Jóvenes del Caribe forjan sus propios cambios

Un total de 35 jóvenes del Caribe se han formado en universidades para la construcción de ciudadanías interculturales de género

Los agentes de cambio son estudiantes de los cuatro recintos de Uraccan que fueron formados en diversos temas. LA PRENSA/J.GARTH

Un total de 35 jóvenes del Caribe se han formado en universidades para incidir entre otros jóvenes de su misma edad en temas de derechos humanos, educación sexual y reproductiva, entre otros, aportando a la construcción de ciudadanías interculturales de género.

Así lo dio a conocer Bernardine Dixon, directora del Centro de Estudios e Información de la Mujer Multiétnica (Ceimm) de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Uraccan).

Dixon habló en la apertura del encuentro regional de agentes de cambio en Rosita, donde se sistematiza la experiencia de cinco años del proyecto Educación Liberadora para Ciudadanías Interculturales de Género, financiado por el Fondo Internacional de Estudiantes y Académicos de Noruega.

Le puede interesar: El trabajo del futuro nace fuera de las organizaciones

Leonor Ruiz Calderón, vicerrectora de Uraccan Las Minas, dijo que no se puede ser un agente de cambio si no se conoce a los otros, refiriéndose a los seis grupos étnicos que viven en la Costa Caribe.

Uno de ellos habita en Bonanza donde está Musawas, la capital de los indígenas mayangnas, donde los jóvenes realizarán un recorrido por una comunidad y harán diferentes presentaciones para socializar los conocimientos adquiridos con la comunidad universitaria.

Marlon Enrique Dixon López, indígena mayangna y originario de la comunidad de Arenaloso, dijo que ser agente de cambio significa haber hecho un enorme esfuerzo para cursar su carrera universitaria y un diplomado en educación liberadora que les permitió conocer los derechos humanos de la mujer, jóvenes y la diversidad sexual.

Lea además:El Centro Carter capacita a jóvenes nicaragüenses

“Ser un agente de cambio significa generar cambios en lo personal para de esa manera incidir en los demás, en mi universidad, en mi hogar y en mi comunidad”, observó.

Winis Bowie Carlson, una joven creole originaria de Bluefields, dijo que antes de ser un agente de cambio, ella sentía mucha pena y no podía compartir sus ideas con las demás personas.

Gracias al proceso de formación educativa, ella asegura que ahora sí puede compartir ideas y debatir soluciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: