Cartas al Director

Mario ejerció su profesión de abogado y notario con pulcritud y honestidad, pero entre la elaboración de escritos jurídicos y la redacción de instrumentos notariales, encontró tiempo e inspiración para escribir poemas.

Cartas al Director, farsas electorales

En memoria de Mario Sandoval Aranda
Hace pocos días falleció en su natal ciudad de Masaya el doctor Mario Sandoval Aranda quien, desde hace varios años, acostumbraba enviar artículos de opinión a LA PRENSA, generalmente en la línea de un ciudadano de ideas liberales, preocupado por los problemas del país.

Fue mi compañero en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional en la ciudad de León, allá por los años cincuenta del siglo pasado.

Mario ejerció su profesión de abogado y notario con pulcritud y honestidad, pero entre la elaboración de escritos jurídicos y la redacción de instrumentos notariales, encontró tiempo e inspiración para escribir poemas. Nació y vivió siempre en la ciudad que le vio nacer, propicia para los vuelos del arte, el cultivo del folclor y de las habilidades propias de las mejores artesanías. De ahí que no nos extrañe que este profesional del Derecho haya sido también poeta. Sus poesías las editó en un libro intitulado sencillamente Poemas, que fue comentado en LA PRENSA Literaria. En su poesía predominan los temas relacionados con su estado de ánimo, los religiosos, cívicos y amorosos. Su familia y su ciudad natal están entre sus temas favoritos.

Hombre modesto, servicial y amante de la cultura, fue miembro del Centro Nicaragüense de Escritores y figura en la antología de poetas de Masaya, también perteneció al capítulo de Masaya del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.

Un especial afecto existió siempre entre nosotros. Por eso, lamentando que mi salud me haya impedido asistir a sus funerales, deseo destacar sus cualidades de buen ciudadano, ejemplar esposo y padre de familia.

A su querida ciudad natal de Masaya la describió así, en su poema Canto a Masaya: “Eres alegre y salerosa cual gitana,/ y en tus fiestas con sabor andaluz,/ en que la luna baña tus patios de luz,/ cantas y bailas con gracia indiana”.

A su familia dedicó versos inflamados de amor filial y paternal. Uno de sus mejores poemas es el que él inspira El hijo soñado: “Amada: Dame un hijo / quiero sea fuerte, / indómito, como la raza india / de nuestros antepasados…/ Quiero tenga de tu belleza, / la noche de tus ojos, / tu inefable sonrisa / y el candor de tu alma”.
Que descanse en la paz de el Señor mi buen amigo y compañero Mario Sandoval Aranda.
Carlos Tünnermann Bernheim

Semana Global del Emprendimiento
Cada año se celebra para el mes de noviembre la Semana Mundial del Emprendimiento (13 al 17) evento que busca promover pequeños negocios a nivel internacional. Sin embargo, en Nicaragua, donde los índices promedio de escolaridad son bajos, con infraestructuras físicas y logísticas que no permiten niveles de competitividad adecuados, los emprendedores que existen están más enfocados a emprendimientos más por necesidad de subsistencia que por haber visualizado oportunidades innovadoras en los mercados. En los últimos años se han incrementado los esfuerzos por apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipyme), negocios que han iniciado su formalización en el mercado y menor esfuerzo en el apoyo a la creación de nuevos emprendimientos.

El país cuenta con un marco normativo de promoción de la competencia y de fomento a las pequeñas empresas con entes públicos rectores de las políticas Mipyme. Sin embargo, no se aprecia un esfuerzo para superar el enfoque Mipyme de las políticas públicas de fomento empresarial para llevarlas a un nuevo nivel de desarrollo emprendedor.

Recordemos que los emprendimientos en el país están en manos de los jóvenes ante la poca capacidad de las empresas formales de absorber la creciente mano de obra, los jóvenes se ven obligados a emprender en condiciones difíciles. Si bien es cierto que no existen registros de cuántos jóvenes están emprendiendo, hace falta capacidad de las grandes empresas en captar esta fuerza laboral, que se ven obligados a generar sus propios ingresos.

Cabe señalar que el Gobierno está promoviendo el programa aprender, emprender y prosperar dirigido a promover la cultura del emprendimiento en la educación, sin embargo, un esfuerzo que necesita ser una política de Estado y no de Gobierno, es decir, debe estar institucionalizado a través de un marco regulatorio, expresándose desde una Ley de emprendimiento e innovación, que permita establecer los procesos de organización, formación y de políticas públicas al emprendimiento, así como la elaboración de un plan de acción y esto solo se logra aunando esfuerzo entre la empresa privada, Gobierno y organizaciones que trabajan el tema de formación a la cultura del emprendimiento de forma integral.
Ezequiel Pérez

Retardación de justicia
Soy un trabajador del transporte, trabajé hasta el 21 de julio del año 2016 para un empleador, consistiendo mi trabajo en salir de Matagalpa cargado de frijoles para venderlos en los lugares donde no hay producción del grano. Desgraciadamente en la fecha mencionada sufrí un accidente de tránsito cuando un camión me impactó y como consecuencia resulté con fracturas en un pie y en las costillas.

Estuve hospitalizado y después enyesado durante cuatro meses, mi empleador inmediatamente me despidió del trabajo, lo cité a la inspectoría del Trabajo y no asistió, no me quiso pagar salario retenido, negó que fuera su trabajador y no me pagó la indemnización que me correspondía. Lo demandé ante el Juzgado del Trabajo y en el mes de noviembre del año pasado se dictó sentencia y se me mandó que me pagara más de cuarenta mil córdobas.

El empleador apeló del fallo ante el Tribunal Nacional Laboral y hace aproximadamente un año se encuentran las diligencias en esa instancia y siendo un caso sencillo debía haber sido resuelto. Recuerdo que soy un asalariado y el dinero que se me adeuda, lo necesito especialmente para mi familia, ya que sobrevivimos con el trabajo de mi esposa, ya que quedé incapacitado para trabajar.
Hago uso de este medio para que los honorables magistrados resuelvan este asunto que para mí es de vida o muerte.
Ervin Isidro Arvizú.

Entre bomberos no nos pisamos las mangueras
Desde que la OEA firmó un memorándum de entendimiento con el Gobierno, este dio su brazo a torcer. Era más que evidente que en Nicaragua se cometieron muchas anomalías en los procesos electorales anteriores a la firma del acuerdo.

Estamos en la mira internacional, el Gobierno está presionado con la Ley Nica Act y los TPS. Para el 2019 miles de nicaragüenses regresarán a casa. Para nadie es secreto que se analizan la millonarias fortunas de los dizque socialistas con prácticas, gustos y excentricidades capitalistas, y bien salvajes, como que en la reunión pública sirven rosquillas pero en la privada consumen caviar y toman agua Perrier.
La OEA jugó un papel importante en los comicios del 5 de noviembre, aunque el margen de tiempo fue demasiado corto su presencia evitó mayor derramamiento de sangre y menos presos políticos. Además se respira hoy la esperanza que en los próximos años podamos tener reformas sustanciales al sistema electoral, elecciones libres para el 2021.

La OEA abordó en sui nforme preliminar consideraciones válidas, pero no fue lo esperado por la inmensa mayoría, y realmente no tiene por qué hacerlo, no son los salvadores y tampoco los que deben luchar por hacernos a nosotros el trabajo. La respuesta está en casa, la solución en las manos de los hombres y mujeres que decidieron hacer política y el apoyo del ciudadano es fundamental.

Nos perdamos más el tiempo, aquí una vez más se demostró que sin unidad no hay triunfo. A trabajar todos, organizándonos, proponiendo, aportando a un país que sin la menor duda con un gobierno democrático seríamos los más ricos en la región. La justicia social, la libertad, la paz, el respeto al Estado Social de Derecho, nos traerán un mejor nivel de la vida y la certeza de que tenemos equidad, justicia, verdad, compromiso, amor.
Wendy Puerto.