Sergio Ramírez gana el Premio Cervantes 2017

El jurado escogió a Ramírez, primer centroamericano en recibir el Cervantes, por reflejar en su obra "la viveza de la vida cotidiana, convirtiendo la realidad en una obra de arte", indicó Méndez de Vigo al leer el fallo

Sergio Ramírez Mercado también anunció que el próximo sábado 25 de noviembre presentará en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara su novela Ya nadie llora por mí. LAPRENSA/Oscar Navarrete

LAPRENSA/Oscar Navarrete

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez fue galardonado este jueves con el Premio Cervantes 2017 y se convierte así en el primer centroamericano que recibe este galardón, considerado el más importante en lengua castellana.  «Me siento feliz por Nicaragua y por Centroamérica», dijo Ramírez tras conocer la noticia.

El jurado ha concedido el premio a Ramírez «por aunar en su obra la narración y la poesía y el rigor del observador y el actor, así como por reflejar la viveza de la vida cotidiana convirtiendo la realidad en una obra de arte, todo ello con especial altura literaria y en pluralidad de géneros, como el cuento, la novela y el columnismo periodístico».

A sus 75 años, Ramírez es uno de los narradores más significativos de América Latina con su mezcla ficción y realidad en su producción literaria, que cuenta con novela, ensayo y cuentos, con alto contenido político.

Su vida ha estado marcada por la dictadura de los Somoza, la revolución sandinista y sus más de cincuenta libros. No en vano se define como un narrador a tiempo completo y un apasionado de la literatura que ha combinado su vida entre las letras y la política.

Lea además: Las razones para leer a Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017

«Es un reconocimiento que me llena de mucha responsabilidad y me obliga a escribir mejor», dijo Ramírez, que considera que con este galardón se abre una ventana para la literatura nicaragüense y centroamericana.

El fallo

El premio  fue anunciado en rueda de prensa por el ministro español de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, junto a Eduardo Mendoza, Premio Cervantes 2016, y el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, que presidió el jurado.

Considerado el Nobel de literatura en castellano y dotado con 125.000 euros (147.500 dólares al cambio de hoy), esta edición del premio ha vuelto a cumplir la ley no escrita que reparte el galardón de forma alternativa entre Latinoamérica y España.

Paso por la política

Su paso por la política, dice Ramírez, fue circunstancial: «Pasé por ella porque fue una necesidad tras la revolución sandinista».

Desde muy joven su vocación había sido la literatura (a los 14 años publicó su primer cuento y su primer artículo), pero se metió en la política para librar a Nicaragua de la dictadura de los Somoza (1937-1979).

En 1975 se integró en el Frente Sandinista de Liberación Nacional y tras el triunfo de la revolución formó parte del gobierno. Pero dejó la política en 1996 para dedicarse «a tiempo completo» a la que había sido su vocación de siempre: la literatura.

Ha recibido galardones como el Alfaguara de novela por Margarita, está linda la mar (1998), el Dashiell Hammett (1990) por Castigo divino o el Iberoamericano de Letras José Donoso (2011) y el Carlos Fuentes (2014). Y recientemente la Universidad de Chile le condecoró con un Honoris Causa.

Ha publicado más de 55 libros traducidos a varios idiomas

Entre sus obras figuran La marca del Zorro (1989), Oficios compartidos (1994), Charles Atlas también muere (1994), Un baile de máscaras (1995, Premio Laure-Bataillon 1998), Adiós muchachos (1999), Mentiras verdaderas (2000), Sara (2015)

Así dos novelas negras protagonizadas por el inspector y exguerillero Dolores Morales: el cielo llora por mi, y Ya nadie llora por mi.

«Maestro de narradores»

Darío Villanueva explicó lo difícil que ha sido la elección del premiado por la cantidad de candidatos y destacó la narrativa de Ramírez tanto en novela como en cuento, además de ser «maestro de narradores», así como la coincidencia de este premio a un nicaragüense con el reciente centenario de Rubén Darío, que se cumplió en 2016.

Por su parte, el Premio Cervantes 2016 Eduardo Mendoza expresó su alegría porque el premio haya recaído en Ramírez, aunque se mostró disgustado porque hoy haya acabado su «reinado».

Al término de la rueda de prensa el ministro se congratuló también de que en esta ocasión el nombre del galardonado no haya sido filtrado a algún medio de comunicación antes de ser anunciado por él, como ocurrió en los dos años anteriores.

Para evitarlo, los miembros del jurado entraron hoy a las deliberaciones sin teléfonos móviles

Le puede interesar: Sergio Ramírez entre los candidatos al Premio Cervantes 2017

Felicitaciones

Ramírez ha recibido felicitaciones de todo el mundo, tantas, que aseguró que no ha podido contestarlas todas. A través de las redes sociales también recibió felicitaciones.

Creado en 1975 por el Ministerio de Cultura español, este premio reconoce la trayectoria de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano y está considerado el más importante de cuantos se conceden en los países de habla hispana.