La oposición de Zimbabue dispuesta a entrar en un Gobierno de transición

Este Ejecutivo tendría como prioridad hacer frente al desastre económico que afecta a Zimbabue desde que se desencadenó la hiperinflación en 2008, que ha llevado al país a perder su propia moneda

Zimbabue

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, junto a su esposa Grace, en junio pasado. LA PRENSA/AFP

El principal partido de la oposición de Zimbabue, el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC-T), está dispuesto a entrar en un Gobierno de transición tras la intervención militar contra el Ejecutivo de Robert Mugabe, aseguró este jueves su secretario general, Douglas Mwonzora.

El líder del MDC-T, Morgan Tsvangirai, que se encontraba en Sudáfrica para recibir tratamiento por un cáncer de colon, ha regresado al país para dirigir el partido en sus reuniones, dijo Mwonzora en declaraciones al diario independiente NewsDay.

«Estamos contentos con lo que ha hecho el Ejército, es algo bueno», subrayó el secretario general del partido opositor.

Le puede interesar: Ejército toma el control en Zimbabue y pone bajo arresto a su presidente Mugabe

Un portavoz de las Fuerzas Armadas dijo la noche del jueves, tras haber tomado la televisión pública ZBC, que sus acciones no constituían una «toma militar» del poder y que una vez terminada su «misión» de «llevar ante la Justicia» a los «criminales» que rodean a Mugabe, esperaban una vuelta de la situación «a la normalidad».

Golpe de Estado

Pese a que los militares se refirieron aún a Mugabe —a quien mantienen bajo arresto domiciliario— como el presidente del país y comandante en jefe del Ejército, los soldados no especificaron si le devolverán el poder o si lo derrocarán para imponer un Gobierno civil transitorio, como algunos expertos apuntan, confirmando así que se trata de un golpe de Estado.

Según la televisión pública sudafricana SABC, «probablemente» se constituya este Gobierno transitorio de concentración encabezado por el destituido vicepresidente Emmerson Mnangagwa, cuya expulsión del Gobierno de Mugabe desencadenó la intervención militar.

Lea además: Robert Mugabe, el héroe convertido en déspota

Este Ejecutivo tendría como prioridad hacer frente al desastre económico que afecta a Zimbabue desde que se desencadenó la hiperinflación en 2008, que ha llevado al país a perder su propia moneda.

Negociar salida

Según la SABC, a Mugabe se le ha ofrecido la oportunidad de negociar su salida pacífica del poder a cambio de protección para él y su familia.

Hasta ahora, los militares han detenido a tres ministros alineados con la facción del partido gobernante que propugnaban la designación de la primera dama, Grace Mugabe, como sucesora del veterano presidente, de 93 años, que lleva desde 1980 en el poder.

Lea también: Latinoamérica no es Zimbabue

El exvicepresidente Mnangagwa —un veterano de guerra que estuvo en el Gobierno desde el ascenso al poder de Mugabe— formaba parte de una facción rival y también se postulaba como sucesor, lo que finalmente acabó costándole la destitución tras una purga supuestamente dirigida por Grace Mugabe.

En exilio

Desde su exilio voluntario en Sudáfrica, Mnangagwa emitió un comunicado en el que afirmaba: «Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país».

La tensión en Zimbabue empezó a aumentar en la tarde de este martes, después de que varios tanques fueran vistos en dirección a la capital, Harare, solo un día después de que el jefe de las Fuerzas Armadas, Constantine Chiwenga, advirtiera de que tomarían «medidas correctivas» si continuaba la purga de veteranos en el partido de Mugabe.

La formación del presidente, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), respondió afirmando que las palabras de Chiwenga sugerían una «conducta de traición» destinada a «incitar a la insurrección y al desafío violento del orden constitucional».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: