la conciencia colectiva hacia formas de luchas masivas directas.

Son estos cambios de conciencia en los sectores sociales, sobre contradicciones objetivas, los que determinan los cambios históricos. Esencialmente, cuando parece iniciar un movimiento pendular hacia un auge de las movilizaciones de masas.

Recientemente, Ortega llamó bravucón y radical a un obispo que criticó el sistema electoral orteguista por su falta de confiabilidad. El setenta por ciento de la población apta para votar se abstuvo de votar, al igual que el obispo, por falta de confiabilidad en el sistema electoral. Pero, quienes saben que el sistema electoral es fraudulento es el ciento por ciento de la población, incluido, por supuesto, el propio Ortega, que decide sobre estas cosas encerrado en su cápsula estatal.

Ellos —dice Ortega—, el cardenal Brenes y Obando, no estaban fuera del país durante los años ochenta, por eso valoran ir a votar. Ahora es fácil que uno que se las pasaron afuera vengan a hablar como los más bravucones y los más radicales.

Esta es la forma usual de Ortega de pronunciar exabruptos. Resulta poco lógico pensar, como hace Ortega, que la valoración sobre la confiabilidad de un proceso electoral no se sustente en un análisis concreto de anomalías o menos en dicho proceso, sino, en la residencia en el país durante los años ochenta, de quien emite un juicio sobre el sistema electoral. Buena parte de ese treinta por ciento que votó en las pasadas elecciones fue tristemente coaccionada a votar, con variadas formas de coerción. Y ello lo saben tanto quienes residieron aquí durante los años ochenta como aquellos que estaban afuera en esa época.

Más ilógico aún es que Ortega piense que la percepción de fraudes electorales reiterados, evidentes para la totalidad de la ciudadanía, se puedan esconder bajo la alfombra con solo impedir que venga la observación internacional independiente, como hizo Ortega en 2016 a grandes voces, como si de declarar la independencia se tratara.

El colmo de la insensatez, sin embargo, es que en este tema polemice a su manera ofensiva con un obispo católico, descalificándole porque ha manifestado que no confía en el proceso electoral. Y que le llame bravucón radical porque ahora —según dice Ortega— resulta fácil serlo.

El problema no es si a un dado momento resulta fácil ser bravucón o radical, sino por qué se deba concluir que quien critica el proceso electoral debe, forzosamente, ser bravucón. Y por qué no debiera ser fácil para cualquier ciudadano hacer esa crítica, sin ser necesariamente radical, aunque no haya residido en Nicaragua durante los años ochenta. Del resto, el exabrupto ofensivo de Ortega, a este respecto, demuestra que no es fácil ahora hacer críticas a su régimen. Y que ello, más que bravuconería, requiere cierto valor cívico.

Cualquier político bisoño sabe que, para polemizar con un obispo, o bien debe hacerlo filosóficamente, sobre las creencias religiosas, como Bertrand Russel que debatió sobre la existencia de Dios con el padre F.C. Copleston, SJ, en 1948. O bien, ideológicamente, sobre temas políticos. En cuyo caso, la descalificación grosera significa perder el debate antes de empezar.

Pero, Ortega, aunque no sea en grado de debatir ni filosófica ni ideológicamente, debe obligadamente responder por el ejercicio abusivo del poder, máxime si lo ejerce desde una cápsula estatal propia.

El autor es ingeniero eléctrico.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

  • Oscar

    Excelente!!! Pero demostrado es que la bravuconada de Ortega deviene, no precisamente del control ferreo politico de la institucionalidad del pais, sino de la masa inconsecuente que lo apoya. Ella, ciega y oportunista como lo fue en el somocismo, esta estructurada en piramide muy desciplinada al mando de los operadores quienes se aprestan no solo a su control y movimientoorganizativo, pero tambien listo al contra choque callejero.

  • Pepe Turcon

    Es correcto Fernando aunque no hay que ponerle tantanta mente. Los “imprevistos” fueron aquellos eventos que dieron al traste con la vulgaridad dictatorial en el pasado. Desde el crimen de Somoza Garcia, al los terremotos, la muerte de Luis Somoza y de ultimo el crimen del Dr. Chamorro..
    No podemos descontar que pronto vendra otro “improvisto” que destruira al Orteguismo.
    Tan solo acuerdese como los “Sandinistas” que alcanzaban en un Taxi tuvieron que hablar aquellas tonteras de las “tres” tendencias. Ellos mejor que nadie sabian (y lo saben hoy) que un pronto imprevisto volvera a cambiar el panorama.
    Ya se siente en el ambiente….

  • Galopinto

    Ortega responde asi como lo hace…como fiel ejemplo al proverbio ” la ignorancia es atrevida”

  • Pepe Turcon

    Correcto Fernando aunque no hay que ponerle tantanta mente. Los “imprevistos” fueron aquellos eventos que dieron al traste con la vulgaridad dictatorial en el pasado. Desde el crimen de Somoza Garcia, al los terremotos, la muerte de Luis Somoza y de ultimo el crimen del Dr. Chamorro..

    No podemos descontar que pronto vendra otro “improvisto” que destruira al Orteguismo.

    Tan solo acuerdese como los “Sandinistas” que alcanzaban en un Taxi tuvieron que hablar aquellas tonteras de las “tres” tendencias. Ellos mejor que nadie sabian (y lo saben hoy) que un pronto imprevisto volvera a cambiar el panorama.

    Ya se siente en el ambiente….

  • Jose

    Hasta cierto punto creo que la abstención es efecto de la pérdida de civismo que estamos viviendo y creo que para motivar, se hace necesario intentar desde casa, escuelas, universidades etc, reconstruir el civismo en la población. Se inicia desde mantener el debido respeto a los símbolos patrios, el himno nacional, los símbolos patrios en general, es sin duda, una labor cívica que envuelve a toda la sociedad, que se termine ese mal seguimiento de: “si tal o cual persona no muestra respeto cívico, pues yo tampoco, me interesa más trabajar y traer la comida diaria a mi casa, si no trabajo, no como” ¿Será posible lograr tal objetivo para crear motivación patria?

  • emilianosantacruz

    Democracia en Nicaragua. 1. El somocismo hacia elecciones y las ganaba toditas. El frente orteguista también hace elecciones y las gana arrolladoramente como el somocismo. 2, Pero, el voto del pueblo no es como el el hombre fuerte quisiera. El quiere ignorar razones. 3. Pero, si el pueblo ha visto (desde hace rato) que su voto es malversado,…entonces, para que votar?– 4. Urge que los lideres y partidos –que participan con candidatos y los que no participan electoralmente– planteen solucion al pueblo sobre el futuro electoral de Nicaragua. (Por la presiones el frentismo hará “reformas”, pero, no para perder el poder) .


Recientes
24/11/2017 12:03 AM

Minería metálica espera retomar crecimiento en 2018

Economía
Minería metálica espera retomar crecimiento en 2018

Problemas tecnológicos que enfrentaron dos empresas han provocado que a la fecha la producción de la minería metálica registre una caída del 7 % y las exportaciones una merma similar..

24/11/2017 12:01 AM

Suspenden juicio contra procesados por delito electoral por falta de energía eléctrica

Departamentales

En el Juzgado Local Penal de Ocotal fue reprogramado para el 29 de noviembre próximo el juicio contra los 10 procesados por delito electoral y daños a la propiedad en perjuicio de la escuela Salomón..

24/11/2017 12:01 AM

Ya no hay lugares sin corrupción

Opinión
Ya no hay lugares sin corrupción

El concepto de corrupción no es nuevo en el mundo. Existe desde que el hombre, por su desmedida ambición, comete errores y horrores..

24/11/2017 12:00 AM

“El Gallito” Rojas y Cristofer Rosales al ring esta noche en Managua

Deportes
“El Gallito” Rojas y Cristofer Rosales al ring esta noche en Managua

El ex campeón del mundo Byron Rojas y Cristofer Rosales serán las estrellas de la función que celebrarán las promotoras Nicaboxing y WRAM Boxing...

24/11/2017 12:00 AM

El Señor es mi pastor

Opinión
El Señor es mi pastor

Jesús y su Espíritu Santo nos proporciona las necesidades más profundas que todos podemos tener: paz, protección, serenidad y la confianza..

24/11/2017 12:00 AM

Denunciarán fraude de municipales en Estados Unidos

Política
Denunciarán fraude de municipales en Estados Unidos

Erlis Torres, quien con pruebas en mano ha demostrado que ganó la Alcaldía del municipio de San José de Bocay, Jinotega, visitará la sede central de la OEA en Washington para denunciar el fraude de..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}